,

Esta es la historia del Monaco utilizado por Steve McQueen en Le Mans


 |  12 diciembre, 2020

“Monaco es un reloj disruptivo, revolucionario, pionero”, estas palabras utilizó Jean-Claude Biver para describir al ícono de la relojería –original– de 1969. Mr. Biver no sólo es uno de los ejecutivos más importantes de la industria relojera, sino un coleccionista renombrado y amante de los momentos más sublimes de la relojería, por lo que sabe de qué habla…

Un Monaco utilizado por Steve McQueen en Le Mans 1971 alcanzó 2,208,000 USD en subasta 

El Monaco de acero inoxidable fue entregado por Steve McQueen a Haig Alltounian, jefe de mecánicos en Le Mans 1971, y fue adquirido por un coleccionista gracias a la subasta que realizó Phillips el 12 de diciembre.

Monaco en Le Mans 1971

El estilo contemporáneo del Mónaco hacía un perfect match con la robusta personalidad del personaje de Steve McQueen, Michael Delany. McQueen, en el apogeo de su carrera, buscó hacer de Le Mans la última película de carreras de autos. Usando tecnología revolucionaria para filmar autos mientras están en la pista de carreras, con auténticos pilotos de carreras conduciendo a gran velocidad, quería que los espectadores se sintieran como si estuvieran en la pista mientras se sentaban en sus asientos.

Don Nunley, dueño de los derechos de la película, miró fotos de los pilotos de carreras actuales para asegurarse de que los actores realmente lo parecieran. Cuando Nunley le mostró a McQueen una selección de relojes cronógrafo para que los usara Delany, McQueen primero eligió un Omega Speedmaster debido a su popularidad después del primer lanzamiento lunar de 1969, sin embargo, Nunley señaló que el traje de carreras de McQueen ya lucía el logotipo de Heuer y, en consecuencia, McQueen eligió el Heuer Monaco. El más vanguardista de todos los cronógrafos mostrados, era el reloj perfecto para combinar con su apodo de King of Cool!

La historia del reloj Monaco dado a Haig Alltounian

Mecánico jefe de Le Mans y mecánico personal de Steve McQueen durante la filmación. La leyenda del cine apreció tanto a Alltounian por el papel fundamental que desempeñó para mantener a todos en el set a salvo, que en el último día de filmación, el actor le regaló uno de los relojes de pulsera cronógrafo Heuer Monaco que se usaron durante la filmación.

También te puede interesar
The Editor´s Seal: Breguet Tradition 7077 Independent Chronograph

Si bien Alltounian se negó a aceptarlo y sugirió que McQueen se lo diera a su esposa o hijo, McQueen le dijo que no podía porque ya tenía el nombre de Haig en él, haciendo referencia a la inscripción del fondo de la caja, “Haig Le Mans 1970”. Este mismo reloj fue usado por Steve McQueen conduciendo el Porsche 917 a velocidades superiores a 320 km/hora a través de la recta de Mulsanne del circuito de carreras de Le Mans. Haig lo usó solo durante aproximadamente dos años después de recibirlo, lo colocó en una caja de seguridad durante casi 5 décadas, admirándolo solo en raras ocasiones.

Cuando Steve salió del Porsche 917K, su familia se apresuró a abrazarlo. Luego caminó hacia la parte trasera del automóvil donde yo estaba atendiendo. Se desabrochó el reloj y me lo entregó y dijo: Quiero que lo tengas. Gracias por mantenerme con vida todos estos meses. Me resistí y me negué, pero Steve sonrió y dijo: Demasiado tarde, ya tiene tu nombre. Haig Alltounian.

Monaco Heuer Ref. No: 1133, ficha técnica

  • Caja: 39 mm de acero inoxidable, fondo atornillado y grabado con el nombre de Haig; No. de serie: 033 y cristal
  • Año de fabricación: 1969
  • Fabricante: Heuer
  • Movimiento: mecánico automático con micro-rotor
  • Calibre: 11 original con cronógrafo Dubois Dépraz (20 joyas)
  • Correa: piel de becerro original
  • Accesorios: estuche original con la firma de Haig Alltounian testificando la autenticidad
  • Subasta: 12 de diciembre
  • Precio final: 2,208,000 USD.

¿Quién es Haig Alltounian?

Haig Alltounian fue el mecánico jefe de la película de 1970, Le Mans, así como el mecánico personal de Steve McQueen. Muy apreciado por McQueen por el papel fundamental que desempeñó para mantener a todos en el set a salvo, en el último día de filmación, McQueen le regaló a Haig uno de los relojes de pulsera con cronógrafo Heuer Monaco utilizados durante la filmación: el lote actual.

Similar a la pasión de McQueen por la actuación y las carreras, el amor de Haig por la mecánico comenzó a una edad temprana. Cuando era niño, trabajaba en una tienda de muebles en Alhambra, California, y el dueño le presentó a Haig los autos deportivos, lo que le permitió lavar su Alfa Romeo Spider, Austin Healey, Mini Cooper y Jaguar. Pronto comenzó a asistir a carreras en la pista Riverside International Race, y fue en la pista donde el joven Alltounian quedó aún más sorprendido por los autos, y atribuye su amor por los autos deportivos y las carreras de motor a su tiempo en la pista.

También te puede interesar
Zenith Chronomaster Revival Manufacture Edition, inspirado en un prototipo...

La carrera de Alltounian abarcaría más de tres décadas en los deportes de motor como conductor, diseñador y mecánico profesional. Participó en los años formativos de las carreras estadounidenses, trabajando con leyendas del automovilismo como Carroll Shelby, Dan Gurney y Bruce McLaren. Le Mans no fue su primera asociación con una película de Hollywood. Trabajó sobre el thriller de 1964, The Killers con Angie Dickinson, y la película de carreras de 1969 Winning with Paul Newman y Joanne Woodward. A lo largo de los años, trabajó con algunos de los nombres más importantes en las carreras de Ken Miles, Derek Bell y Jo Siffert, sin embargo, Le Mans permanece cerca de su corazón, por la amistad que desarrolló con Steve McQueen.

En su función de mecánico jefe, Haig era responsable del mantenimiento de los coches, así como de la seguridad de los conductores. Era la persona clave responsable de la seguridad general, asegurándose de que todos se mantuvieran con vida y evitaran accidentes durante las innumerables escenas de carreras. Una de las cualidades únicas de Le Mans fue el hecho de que McQueen quería filmar para capturar la acción tal como la veían los conductores, por lo que la filmación se hizo “a alta velocidad”, como si se tratara de una carrera real con coches y conductores yendo a toda velocidad. Antes de la filmación, Haig fue a Inglaterra para supervisar la instalación de soportes de cámara dentro de los autos para asegurarse de que no obstaculizaran al conductor ni comprometieran su seguridad. Hoy en día, Le Mans es especialmente apreciado por los entusiastas de los coches y las carreras de motor gracias a la calidad visionaria y de la vida real que McQueen aportó a la filmación.

También te puede interesar
Sigue y sigue... Mido Multifort Power Reserve

Usado durante dos años y luego guardado de forma segura en una caja de seguridad durante décadas, este Heuer Monaco fue atesorado por Haig y es un recordatorio de esos días. Además del Monaco, Steve McQueen también le dio a Haig una motocicleta Norton Commando que usó durante el rodaje después de Le Mans, otra ilustración de la generosidad de McQueen, que todavía posee hoy. Hoy disfruta de la jubilación mientras restaura y repara motocicletas antiguas y clásicas en su taller, especializado en Vincent Motorcycles desde 1988.

Breve historia del Monaco de Heuer (TAG Heuer)

La década de 1960 fue un período de agitación cultural, y similar a los cambios sociales de la época, también el mundo de la relojería estaba preparado para un cambio radical. Con el creciente éxito de los relojes de cuarzo de Japón, los fabricantes suizos necesitaban reactivar la caída de las ventas con nuevos modelos que se adaptaran mejor a una clientela activa y creciente que pasaba más tiempo al aire libre.

Introducido en 1969, el Heuer’s Monaco fue un cambio de juego. Fue uno de los primeros relojes de pulsera con cronógrafo automático del mundo, con el legendario Calibre 11 de Heuer. También fue el primer reloj de caja cuadrada resistente al agua del mundo. Hoy en día, la referencia 1133 de Mónaco es un ícono entre los aficionados al cronógrafo. El diseño revolucionario creó una nueva estética, con su gran forma cuadrada de gran tamaño, carátula azul, segundos subsidiarios blancos y agujas y marcadores de hora rojos. Diseñado por Jack Heuer, el reloj lleva el nombre de la famosa carrera de Fórmula Uno (GP Mónaco) y Steve McQueen lo empleó para su personaje de racing driver cuando comenzó el rodaje de Le Mans hace exactamente 50 años, en 1970.

Continúa con: Monaco Heuer 02.

Síguenos en Instagram. 

Facebook Comenatarios

ESCRITO POR

…Ya entendería yo, con cada pieza de alta relojería, que la mayor parte de lo que llamamos extraordinario se disfruta sin percatarse del paso del tiempo, pero mirando el reloj.



notas relacionadas