MB&F Legacy Machine, ¿escape dividido?

¿Qué es lo más bello de un reloj?

Su mecánica, por supuesto. Pero dejando de lado la complicación de un torbellino volante, o uno multi-axial, una repetición o un cronógrafo con rattrapante, lo más bello y lúdico de la pieza es su órgano regulador.

Sí, esta invención generada por Huygens a finales de 1600, continúa dando satisfacciones a los amantes de la relojería, y en ella se basó MB&F cuando generó su primer Legacy Machine, que se inspira en los sueños de un niño supuesto, que nació hace aproximadamente 200 años.

Es así que el siguiente capítulo de las máquinas horológicas de MB&F, llevan aún más allá la espectacularidad de este volante suspendido, logrando “dividir” completamente al elemento que le brinda el impulso necesario para vibrar a 18,000 alternancias por hora: el escape.

Justo bajo el punto más alto del cristal abovedado de la carátula, el volante de la LM SE vibra a una sosegada y tradicional velocidad de 2,5 Hz / 18 000 a/hora. Lo que sí resulta bastante menos tradicional es su construcción. A diferencia de la mayor parte de volantes suspendidos de la colección Legacy Machine —y a diferencia de cualquier otro volante fuera de MB&F— el de la LM Split Escapement parece oscilar por sí solo, sin ningún aporte externo visible de energía. Las otras partes esenciales del escape, que comunican el impulso motor —áncora y rueda de escape— se han ocultado en el lado opuesto del movimiento, casi 12 mm más abajo; de ahí el nombre “Split Escapement” o escape dividido.

El impulso llevado por un vertical hacia otro punto

Bajo el volante, el diseño de tres esferas de la LM SE muestra la hora a las 12, la indicación de reserva de marcha a las 4 y la fecha a las 8. La fecha se puede ajustar de forma rápida y sencilla gracias al botón pulsador situado en el lateral de la caja, junto a la esfera de la fecha.

Otras características del diseño de este reloj son resultado de la evolución natural de las Legacy Machines que le precedieron, como por ejemplo el puente del volante arqueado y de forma orgánica del LM Perpetual. De forma más visible, la LM SE luce un acabado microtexturado «escarchado» que se suele asociar estrechamente a los antiguos relojes de bolsillo de los siglos XVIII y XIX; esta técnica tradicional la presentó MB&F por primera vez en las ediciones «Frost» del LM 101. La colección Legacy Machine está inspirada en la época de los movimientos escarchados, los relojes suaves y redondeados y las esferas blancas y brillantes, por lo que era solo una cuestión de tiempo que el acabado escarchado hiciera nuevamente acto de presencia en MB&F.

Los relojes antiguos que lucían este tipo de acabado empleaban baños de ácido para lograr dicho efecto, pero los métodos modernos que reproducen el escarchado consisten en bruñir manualmente la superficie de metal con un cepillo metálico. La LM Split Escapement es una celebración de esta técnica, realizada íntegramente a mano en las 72 piezas que conforman las ediciones de lanzamiento.

Toda la belleza del escarchado se hace patente en la Legacy Machine Split Escapement, con sus cuatro ediciones de lanzamiento de oro blanco. Estas cuatro ediciones limitadas de 18 piezas cada una se distinguen por tener un acabado del movimiento y un escarchado de tonalidades distintas, lo que permite a la LM SE lucir distintos aspectos de su personalidad:

  • Acabado escarchado azul acompañado de un movimiento rodiado en la versión más elegante y clásica.
  • Escarchado de rutenio con movimiento igualmente oscurecido que evoca las funcionalidades del nuevo milenio y hace destacar las esferas esmaltadas de blanco.
  • Escarchado y movimiento de oro rojo que comunican calidez y accesibilidad; su sutil lustre rosado enfatiza la intensa tonalidad azulada de las agujas.
  • Escarchado y acabado del movimiento de oro amarillo: la más marcada afinidad estética con la era que inspiró la colección Legacy Machine, una era que definió los preceptos de la relojería moderna.

Acerca de 

…Ya entendería yo, con cada pieza de alta relojería, que la mayor parte de lo que llamamos extraordinario se disfruta sin percatarse del paso del tiempo, pero mirando el reloj.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: