,

Nuevo récord Tourbillon Chronograph Skeleton Automatic


 |  26 agosto, 2020



Bvlgari Octo Finissimo Tourbillon Chronograph Skeleton Automatic lo vuelve a hacer. Representa un nuevo récord del ultraplanismo, y estamos seguros que será uno de los relojes más destacados del año no sólo por su delgadez, sino por su belleza y por las prestaciones que ofrece.

A partir de 2014 ha presentado –cada año– un nuevo hito en la relojería con perfil al mínimo.


Publicidad
Publicidad

Para entender esta dirección debemos considerar múltiples factores. La esencia de un reloj y su funcionamiento residen en la tolerancia y confiabilidad de sus componentes. Es por ello que no se trata de eliminar materia o reducirla por el simple propósito de hacerla más delgada. Ello podría orillarnos a fragilizarla y, por tanto, golpear la calidad de producto. Pero Bvlgari echó mano de su atelier y diseño, de su protagonismo y legitimidad de manufactura para empujar nuevamente la frontera de lo imposible a lo posible.

Familia Octo Finissimo de récord

  1. Tourbillon
  2. Minute Repeater
  3. Automatic
  4. Tourbillon Automatic
  5. Chronograph

Bvlgari Octo Finissimo Tourbillon Chronograph Skeleton Automatic

La marca acumula su sexto récord mundial en seis años. Este 2020, para confirmar su supremacía en el campo de la relojería ultraplana, Bvlgari eligió utilizar tres conocimientos previos y entregar un cronógrafo cronógrafo tourbillon esqueletado y automático, una pieza que seguramente será del gran interés de los coleccionistas.

En dimensiones, hablamos de una caja de titanio arenado con extensión de 42 mm x 7.4 mm de espesor, lo cual da cabida a un calibre de –apenas– 3.5 mm.

Adicionalmente, la caja de estructura arquitectónica luce el trabajo esqueletado de la pieza, que se complementa por el maravilloso rotor periférico. Con esta nueva construcción se utilizan dos rodamientos de esferas, ya que el movimiento se basa en rodamientos más tradicionales y no es un tourbillon volante.

Visible a través del fondo de caja de exhibición, el mecanismo del cronógrafo es gestionado por una rueda de pilares, mientras que un piñón oscilante se usa para activar/desactivar el cronógrafo. Una construcción original, la palanca que impulsa este piñón oscilante es co-axial al tourbillon. Por último, un martillo de reinicio de una pieza se desliza a través del mecanismo para accionar simultáneamente las levas del corazón del cronógrafo.

La carátula calada consta de un anillo y registros lisos. El tourbillon a las 6 en punto es un balance perfecto del barrilete exhibido a las 12 en punto, creando una agradable simetría. Para completar el aspecto monocromático del reloj, la placa y los puentes están hechos de titanio recubierto con DLC.

Pulsadores

El cronógrafo finissimo de Bvlgari es monopusher, por lo que los pulsadores laterales funcionan se utilizan para diferentes acciones. A las 2 h, este acciona todas las funciones del cronógrafo: start, stop y reset. Mientras que el pulsador de las 4 horas acciona un selector de rueda de pilares que permite seleccionar las funciones de la corona: ajuste y carga, si así lo desea.

Finalmente, Octo Finissimo Tourbillon Chronograph Skeleton Automatic se ofrece con brazalete de titanio pulido con chorro de arena y cuenta con hebilla plegable.

Octo Finissimo Tourbillon Chronograph Skeleton Automatic

  • Caja: 42 x 7.4 mm, de titanio grado 5 arenado con cristal de zafiro por ambos lados
  • Movimiento: mecánico automático con rotor periférico
  • Calibre: BVL 388 ultraplano de cronógrafo con tourbillon esqueletado 3.5 mm
  • Frecuencia: 3 Hz, 21 mil 600 a/h
  • Reserva de marcha: 52 horas
  • Funciones: horas, minutos, segundos en el tourbillon, cronógrafo
  • Hermeticidad: 30 metros
  • Brazalete: de titanio arenado con hebilla desplegable a juego
  • Edición Limitada: 50 piezas.

Continúa con: José Pablo Minor retrata Bvlgari Cities.

Síguenos en Instagram.

Facebook Comenatarios



ESCRITO POR

…Ya entendería yo, con cada pieza de alta relojería, que la mayor parte de lo que llamamos extraordinario se disfruta sin percatarse del paso del tiempo, pero mirando el reloj.


notas relacionadas