Ulysse Nardin Marine Tourbillon

La cronometría en los mares y, básicamente en el cálculo de la navegación oceánica un reloj de gran precisión era básico para poder determinar el rumbo de las embarcaciones. Ulysse Nardin ha sido una de las Casas relojeras que más ligada está a este tipo de desarrollos, y si bien hoy en día los sistemas de navegación hacen uso de posicionamiento satelital, la historia de esta evolución mecánica continúa…

Mecánica de vanguardia

Producido in-house en Le Locle, Suiza, el calibre automático UN-128 aprovecha las propiedades de la tecnología del silicio para su órgano regulador y escape, con una reserva de energía de 60 horas y un magnífico tourbillon volador. El tourbillon volante es un elemento cumbre en la relojería de precisión, se desarrolló hacia finales del siglo XVIII y su conjunción mecánica y ensamblado requieren de un relojero diestro, maduro y preparado para dominar el arte de ingresar órgano regulador y escape en una jaula que rotará –generalmente– a medida de una vuelta por minuto: tourbillon de 60 segundos.

 

Estética 

El Marine Tourbillon, combina la funcionalidad con un estilo atemporal. Si bien el calibre es desarrollado en Casa, la carátula también, pues es desarrollada bajo la técnica de esmalte Grand Feu desarrollado en Donzé Cadrans. La caja es de oro blanco de 18 quilates, y luce un bisel estriado que recuerda al patrón de sus relojes de marina.

Ulysse-Nardin-1283-181_E0_

Acerca de 

…Ya entendería yo, con cada pieza de alta relojería, que la mayor parte de lo que llamamos extraordinario se disfruta sin percatarse del paso del tiempo, pero mirando el reloj.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: