OMEGA Speedmaster 57, homenaje a una leyenda

Este año, durante el pasado Baselworld 2013, fuimos testigos de un sentido homenaje a una de las piezas más reconocidas en la historia de la relojería de pulsera, contemporánea, y de todos los tiempos. Se trata del Speedmaster 57, sí ese reloj que fue desarrollado casi una década antes de que el hombre pisara la Luna.

56 años más tarde, OMEGA decide revivir una pieza que nunca ha estado muerta, y hoy menos que nunca, pues cuenta con los mayores avances del departamento de desarrollo de la marca de relojería suiza. Dotado de los afamados calibres Co-Axial 9300/9301, los modelos también están equipados con un espiral de silicio, material antimagnético. Esta cualidad, combinada con su excelente coeficiente de elasticidad, garantiza (OMEGA por cuatro años) una precisión cronométrica casi perfecta. El silicio tiene además muy baja incidencia de la fatiga y envejece muy lentamente.

También te puede interesar   Baselworld 2017: Oris

La colección Speedmaster ’57 está equipada con los primeros calibres Co-Axial –producidos enteramente en los talleres de OMEGA– en incorporar una función de cronógrafo, que además incorpora un mecanismo de rueda de pilares y presenta dos totalizadores, contador de 12 horas y de 60 minutos en la misma subcarátula, situada a las 3. Esta disposición de las agujas, tan familiar que recuerda la de las de horas y minutos de la carátula principal, permite una lectura intuitiva del cronógrafo. La trotadora central destaca por su excelente lectura, mientras que la fecha a parece mediante una apertura a las 6 horas. Los dos pulsadores de cronógrafo funcionan de manera independiente, por tanto el mecanismo no corre ningún riesgo resultante de una manipulación involuntaria.

También te puede interesar   Baselworld 2017: Breitling

Disponible en un abanico de configuraciones que comprende: titanio, oro rojo y amarillo y acero, los Speedmaster 57 de la nueva generación se preparan para conquistar la Galaxia entera.

Acerca de 

…Ya entendería yo, con cada pieza de alta relojería, que la mayor parte de lo que llamamos extraordinario se disfruta sin percatarse del paso del tiempo, pero mirando el reloj.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: