Breguet recupera más piezas para su museo

La misión de cada Manufactura es desarrollar piezas relojeras para la venta futura, pero en el caso de las referencias más especiales, el valor que la propia Casa confiere a ciertas referencias puede ser mucho mayor que el que la clientela pudiera proponer.

Es decir, existen piezas históricas que son sumamente valoradas por los coleccionistas, pero también por quienes las ensamblaron, pues representan una columna vertebral de innovación e invención en el tiempo. Es así que Breguet, en consecuencia a la intención de CEO, Marc A. Hayek, por recuperar las piezas históricas de la Maison, ha adquirido referencias de un alto valor, y a éstas sumamos dos relojes más:

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Breguet No. 3104 / Lote 1

Alberga la invención del resorte de timbre para los relojes de repetición (1783), y que ha sido adquirido en Antiquorum el pasado noviembre.

Este reloj de repetición de minutos hecho de oro de 18 quilates y con una extensión de 62.5 mm y decorado con patrón guilloché y grano de cebada (obra de Benjamin Tavernier), tocaba los cuartos y medios cuartos, y “descansaba” en la residencia de una familia europea, poseedora original de la pieza desde 1818 a Su Alteza Real el Infante Francisco de Paula, conde de Moratalla y antepasado directo del actual rey de España.

Breguet-N3104_1

Asimismo, las emblemáticas agujas Breguet (pomme évidée) de acero azulado destacan a la carátula, mientras que el movimiento de carga manual calibre 22’’’, cuenta con un escape de cilindro invertido. Las manecillas mencionadas fueron introducidas en el mismo año que el resorte de la repetición, que actúa sobre dos gongs golpeados por los martillos que se activan por un pistón.

Referencia No. 4720 / Lote 2

La pieza destaca por la configuración de su carátula reguladora, se trata de un reloj de tacto que fue vendido a Casimir Perier en 1841. Albergado en una caja saboneta de oro amarillo con decoración guilloché realizada a mano, el mecanismo de cuerda manual mediante llave. Este tipo de relojes se comercializaron a partir de 1799 y fueron desarrollados por Breguet a fin de permitir la lectura del tiempo sin necesidad de mirar la carátula, las personas consideradas como débiles visuales bien se beneficiaron de esta innovación, que sitúa doce puntos en la carátula y una flecha exterior a la caja que reproduce la posición de las horas.

Cartas antiguas / Lote 3 

Con relación a las operaciones de Breguet en Rusia de 1808-1810, siendo Abraham-Louis Breguet un dedicado empresario, se aseguraba de expander sus operaciones a través de una red comercial que se extendía hacia sitios de interés como el antiguo Imperio Ruso, por lo que en 1808 aperturó una sucursal permanente en San Petersburgo, gestionada por Lazare Moreau, un joven vendedor de inconmensurable talento que estuvo en comunicación continua con Abraham y con el hijo de éste, a fin de exponer la actividad comercial de Breguet como Casa relojera en Rusia.

Breguet-Historical-Letters-Moreau

Las piezas serán exhibidas en museos de la marca, situados en París, Zürich y Shanghái.

Acerca de 

…Ya entendería yo, con cada pieza de alta relojería, que la mayor parte de lo que llamamos extraordinario se disfruta sin percatarse del paso del tiempo, pero mirando el reloj.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: