MB&F – M.A.D 4 “Mesicek”

Cuando visité las instalaciones de M.A.D. Gallery en Ginebra, Suiza, fui testigo de un concepto inagotable, un laboratorio de ideas, como lo llaman los “amigos” de Max. Hoy por la madrugada, en comparación con el huso horario de esta región europea, recibí un comunicado que capturó mi atención, se trataba de la exhibición de un velocípedo, es decir, una bicicleta de enormes dimensiones tradicional fabricada en pleno siglo XXI.

En la actualidad sufrimos de problemas de movilidad, y es que con la invención del motor de combustión interna, y las grandes distancias que debemos recorrer, los medios de transporte han evolucionado, pero existen todavía personajes en el planeta dispuestos a ofrecer lo que para ellos representa algo más que un vehículo, y es ahí donde se crea el nexo con la alta relojería, que no es para todos, sino exclusiva a aquellos dotados con la amplitud cultural suficiente para entender y atesorar este tipo de piezas.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Velocípedo: vehículo generado en 1870, dotado de: dos ruedas, un par de pedales y asiento, una mucho más grande que la otra con el propósito de generar un incremento en la velocidad y superar el empedrado de las calles de la época. Sin embargo, para 1885, dichos aparejos perdieron popularidad ante el ingreso de la “bicicleta de seguridad”, precursora de la bicicleta que conocemos en la actualidad.

Velocípedo Mesicek

Velocípedo Mesicek

Mesicek, compañía manejada en la actualidad por Zdenek, hijo de Josef Mesicek, comenzó a surtir de este tipo de vehículos a la Checoslovaquia de 1980 apoyado por un club de ciclismo local. La inquietud y necesidad de incrementar la colección de  “velocípedas”, se convirtió en una pasión transmitida generacionalmente y que al día de hoy posibilita la construcción de bicicletas con estas características. Al principio los Mesiceks no sabían si la gente estaría interesada en sus ceraciones y tampoco si serían capaces de manejar la producción. No tenían un plan de negocios, sin embargo, hoy en día, su trabajo es admirado por ciclistas aficionados alrededor del mundo.

Cada componente es elaborado a mano alcanzando sus exigentes estándares. Para Zdenek, las bicicletas Mesicek reflejan los principios del diseño de los primeros velocípedos y la artesanía de Mesicek es un homenaje a los valientes pioneros del ciclismo y a quienes fabricaron los primeros velocípedos como el francés Eugene Meyer y el inglés James Starley.

“Tenemos respecto absoluto a la tradición en términos de diseño y materiales,” comenta. “Intentamos producir la mejor mezcla de partes que fueron de buena calidad en el pasado pero hemos incorporado unos toques modernos como rodamientos a prueba de agua y rines más ligeros por ejemplo”.

Acerca de 

…Ya entendería yo, con cada pieza de alta relojería, que la mayor parte de lo que llamamos extraordinario se disfruta sin percatarse del paso del tiempo, pero mirando el reloj.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: