,

Ulysse Nardin SIHH 2018, Freak Vision


 |  15 enero, 2018

Ulysse Nardin es la increíble Casa relojera que logró desafiar a las grandes leyendas y firmas a lo largo de su historia. Y en este sentido goza de una increíble legitimidad en materia de innovación y nuevos desarrollos. Basta destacar que fue quien dio el impulso a Sigatec para revolucionar la industria en cuestión del empleo de silicio para componentes esenciales, y todo ello lo comenzó Freak, su modelo original de 2001.

Hoy, 19 años más tarde vemos cristalizados los sueños de Mr. Rolf Schnyder y su equipo de trabajo a partir de la nueva dirección y mando corporativo, el cual le permite agilizar estos desarrollos y entregarlos a la nueva generación de amantes de las máquinas que miden el tiempo.

“Cuando el concepto se convierte en realidad”

El año pasado fue presentado el InnoVision II, una pieza que exhibía increíbles adiciones tecnológicas de cara a la relojería del futuro. Leer más, aquí.  

Sin embargo una cosa es “alardear” y la otra es ejecutar. Es así que Ulysse puso manos a la obra a fin de desarrollar el primer reloj automático de la línea Freak. La manera en la que remontúa ha sido bautizada y patentada como Grinder… Y es que si bien las invenciones del reloj automático datan de 1770, pero fue en los años 30 cuando se desarrolló el rotor mecánico unidireccional, Grinder aprovecha el más mínimo movimiento de la muñeca gracias a que la masa oscilante está conectada a un marco con cuatro brazos. Ello permite al sistema automático tener el doble de fuerza mientras que un mecanismo de guiado flexible limita considerablemente la fricción.

Escape constante Ulysse Nardin

Amo y maestro de este tipo de sistemas que brindan menor pérdida de energía gracias a la increíble estabilidad de muelles de lámina hechos en silicio. El secreto está en un marco circular con una horquilla que se mueve sin fricción. Fijada en el centro y apoyada sobre dos pequeñas micropaletas, el sistema completa un balance de energía positivo que mantiene las oscilaciones a una velocidad constante sin ser influenciada por la variación del par de la espiral, o sea la tensión de la cuerda, es decir, cuánta energía le reste o muelle en el barrilete.

En cuanto a aspectos técnicos destaca el Calibre UN-250 que permite las informaciones de horas y minutos puestos en evidencia por el propio movimiento. El sistema de carga automático denominado Grinder actúa mediante paletas y guiado flexible; la frecuencia es de 2.5 Hzy cuenta con un tren de ruedas de silicio. La autonomía se ofrece hasta en 50 horas y la caja está desarrollada en extensión de 45 mm de diámetro en platino con caucho azul.

Facebook Comenatarios

ESCRITO POR

…Ya entendería yo, con cada pieza de alta relojería, que la mayor parte de lo que llamamos extraordinario se disfruta sin percatarse del paso del tiempo, pero mirando el reloj.
notas relacionadas