columna

Sandra Barradas

Engranes, tornillos, espirales, todo en perfecta armonía para lograr la animación de un tic tac. Me gusta pensar en la relojería como alma viva, un universo de micromecánica que fluye y coincide como la vida misma.