, ,

Tudor Black Bay Fifty Eight 925


 |  7 abril, 2021

Tudor Black Bay Fifty Eight 925, sí, está fabricado en plata esterlina y seguramente se posicionará como una pieza de altísimo valor para los coleccionistas. La marca presenta una nueva y exclusiva versión de su popular modelo Black Bay Fifty-Eight en plata 925 y con fondo abierto; dos novedades en los relojes de submarinismo Tudor que generan una incandescencia sorprendente. Entre otros guiños estéticos al históricos, este modelo presenta una caja de 39 mm de diámetro para mantener las proporciones típicas de la década de 1950. El Black Bay Fifty-Eight 925, perfecto los entusiastas de lo vintage y para los amantes de lo original, también es el primer reloj de submarinismo Tudor fabricado en plata y con un fondo abierto.

Tudor Black Bay Fifty Eight 925

El uso de plata 925 constituye una novedad en los relojes de submarinismo Tudor y la composición de la aleación seleccionada es un secreto que la marca ha guardado.

También te puede interesar
Roger Dubuis y Lamborghini devoran las pistas de la emoción

Publicidad
Publicidad

Son tales las propiedades de dicha aleación que el uso no daña el aspecto de la caja del Black Bay Fifty-Eight 925. Con un acabado totalmente satinado para obtener un efecto mate, este reloj posee un brillo y una incandescencia sorprendentes que resaltarán en la muñeca. Su extraordinaria textura le aporta un halo de exquisitez, acentuado por un fondo abierto que permite apreciar el Calibre de Manufactura MT5400.

Mecánica de manufactura, visible: MT5400

El calibre presente en el Black Bay Fifty-Eight 18K ofrece funciones de horas, minutos y segundos. Su acabado es típico de Tudor luce el rotor troquelado en tungsteno monobloque está satinado con detalles pulidos a chorro de arena, mientras que los puentes y la placa alternan superficies pulidas a chorro de arena y decoraciones láser.

También te puede interesar
Bugatti & Parmigiani, misma filosofía

Junto con su espiral de silicio amagnético, el Calibre de Manufactura MT5400 cuenta con la certificación de cronómetro por Control Oficial Suizo de Cronógrafos (COSC) y su rendimiento supera los estándares marcados por este instituto independiente: -2 +4 segundos en su funcionamiento cuando está completamente ensamblado, frente al tradicional +6-4 segundos de desviación diaria en COSC. Ofrece 70 horas de autonomía y su armado es eficaz, por sistema optimizado.

Tudor Black Bay Fifty Eight 925, ficha técnica

  • Caja: 39 mm de plata 925 con acabado satinado mate; corona a juego y fondo de cristal de zafiro a juego con la cara principal; bisel giratorio unidireccional de plata 925 con grabado en relieve
  • Movimiento: mecánico automático
  • Calibre: MT5400 de manufactura, con espiral de silicio, tren optimizado y certificación COSC (+4-2 seg de desviación)
  • Frecuencia: 4 Hz, 28 mil 800 a/hora
  • Reserva de marcha: 70 horas
  • Funciones: horas, minutos, segundos y fechador; bisel unidireccional de buceo profesional
  • Carátula: gris topo abombada; agujas tipo Snowflake, con tratamiento luminiscente
  • Correa: de cuero marrón o correa de tejido gris topo con banda plateada y cierre de hebilla de plata 925
  • Hermeticidad: 200 metros
  • Garantía transferible de cinco años, sin necesidad de registros ni de mantenimientos obligatorios.
También te puede interesar
Museo de Patek Philippe cumple 20 años

Síguenos en Instagram.

Continúa con: Tudor Black Bay Fifty-Eight 18K.

Facebook Comenatarios



ESCRITO POR

…Ya entendería yo, con cada pieza de alta relojería, que la mayor parte de lo que llamamos extraordinario se disfruta sin percatarse del paso del tiempo, pero mirando el reloj.



notas relacionadas