X

Top 5: relojes Omega que todo coleccionista de la marca debe tener


Hace unas semanas que tuvimos el gusto de compartir los alimentos con toda una institución de la cultura relojera. Y es que hablamos de la industria como si no importara su clientela, únicamente los lanzamientos y lo que la marca presenta durante ese año. Pero son los coleccionistas quienes la impulsan a llegar más allá y ayudan a desenmascarar a los impostores que se valen del engaño para vender aire y ofertar relojería que no lo vale a precios exhorbitantes. O dígame usted, estimado periodista, si no se ha topado con un alto directivo que le asegura que su firma de reciente creación es una de las pocas manufacturas verdaderas de la relojería suiza. Para nosotros estas historias pueden resultar inofensivas, pero un comprador podrá hacer mal uso de su dinero si es que logra ser convencido por charlatanes.

Nos deleitamos con Petros Protopapas durante una comida organizada por Omega México, el hoy Director del museo Omega, no siempre trabajó para la marca, y vivió de otras profesiones a fin de poderse costear esta bella afición a la relojería; un coleccionista no exclusivo, sino de la horología que importa, la de valor, la de la historia verdadera.

Asumió el cargo debido a su vasta experiencia y conocimiento generalizado, pero confesó a Watches World su sentir apasionado por Omega debido a la veracidad de sus historias y a su papel esencial en los fenómenos más importantes de la medición cronométrica a lo largo de la historia.

Paréntesis: la verdadera historia del Speedmaster Moonwatch

Petros viajó con una de las colecciones más impresionantes de Omega, la cual contaba con el primer Speedmaster de la historia (CK2915), además de otros tantos del icónico Speedy. Durante más de 3 horas dejamos hablar a nuestro personaje, no había que interrumpirle, pues lo que tenía que decir cambiará el rumbo de la historia de este increíble modelo. Sin embargo no echaremos a perder lo que la marca le tiene preparado. Simplemente avisaremos a usted, estimado lector que si eran aficionado al Speedmaster lo será aún más, y si no lo era deseará uno de sus ejemplares montado en la muñeca pronto, muy pronto.

También te puede interesar   “Octo” récord para Bvlgari Finissimo Automatic

Continúo el artículo luego de buscar un ángulo que sí pudiéramos publicar y el cual me pareció de utilidad para todo aficionado de Omega. La pregunta es práctica y bienintencionada:

¿Cuál es el top 5 de Omega para todo coleccionista?

–Selección por Petros Petropapas

1.- Speedmaster 

Cualquiera que sea el modelo, todo coleccionista de Omega conoce la importancia de Speedmaster. Sin embargo sé que esa no es la respuesta que buscarían, por lo que les comento lo siguiente: CK2915, este reloj fue presentado en 1957 y se trata del primer cronógrafo que luce una escala taquimétrica en el bisel. Ello con la finalidad de liberar espacio en la carátula y agilizar la lectura con un golpe de vista. Es el primero de la colección, el verdadero «papá» de los Speedy. Si usted es un coleccionista de Speedmaster simplemente es el Santo Grial. Sin embargo, no es un Moonwatch que, si se encontrara el que fue a la Luna con la tripulación Apolo XI sería el mayormente cotizado de todos los Omega. Ahora, en términos más accesibles podría conseguir un CK2998 de 1959 o un ST 105.003 del 65, ST 145.012 del 67, los primeros en ser testados por la NASA para misiones espaciales, y que todavía estaban dotados del calibre de cronógrafo de remonte manual 321. Más entrados en la década de los 70, finales de los años 60 surge el Mark II y algunas otras piezas por demás destacadas realizadas para los olímpicos etcétera.

También te puede interesar   El debut de Hermès en el SIHH 2018

2.- Omega Seamaster 

Presentado como parte de la trilogía en aquel lejano 1957, también el primer Seamaster es el mejor Seamaster. Por lo que esta referencia tiene por nombre CK2913. Si pudiera conseguir uno original básicamente estaría alcanzando un nivel de coleccionismo muy destacado en cuanto a los aficionados de Omega. Esta pieza está animada por el calibre 501, y marcó un antes y después en la relojería de buceo. Desafortunadamente no hay muchas de estas referencias disponibles en el mercado secundario, pero podrás hacerte de una reedición motivo de su 60 aniversario. Recuerde que esta es la pieza que monta en su muñeca el Agente 007.

 

3.- Omega Constellation

De esta colección destaca la referencia 4365 «Grande Luxe» desarrollada en 1950. Es uno de los relojes Omega mejor apreciados de la historia, y es que fungió como inspiración de diseño para muchas otras referencias posteriores, e incluso para la misma firma y su afamada Constellation. Se trata de una «joya» que vibra gracias al calibre mecánico de remonte manual 505. La carátula contiene indicadores desarrollados en forma diamante y luce agujas dauphine. Fue hecho enteramente de oro.

Fotografía propiedad de Watches And Art.

Para más información, visite: www.watchesandart.com

4.- Cronógrafo Omega de 1930

Quizá la historia de la marca para los no muy enterados de ella ha sido más brillante a partir de la Segunda Guerra Mundial. Sin embargo, la década de los 30 fue increíble para el mundo de la cronometría, con competencias de velocidad que invitaban a mejorar la precisión. Los cronógrafos de esta década son altamente valorados y los de Omega también lo son. En aquel momento los Omega contaban con una escala pulsométrica, taquimétrica, segundero pequeño y mecanismo monopusher. Lo cual hacía muy complicada la lectura, pero si los miramos hoy día son piezas de verdadero valor. Estas referencias eran comúnmente animadas por calibres de origen Lemania, renombrados a Omega 28.9, por ejemplo. Con esta firma Omega trabajaba da manera estrecha, al igual que con Tissot.

También te puede interesar   La complejidad simplificada en una sola pieza: Classic Perpetual Ludwig

5.- Omega Quartz

No, no hay un modelo que lleve este nombre, pero sí hay una cultura que realmente aprecia la contribución del cuarzo, tan criticado y atacado por haber puesto en predicamento a la relojería mecánica tradicional. Sin tocarnos el corazón, el cuarzo o la regulación por cuarzo ofrece grandes capacidades a un instrumento de precisión, los coleccionistas lo saben y más quienes vivieron en la década de los 70 y admiraban innovaciones espectaculares en este tipo de piezas. Omega continúa desarrollando referencias animadas por cuarzo, luego de presentar su primero en 1969 y llamarlo Electroquartz. Esta referencia estaba animada por el calibre 1300, que también dio vida a algunas piezas de Rolex y Patek Philippe, aunque usted no lo crea. Ofrecía un rate de precisión de 5 segundos de desviación por mes. Bueno, existen muchas más referencias destacadas de Omega en el campo de la relojería de cuarzo, uno que también nos fascina es el Omega Spacemaster Z-33 presentado ya en esta década y que monta el calibre 5666, que brinda información de cronógrafo, segundo huso horario y calendario perpetuo, entre otras más.

Sin lugar a dudas el coleccionismo de Omega está lleno de increíbles piezas disponibles en el mercado secundario, algunas de las cuales han sido recuperadas por la marca. Y qué locura, pues las manufacturas no se preocupaban por guardar algunas piezas para sus museos, ahora es trabajo de Petros Petropapas resguardar y engrandecer este museo.

Facebook Comenatarios

2 Comments

  1. Carlos Armando De Castro Azuero

Instagram