Hublot celebra el Día de Muertos con su: Big Bang One Click Calavera Catrina

Quienes pensamos que el culto del Día de Muertos es una celebración a la muerte estamos equivocados, por el contrario, una vida nueva que inicia justo cuando dejamos el mundo terrenal.

El Día de los Muertos es una celebración considerada patrimonio cultural inmaterial de la humanidad (UNESCO) desde 2008, una tradición nacional que surgió hace más de 3 siglos. Por ello el Big Bang One Click Calavera Catrina es como llevar tatuado el pulso de la vida en la muñeca. Un reloj lleno de vida y de humor, que transforma cada instante en momentos de alegría.

Hublot – el arte de la fusión

No solamente a partir de nuevos materiales, sino producto de la visión y entendimiento de las nuevas culturas, la marca tiene una marcada debilidad (fortaleza) por los cultos que se llevan a cabo a nivel mundial. Es por ello que el Día de los Muertos, celebrado de México hacia el mundo, representa una gran oportunidad de entender este mensaje y al mexicano, profundizando en dicha tradición para exportarla a partir de su gran reconocimiento de marca.

También te puede interesar   “Cartier, estilo e historia” abre sus puertas

Big Bang One Click Calavera Catrina

En celebración de las tradiciones católicas mexicanas y en honor a los Santos difuntos, Hublot lanza una colección conformada por tres diferentes referencias estéticas, las cuales lucen la inspiración de la tradicional calavera de azúcar –Sugar Skull–, y que forman parte de la línea Big Bang One Click, que posibilita el intercambio de las diferentes correas.

Las tres piezas se extienden hasta los 39 mm de diámetro, están desarrolladas ya sea en cerámica negra pulida, acero inoxidable o King Gold de 18 quilates; bisel de aluminio negro, acero u oro a juego y fondos coincidentes con las Ediciones Limitadas a 100, 100 y 50 ejemplares.

También te puede interesar   Golf Invitational Dubai, presentado por Audemars Piguet

En su interior porta el calibre HUB1710 de remonte automático que vibra a 4 Hz y cuenta con 50 horas de autonomía. Abrazados al pulso mediante correas de piel de becerro negra o rosa con impresiones multicolor o caucho vulcanizado destacado, las piezas se entregan con un grabado especial en la caja con la edición.

Estética

La inspiración parte del caramelo de azúcar en forma de calavera, por lo que su silueta es trazada en la carátula lacada en blanco o negro y destacada con vivos colores. Dicho maquillaje replica las calaveritas que no faltan en los altares que proponemos los mexicanos y con el que recordamos a los seres que ya se fueron. Finalmente, todas las ediciones portan en el bisel un juego de color conformado un engaste de 42 zafiros.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: