Audemars Piguet redefine la Alta Joyería

HJ_side_2014_Original

La Manufactura con sede en Le Brassus, ha creado una excepcional pieza de Alta Joyería con la que enriquece su colección femenina y deja de manifiesto su indiscutible maestría.

Audemars Piguet consolida su saber hacer joyero y relojero especializado en damas, actividad que comenzó en 1883 con la creación que en esta ocasión les presentamos, no sin antes compartirles un poco de esta historia:

Tan sólo ocho años después de su fundación, Audemars y su socio Piguet utilizaron sus talentosas manos para crear relojes para dama. La marca era conocida por la producción de calibres con complicaciones para caballero, pero los relojes para dama exigían habilidades completamente diferentes. El espacio en estas creaciones era tan limitado, que representaba un desafío para la inserción de los movimientos. Una vez superados estos obstáculos técnicos, un equipo de joyeros, engastadores y grabadores realizaba la decoración del reloj.

En esencia, no ha habido muchos cambios desde 1883. La creación de esta pieza de Alta Joyería es tan compleja hoy como lo era entonces, puesto que requiere un equipo especializado y altamente cualificado de diseñadores, engastadores, grabadores y relojeros. La marca siempre se ha impregnado del hermoso paisaje del Valle de Joux, lo cual le ha llevado a crear un reloj inspirado en la naturaleza. Desde su fundación en 1875, Audemars Piguet ha estado arraigado al pueblo de Le Brassus. Rodeados de bosques de pinos y un entorno bucólico, todos los colaboradores de la Manufactura son conscientes de la sutil influencia que ejerce el campo sobre sus creaciones.

La extraordinaria obra de arte de este año, que deslumbra con sus 449 diamantes, se inspira en el cosmos. Este atractivo reloj,Haute_Joaillerie_2014_WB_Original original e impresionante, llama la atención por sus líneas simétricas y asimétricas, una ingeniosa fusión entre líneas que fluyen libremente estilo Art Nouveau y la arquitectura geométrica del Art Déco. La carátula redonda, completamente elaborada en oro blanco, crea un fondo celeste aterciopelado en el que estrellas fugaces siguen su trayectoria más allá de los confines de la esfera. La caja está rodeada por diamantes colgantes que danzan con los movimiento de la muñeca, confiriendo a esta pieza un efecto de fluidez.

El llamativo brazalete está compuesto por dos cintas tachonadas de diamantes que forman la clásica clave griega, reconocida a lo largo de la historia como símbolo de infinito y unidad. Las cintas se cruzan de forma simétrica desde la caja hasta la hebilla, y al llegar a la esfera rompen la simetría que predomina en el brazalete. Como las raíces de un árbol o la silueta de la Osa Mayor, cada hilera del brazalete se mueve independiente sobre la superficie del cristal de zafiro, decidido a mantener la preciosa esfera en su lugar.

El carácter poco convencional de este reloj también se refleja en sus dimensiones. Con un diámetro de 28.5 mm, es excepcionalmente grande para una pieza de Alta Joyería, y ha sido diseñado para seducir a las mujeres independientes de nuestro tiempo. Está equipado con un movimiento de Manufactura de cuerda manual para garantizar la precisión de la lectura de las horas y los minutos. Asimismo, posee un fondo de cristal de zafiro, realzado por un delicado aro de diamantes, que permite a la propietaria admirar el Calibre de Manufactura Audemars Piguet 3091.

Acerca de 

Comunicóloga especializada en medios impresos y electrónicos. Escribir me apasiona tanto como la alta relojería con su preciso y encantador tic-tac.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: