,

Ulysse Nardin Freak Coral


 |  28 febrero, 2018

Presentados durante el SIHH de Ginebra, estas piezas destacan por su trabajo estético, sí, pero más allá de esto por presentar tremendas innovaciones de acuerdo al Freak Vision, que pone a la realidad algunos conceptos que presentó InnoVision II del año pasado.

¿Qué es Freak Vision?

Ulysse puso manos a la obra a fin de desarrollar el primer reloj automático de la línea Freak. La manera en la que remontúa ha sido bautizada y patentada como Grinder… Y es que si bien las invenciones del reloj automático datan de 1770, pero fue en los años 30 cuando se desarrolló el rotor mecánico unidireccional, Grinder aprovecha el más mínimo movimiento de la muñeca gracias a que la masa oscilante está conectada a un marco con cuatro brazos. Ello permite al sistema automático tener el doble de fuerza mientras que un mecanismo de guiado flexible limita considerablemente la fricción.

Amo y maestro de un sistema de escape constante que brindan menor pérdida de energía gracias a la increíble estabilidad de muelles de lámina hechos en silicio. El secreto está en un marco circular con una horquilla que se mueve sin fricción. Fijada en el centro y apoyada sobre dos pequeñas micropaletas, el sistema completa un balance de energía positivo que mantiene las oscilaciones a una velocidad constante sin ser influenciada por la variación del par de la espiral, o sea la tensión de la cuerda, es decir, cuánta energía le reste o muelle en el barrilete.

En cuanto a aspectos técnicos destaca el Calibre UN-250 que permite las informaciones de horas y minutos puestos en evidencia por el propio movimiento. El sistema de carga automático denominado Grinder actúa mediante paletas y guiado flexible; la frecuencia es de 2.5 Hz y cuenta con un tren de ruedas de silicio. La autonomía se ofrece hasta en 50 horas y la caja está desarrollada en extensión de 45 mm de diámetro en platino con caucho azul.

Estética

Ambas ediciones limitadas ofrecen un nivel de cuidado artesanal. La Manufactura Suiza es famosa por su exploración de nuevas tecnologías. Ahora presenta otra técnica producto de la electrónica, pues utiliza miles de hilos de oro de 24 quilates para crear patrones minuciosamente delicados que formarán un arrecife de coral en el puente del barrilete. Cada hilo tiene un tamaño diferente, y todos están atados solo en la parte superior e inferior del hilo, pero no en su centro.

Para crear patrones de arrecifes de coral de oro azul y amarillo, el relojero colorea cada componente mediante un proceso químico de disposición de vapor en azul. Toda la superficie está coloreada, excepto la carátula y algunos otros elementos de oro que serán limpiados con láser.

Una obra maestra de pintura de coral en miniatura

Freak Vision Coral Bay también se destaca por su técnica de pintura en miniatura: pintura acrílica roja y blanca que se sitúan en el puente del barrilete. El artesano deberá utilizar diferentes colores de laca que se aplican a la carátula de manera directa. Ésta se calienta en un horno a 90 grados y entre cada aplicación se deberá verificar que los tonos no se quemen y que se sequen para que permanezcan fijados en su sitio. Los detalles pequeños se desarrollan a mano mediante pinceles sumamente finos utilizando una lupa. El total de trabajo requiere de unas 20 horas de tiempo. Estas piezas son únicas por definición, y están sujetas a petición de algún cliente que requiera configurarlas a su estilo.

Facebook Comenatarios

ESCRITO POR

…Ya entendería yo, con cada pieza de alta relojería, que la mayor parte de lo que llamamos extraordinario se disfruta sin percatarse del paso del tiempo, pero mirando el reloj.
notas relacionadas