Oris Big Crown ProPilot Altimeter

La misión de Oris es la de conquistar los diferentes escenarios donde el ser humano tiende a desarrollar sus actividades, ya sea de recreación o para la supervivencia: cielo, tierra y mar, son los pilares que reciben a las colecciones de la marca, y en el caso del primero les presentamos al Oris Big Crown ProPilot Altimeter.

Oris

Desarrollado a partir de la solución de profundímetro pensada para el Aquis Deph Gauge, este instrumento está pensado para ofrecer algo más que la lectura del tiempo al piloto aviador, pero un sistema que incluye un mecanismo que reacciona ante la presión del aire a sus diferentes altitudes. Con él, el instrumento es apto para que un piloto profesional tome su aeronave y realice vuelos de recreación de misiones y conozca perfectamente la altitud a la que se encuentra, no obstante, este no es un reloj para uso en cabina de pilotaje completamente presurizada.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Animado por el Calibre 733 con base SW200, el sistema consta de una cápsula que se expande y se contrae con respecto a la presión barométrica del aire al exterior, pero no se preocupe por la hermeticidad, ya que la pieza estará lista para medir la presión a demanda, desenroscando la corona del altímetro a fin de permitir que el aire ingrese a la caja. Una membrana previene que el polvo se cuele al mecanismo del reloj durante las mediciones de altitud, mientras que al retornar la corona a su estado de seguridad, la pieza es resistente hasta los 100 metros bajo el agua.

Finalmente, la lectura de la altitud se lleva a cabo gracias a dos graduaciones: la del bisel interno y externo, que estarán disponibles de acuerdo al sistema de unidades con el que usted esté familiarizado: pies o metros, y se abrazará a su muñeca gracias a un brazalete de acero inoxidable o a una pulsera de textil sobre piel de altísima resistencia y diseño digno de un piloto experto, se entrega en un estuche de colección.

Acerca de 

…Ya entendería yo, con cada pieza de alta relojería, que la mayor parte de lo que llamamos extraordinario se disfruta sin percatarse del paso del tiempo, pero mirando el reloj.

One Comment

  1. Alberto ortiz 16 octubre, 2015

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: