El laberinto de Parmigiani Fleurier

La casa de alta relojería consagra su última creación inspirándose en un tema cultural y profundamente simbólico. El Laberinto, según la mitología griega donde nació, fue una creación del arquitecto Dédalo para encerrar en él al Minotauro. Desde entonces, se le han atribuido un sinfín de significados en todas las culturas y en todas las épocas y no ha dejado de fascinar nunca gracias a su carácter misterioso. Porque incluso delimitándolo, el sentido del Laberinto supera el descubrimiento del camino correcto; se refiere a su búsqueda.

 

Toric Quaestor Labyrinthe // Movimiento: mecánico de cuerda manual / Calibre: PF357 / Reserva de marcha: 72 h / Repetición de minutos en dos timbres catedral con volante regulador del ritmo de sonería / Funciones: horas, minutos y segundero pequeño a las 6 h; indicador de reserva de marcha y repetición de minutos / Caja: 46 mm de platino / Cristal: zafiro por ambos lados / Carátula: jade de Birmania y oro blanco de 18 quilates / Agujas: en forma de jabalina con tratamiento Super-LumiNova / Correa: piel de aligátor fabricada por Hermès y cierre en oro de 18 quilates.

Toric Quaestor Labyrinthe // Movimiento: mecánico de cuerda manual / Calibre: PF357 / Reserva de marcha: 72 h / Repetición de minutos en dos timbres catedral con volante regulador del ritmo de sonería / Funciones: horas, minutos y segundero pequeño a las 6 h; indicador de reserva de marcha y repetición de minutos / Caja: 46 mm de platino / Cristal: zafiro por ambos lados / Carátula: jade de Birmania y oro blanco de 18 quilates / Agujas: en forma de jabalina con tratamiento Super-LumiNova / Correa: piel de aligátor fabricada por Hermès y cierre en oro de 18 quilates.

Bajo los sutiles matices del jade verde, el Toric Quaestor Labyrinthe incorpora una repetición de minutos cuya melodía es de una pureza muy poco común, obtenida gracias a diversas particularidades de su diseño.

En primer lugar, el movimiento se integra en la caja con una mayor estabilidad gracias a un punto de fijación adicional. Situada justo debajo del timbre, una pequeña pieza une el talón de este timbre con la caja, garantizando de esta forma una perfecta fijación y que el sonido se propague sin la más mínima interferencia a causa de las vibraciones.

A continuación, este movimiento incorpora un volante de inercia que supone una innovación importante. Aparte de garantizar una provisión constante de energía al muelle, este dispositivo permite que la repetición de minutos funcione sin que se produzca el más mínimo zumbido mecánico. Mientras los dispositivos anteriores funcionan con los movimientos de una rueda dentada, el volante de inercia garantiza un silencio mecánico total y mantiene únicamente el melodioso repique de cada percusión.

Por último, la caja de platino presenta una forma generosa y especialmente diseñada para lograr una acústica perfecta, con el fin de que la onda sonora oscile con las mejores frecuencias.

La carátula de la pieza está constituida por dos capas que constituyen el laberinto. La capa de fondo es un disco de jade birmano –de gran preciosidad– sobre el que se superpone una placa calada de oro blanco y ambas dan forma a las ramificaciones del laberinto, que además emplea más de 35 horas de trabajo en su fabricación. Cada longitud de segmento o contorno del laberinto se termina a mano. Un total de 52 ángulos entrantes acentúan, de este modo, la profundidad y la belleza del laberinto.

Acerca de 

…Ya entendería yo, con cada pieza de alta relojería, que la mayor parte de lo que llamamos extraordinario se disfruta sin percatarse del paso del tiempo, pero mirando el reloj.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: