, ,

Vacheron Constantin Les Cabinotiers Armillary Tourbillon Perpetual Calendar Planetaria


 |  7 abril, 2021

Un nuevo Vacheron Constantin Edición Pieza única, se trata del reloj Les Cabinotiers con calendario perpetuo de salto retrógrado regulado por un tourbillon bi-axial y complementado por una representación tridimensional de los dos hemisferios diseñada para proporcionar indicaciones de 24 horas y de día/noche. Un nuevo movimiento gran complicación, el Calibre 1991, cuyo desarrollo es fruto de cuatro años de trabajo.

Publicidad
Publicidad

Contexto histórico

En el universo Vacheron Constantin, Les Cabinotiers representa un departamento por derecho propio dedicado a la personalización de los modelos de Gran Complicación y de las ediciones de una sola pieza. Esta tradición se remonta al siglo XVIII, época en la que los maestros relojeros eran denominados cabinotiers y trabajaban en talleres bañados en luz natural, conocidos como cabinets y ubicados en los pisos superiores de los edificios ginebrinos.

Los relojes astronómicos gozan de una rica y larga tradición en la Casa. Los archivos de Vacheron Constantin revelan un primer calendario perpetuo con fases lunares en 1884, integrado en un reloj de bolsillo de oro amarillo, de doble cara, que ahora forma parte de la colección privada de la Casa.

Esta pieza marcó el inicio de la “épica” mecánica que tomaría forma de manera singular durante el cambio de siglo. En 1900, la Casa organizó un taller dedicado exclusivamente al montaje de relojes con complicaciones, que a menudo incorporaban funciones astronómicas. Ciertamente se produjo un incremento de pedidos de relojes con complicaciones, incluso con grandes complicaciones. El calendario perpetuo se combinó entonces con otras proezas técnicas, como las que enriquecían un reloj de bolsillo de 1905 que incluía un repetidor de minutos, un cronógrafo rattrapante y un calendario perpetuo con fases y edad de la luna.

Entregado en 1929, el reloj de bolsillo realizado para el rey Fouad I de Egipto con funciones de cronógrafo, calendario perpetuo, gran y pequeña sonería y repetición de minutos es característico de esta época dorada. Este excepcional saber hacer relojero, aplicado posteriormente a los relojes de pulsera, se expresaría con fuerza en el Tour de l’Île, con sus 16 complicaciones horológicas y astronómicas, creado en 2005 con motivo del 250 aniversario de la Casa. Incorpora una carta celeste, una complicación que se ha convertido en una especialidad de Vacheron Constantin. La referencia 57260, que cuenta con 57 complicaciones, también presenta una carta celeste, que además está acompañada del tiempo sidéreo y de un calendario hebreo secular. En 2017, Vacheron Constantin volvió a innovar con el Calibre 3600, que impulsa las indicaciones de la hora civil, solar y tiempo sidéreo, este último sincronizado con una representación móvil de las constelaciones.

También te puede interesar
Bvlgari Bvlgari Carbon Gold, una revolución a lo convencional

A detalle

Les Cabinotiers Armillarry Tourbillon Perpetual Calendar Planetaria, es una edición de un solo ejemplar, que escenifica sofisticadas complicaciones con una firma estética única. Equipado con el Calibre 1991, un nuevo movimiento interno, este reloj celebra la función astronómica por excelencia: el calendario perpetuo con fases lunares de precisión. Con su fecha retrógrada que aparece a lo largo de un arco a la derecha de la carátula, así como sus indicaciones circulares retrógradas del mes y del día que enmarcan representaciones de los dos hemisferios terrestres que proporcionan indicaciones de día/noche, este reloj también está regulado por un tourbillon de doble eje.

Mecánica: Calibre 1991

De una complejidad extraordinaria con sus 745 piezas, el Calibre 1991 de cuerda manual es el resultado de un proceso de desarrollo de cuatro años. Acciona dos globos giratorios que representan los hemisferios de la Tierra, regulados por un tourbillon armilar de doble eje. Corresponde a una interpretación innovadora del calendario perpetuo, la complicación astronómica por excelencia que “lee” las particularidades del calendario sin requerir ningún ajuste antes del año 2100.

También te puede interesar
Grande Seconde de Jaquet Droz, el vínculo más estrecho con el arte

Otro rasgo distintivo es la indicación retrógrada de los días, fechas y meses del calendario perpetuo. La indicación de la fecha, montada sobre cojinetes para garantizar un funcionamiento fluido y lineal, sigue un arco circular a la derecha de la esfera de las horas y los minutos. En consonancia con la vocación astronómica del reloj, el centro de la esfera horaria con horas índice está dedicado a las fases lunares. Éstas aparecen según su respectiva evolución en los dos hemisferios, en perfecta simetría con los dos globos terráqueos giratorios, y con un grado de precisión que sólo requiere una corrección de un día cada 122 años.

Las funciones del calendario perpetuo continúan con el año bisiesto que aparece en una abertura a las 5 en punto, junto con las indicaciones circulares del día y del mes a las 12 y a las 6 en punto, basadas en un sistema de indicación retrógrada por saltos.

En el centro de los dos contadores, los dos globos terráqueos que representan los hemisferios norte y sur realizan rotaciones completas en direcciones opuestas en una escala graduada de 24 horas alrededor del borde de la carátula. Las zonas sombreadas del cristal de zafiro abombado utilizado para la indicación de día/noche se han colocado de tal forma que el tourbillon armilar se asemeja a un sol que lanza sus rayos sobre la superficie de la Tierra.

La fabricación del cristal de zafiro extremadamente fino (0.35 mm) que forma las cúpulas y se extiende sobre la indicación de la fecha retrógrada requirió una gran dosis de ingenio. Las correcciones de la función de hora universal de los dos globos se realizan de forma simultánea gracias al pulsador integrado en la corona.

Como reto adicional para los diseñadores del movimiento, siempre preocupados por lograr un equilibrio óptimo y un atractivo estético, tuvieron que imaginar y diseñar un sistema retrógrado para las indicaciones del día y del mes, dejando un espacio suficientemente amplio para admirar el latido del tourbillon armilar biaxial con su espiral esférica.

También te puede interesar
Si te gusta el blues... Mido Commander Blue Shade

Finishing

Cada detalle de Les Cabinotiers Armillarry Tourbillon Perpetual Calendar Planetaria eleva el nivel de esta ingeniosa orquestación astronómica del tiempo. Dos globos de titanio con tratamiento galvánico, de apenas 0.12 gramos, giran suavemente sobre la carátula finamente granulada. Los contadores de 24 horas que los rodean muestran un acabado satinado circular con inserciones, mientras que las indicaciones del día, el mes y la fecha están impresas bajo el cristal de zafiro. La carátula horaria incorpora números romanos en forma de apliques de oro pulido. Estos acabados de Alta Relojería se ponen de relieve gracias a la caja de oro rosa de 18 quilates 5N de 46 mm de diámetro dotada de una correa de piel de aligátor.

Vacheron Constantin Les Cabinotiers Armillary Tourbillon Perpetual Calendar Planetaria, ficha técnica

  • Caja: 46 x 20.2 mm de oro rosa de 18 quilates; cristales de zafiro en ambas caras; cristal de zafiro en carrura, corona a juego
  • Movimiento: mecánico de carga manual
  • Calibre: 1991 de manufactura Poinçon de Genève
  • Frecuencia: 2.5 Hz, 18 mil a/hora
  • Reserva de marcha: 60 horas
  • Funciones: horas y minutos; tourbillon armilar bi-axial; calendario perpetuo con fecha, día y mes retrógrados; fases de Luna en hemisferios norte y sur, indicación día / noche en los hemisferios norte y sur e indicación de 24 horas
  • Carátula: opalina plateada en oro de 18 quilates; agujas de oro rosa 5N de 18 quilates
  • Hermeticidad: 30 metros
  • Correa: piel de aligátor marrón oscuro con capa interna de piel de aligator cosida a mano con acabado artesanal de escamas cuadradas grandes
  • Pieza Única.

Síguenos en Instagram. 

Continúa con: Vacheron Constantin Égérie presenta brazalete.

Facebook Comenatarios



ESCRITO POR

…Ya entendería yo, con cada pieza de alta relojería, que la mayor parte de lo que llamamos extraordinario se disfruta sin percatarse del paso del tiempo, pero mirando el reloj.



notas relacionadas