X

Parmigiani Toric Capitole, homenaje al Capitolio de Roma


Parmigiani es una de las marcas más artísticas de la industria y prueba de ello ha decidido realizar un homenaje a la genialidad de los maestros relojeros de antaño, pero también aprovecha para destacar el papel del Capitolio Romano y de su emblemática plaza. Un sitio que fungió como núcleo político y religioso de la primer metrópolis, en años de la República, la cual sentó una forma de gobierno que ha dado origen a diferentes sociedades desde entonces.

Parmigiani Toric Capitole, estética

Inspirada en las espirales de Fibonacci que, a su vez están diseñadas a partir del número áureo, la carátula expresa la armonía omnipresente en la naturaleza que nos rodea. Dicho grabado se lleva a cabo gracias a un guilloché desarrollado a mano sobre una carátula de oro macizo.

También te puede interesar   Lance Stroll y Oris, una ecuación de tiempo y precisión  

Mecánica – hora por sector

Inspirada en el emblemático reloj de bolsillo Wandering Hours de Perrin Frères (Neuchâtel) propuesto a principios del siglo XIX como uno de los primeros en ofrecer una lectura digital. La firma desarrolló un reloj que pudiera ofrecer la visualización de la hora por sector gracias a un movimiento de manufactura PF321, que cuenta con un módulo que permite la visualización sectorial de las horas en comunión con los minutos dispuestos en la parte alta de la pieza.

Dicho módulo se encuentra asociado a la rueda de las horas e integra un sistema giratorio de 3 satélites con 4 brazos (12 horas). En la parte superior de la carátula aparece la lectura del 0-60 en respuesta de los minutos transcurridos. Todo el conjunto se anima gracias a un complejo sistema de levas. Sin embargo esta belleza estética es opacada por el sistema de repetición de minutos propio de Parmigiani, en donde sus timbres catedral dotarán de una armoniosa melodía al conjunto cuando se requiere conocer la hora.

También te puede interesar   BB-01, la nueva propuesta de Bomberg

Especificaciones

La referencia es pieza única, y está desarrollada en una caja de oro de 18 quilates de 45 mm de diámetro con acabado pulido dotada de una hermeticidad de 30 metros. Al interior vibra el calibre mecánico de remonte manual con repetición de minutos y visualización sectorial de horas y minutos. Ofrece 40 horas de autonomía a una marcha de 18 mil alternancias por hora (2.5 Hz) y está conformado por 386 componentes.

La carátula presenta un motivo concéntrico guilloché grabado por un maestro artesano, minutería ferrocarril y agujas con disco de satélites color marrón. La pieza se abraza al pulso mediante una correa de piel de aligátor color habano provista por Hermès, y por una hebilla de hebijón a juego con el material de la caja.

Facebook Comenatarios

Instagram