s

El nuevo motor de TAG Heuer

Tal como si se tratara de una fotografía “filtrada” de la industria automotriz, de esas que aparecen esporádicamente porque algún “vivo” se animó a darse una vuelta a algún circuito de pruebas, el día de hoy Watches World se enorgullece en presentar las primeras imágenes de lo que será una piedra angular en el desarrollo in-house de la manufactura TAG Heuer, sí estimado lector, pues a partir del calibre 1887, que hoy día anima –prácticamente– un 70% de la colección Carrera, el nuevo motor ha sido presentado únicamente año y medio después de que se anunciara su desarrollo.

Importante este –corto– periodo de tiempo, pues esta redacción ha defendido que el proceso en la concepción para un movimiento desde cero es superior a tres años, pero cuando nos referimos a la Swiss Avant-Garde, sabemos que habrá sorpresas. La creciente demanda y las metas que la casa (fundada en 1860 por Edouard Heuer) son cada día más altas, más exigentes y por tal motivo pueden presumir de ir siempre a la vanguardia. El nombre del 1887 se debe a la invención y patente del piñón oscilante; este segundo calibre in-house del siglo XXI para TAG Heuer, se inspira en la presentación de un movimiento polémico develado por la marca, que reclama ser el primer mecanismo de cronógrafo automático integrado del mundo, se trata del Calibre 11 Chronomatic, y sé lo que están pensando, coincide con el lanzamiento del emblemático motor a 36,000…

El nuevo 1969 parte de la nada, y está íntegramente diseñado por TAG Heuer,  específicamente por el equipo de Research & Developement que trabaja con el acelerador a fondo para independizar a la marca. El nuevo motor constituye un paso sólido a este propósito, siendo un movimiento de cronógrafo integrado con embrague vertical, acoplamiento que se adecua a los tiempos modernos de la medición de segundos y sus fracciones para los relojes deportivos. Sin duda habrá mucho más detalles para compartir, pero Watches World, no quiso dejar pasar la oportunidad de aterrizar lo que será el corazón de gran parte de la colección de TAG Heuer en los próximos años y de aquí en adelante…

Acerca de 

…Ya entendería yo, con cada pieza de alta relojería, que la mayor parte de lo que llamamos extraordinario se disfruta sin percatarse del paso del tiempo, pero mirando el reloj.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: