Blancpain, Time to Move 2019, la evolución de la tradición

¿Qué sucedía en 1735? Nacía la primera Manufactura suiza de relojería en Villeret, hogar del fundador Jehan-Jacques Blancpain, todo ello provocado por su visión enfocada en el desarrollo de un sector completamente nuevo para la época, quien luego de inscribir su apellido como marca de propiedad, Blancpain grabó su nombre en los libros de la historia.

Visitar Blancpain sugiere un paso más en el conocimiento profundo de la marca, y conocer sus dos edificios ha sido tremendamente positivo para vivir el saber hacer de la Casa y liberarlo a través de esta narración para usted, estimado lector. ¿Cómo se desarrolla un reloj de complicación? ¿Por qué incluir dos elementos complementarios en contra de los efectos negativos de la gravedad como lo son el tourbillon y el carrousel? ¿Qué historia une a Blancpain con el mar? Éstas y más dudas han quedado despejadas luego de recorrer las instalaciones de Le Brassus y Le Sentier, en el cantón suizo de Vaud.

Ahora, en nuestra más reciente visita a la manufactura pudimos conocer, de primera mano, las novedades de la Casa, por lo que le invitamos a compartir con nosotros estas bellas referencias de lanzamiento inspiradas en 2 escenarios principales: la herencia (Villeret) y la legitimidad (Fifty Fathoms).

Villeret

Extra Plate

Este reloj extraplano nos devuelve a la esencia, al protagonismo de las horas y los minutos. La elegancia y la discreción caracterizan los modelos de Villeret desde principios de los años 80. Su aspecto es contemporáneo a la vez que respeta la estética emblemática y la autenticidad de la colección. El estilo Villeret se reconoce por su bisel double pomme delicadamente redondeado, su esfera luminosa, unas agujas minuciosamente trabajadas en forma de hojas de salvia caladas, índices en números romanos y forjados en oro, y por su fina caja. Con el Villeret Extra-plate, Blancpain presenta un modelo que aún siendo más delgado que el resto de piezas de la colección, garantiza una fiabilidad y un rendimiento óptimos. Basado en el famoso calibre 1150, el movimiento de manufactura 11A4B de carga manual permite una autonomía de 4 días, alimentada por dos barriletes montados en serie y dotados de resortes de alto rendimiento.

El nuevo Villeret Extra-plate se presenta en una caja de oro rojo de 18 quilates o de acero de 40 mm de diámetro y 7,40 mm de espesor. La versión de oro viene con esfera opalina y correa de aligátor marrón, mientras que el modelo de acero se combina con una esfera blanca y correa de aligátor negra. Estos relojes también están disponibles con brazalete metálico estilo milanesa del mismo material que la caja. En total, son cuatro las novedades que se incorporan a la icónica colección.

Villeret GMT 

Blancpain devela hoy una complicación GMT con fecha y de lectura sumamente sencilla. La complicación GMT permite visualizar dos husos horarios simultáneamente. Hasta ahora, en la línea Villeret, se asociaban a los calendarios complejos. Este año, Blancpain ha querido otorgar a esta función un prestigio renovado y para ello le dedica un nuevo reloj : el modelo Villeret GMT Date. De aspecto sobrio y refinado, al igual que todas las piezas de la colección, esta novedad es asombrosamente sencilla de leer. La hora local, a la que está vinculada la fecha, se ve en primer plano mediante el disco horario en relieve formado por indicadores en números romanos, tan característicos de los modelos Villeret. La hora de referencia se indica sobre una escala de 24 horas.

La rápida corrección del huso, el ajuste de la fecha y la puesta en hora se pueden realizar fácilmente mediante la corona. El movimiento automático 5A50 anima este nuevo Villeret GMT Date, un movimiento totalmente diseñado y realizado en los talleres de la Manufactura, como debe ser en Blancpain. Este mecanismo, que incorpora las últimas novedades técnicas de la marca, está dotado de una reserva de marcha de cuatro días y de un espiral de silicio.

La caja de esta nueva pieza posee un diámetro de 40 mm. Se presenta en oro rojo de 18 quilates y en acero. Cada material se combina con distintas esferas, opalina y blanca respectivamente. Los dos modelos están disponibles con correa de aligátor o brazalete de metal.

También te puede interesar   TAG Heuer presente en el Auto Show de Ginebra

Villeret Date

A menudo asociada a las fases de la luna, la fecha ahora se presenta en solitario, en una ventanilla sutilmente integrada en el disco horario. El resultado es una pieza de esfera equilibrada, cuyas generosas proporciones facilitan su ya de por sí sencilla lectura. Cuando se trata de relojes para mujer, si debe citarse un nombre ese es, sin duda alguna, el de Blancpain.

Blancpain presenta hoy una nueva pieza femenina para su línea Villeret, equipada con un calendario, se impone por su estética refinada y sus detalles curvados. La ventanilla que alberga la fecha tiene forma ovalada, toda una novedad en la colección. Los números que la recorren han sido asimismo rediseñados con trazos redondeados.

La caja, de 33,2 mm de diámetro y disponible en acero o en oro rojo, está engastada con 48 diamantes de talla brillante. Como de costumbre en la colección Villeret, la versión de acero viene con una carátula blanca y el modelo de oro rojo con dial opalina, ambos engastados con diamantes de talla brillante. Con el fin de brindar multitud de posibilidades a sus clientas, Blancpain ofrece una variante desprovista de estos engastes. Así, los cuatro relojes presentados se montan a gusto del portador en una correa de aligátor o de metal estilo malla milanesa. Asimismo, se pueden adquirir con un kit de cinco correas intercambiables a placer. Si bien el estilo es una máxima en este nuevo Villeret Women Date, la técnica relojera sigue siendo su pura esencia. El movimiento 1151 anima este reloj con una reserva de marcha de cuatro días y equipado con un espiral de silicio, valorado especialmente por sus propiedades cronométricas. Visible tras un fondo de zafiro, el movimiento está decorado conforme a los códigos de la relojería tradicional, tal y como atestigua su masa oscilante, con decoración guilloché de nido de abeja.

Fifty Fathoms 

Automatique Ceramic Dial 

Este año, Blancpain revela una elegante versión provista de una preciosa caja de oro rojo satinado y, por primera vez en la historia de la colección, con una carátula de cerámica azul.

Con esta combinación inédita de materiales y colores, Blancpain propone un maridaje doblemente osado. La cerámica técnica, que ya utilizó Blancpain en los biseles de sus modelos Bathyscaphe, tiene muchas ventajas. Su dureza, seis veces superior a la del acero, le confiere propiedades excepcionales tales como una resistencia y durabilidad extraordinarias. A pesar de lo complejo que resulta trabajarlo y fabricarlo, la apuesta de Blancpain por este material se debe a la profundidad cromática que le permite obtener.

Así, el nuevo Fifty Fathoms Automatique presenta reflejos de cobalto que contrastan con el soleado centro de la esfera y el disco horario mate. El ADN de la colección se reconoce al instante : sus números, índices y agujas recubiertos de material luminiscente, su cristal de zafiro resistente a los arañazos y ligeramente abombado, y su bisel giratorio unidireccional de borde estriado, son detalles que nos remontan a los orígenes de este reloj. Estos signos distintivos, dictados por una larga experiencia con el buceo, garantizan una perfecta legibilidad en cualquier circunstancia. Dotado de una caja de 45 mm de diámetro y hermético hasta 300 metros, el nuevo Fifty Fathoms Automatique late al ritmo del movimiento 1315.

Automatique Titanium 

Se presenta el primero con carátula negra y caja de titanio, con lo cual se respeta al 100% la estética de la emblemática pieza nacida en 1953. Como pionero en la oferta de relojes de buceo, este modelo cuenta con múltiples referencias que ofrecen desde carátulas azules y biseles de cerámica, hasta diferentes complicaciones. La pieza novedad se muestra en caja de titanio de 45 mm de diámetro con 15.4 mm de grosor, con lo cual no se pierde robustez, pero se gana comodidad y durabilidad gracias a las propiedades de este metal.

Calibre mecánico automático 1315 de manufactura, con funciones de horas, minutos, segundos y fechador. Posee tres barriletes para entregar 120 horas de autonomía.

Nageurs Combat

Pionera en el desarrollo de relojes de buceo militares y civiles, Blancpain rinde homenaje a la colaboración original que emprendió con los fundadores de la unidad de Nadadores de combate francés. Inspirada por este legado, la Manufactura desvela un Fifty Fathoms de edición limitada de 300 ejemplares, estampadas con los símbolos que representan a los buceadores militares franceses.

También te puede interesar   En 40 años los tiburones dejarán de existir... Oris busca evitarlo

En 1953, Blancpain pudo entregar a los franceses un instrumento que cumplía todos los requisitos de su lista, tal y como pudieron comprobar. El reloj superó de manera sobresaliente todas las pruebas y se convirtió en uno de los componentes esenciales del equipo de nadadores de combate del ejército francés. Más tarde lo adoptaron también fuerzas navales de otros países. Blancpain había creado un reloj único : el Fifty Fathoms.

En homenaje a su estrecha colaboración con los fundadores de la unidad de los Nadadores de combate franceses, Blancpain ha querido desvelar una edición especial de su reloj de buceo Fifty Fathoms. El Ejército francés, en apoyo a esta iniciativa, ha autorizado a la Manufactura a marcar el fondo de su nuevo modelo con la insignia de los Nadadores de combate: un ancla central, dedicada a los marinos, rodeada por dos caballitos de mar alados que representan a la vez el universo submarino y a los paracaidistas. En la cara frontal del reloj figura discretamente un segundo emblema : el número 7. Dado el riesgo de que el oxígeno se vuelva tóxico bajo una presión parcial de 1,7 bar, la profundidad máxima a la que pueden descender los buceadores militares con oxígeno puro es de 7 metros.

Fiel a la reputación de su ancestro, la edición especial Nageurs de combat garantiza su robustez y fiabilidad gracias al movimiento automático 1315. Dotado de un calendario visible a través de una ventanilla, posee un espiral de silicio que sirve de escudo antimagnético. Tres barriletes dispuestos en serie permiten una reserva de marcha de cinco días. La caja, de acero satinado y de 45 mm de diámetro, es hermética hasta 30 bar (aproximadamente 300 metros).

Barakuda

El modelo de edición limitada Blancpain rediseña uno de sus relojes de buceo de finales de los 60: el Barakuda. Limitada a 500 ejemplares, la edición 2019 conserva los rasgos de la versión de la época, a la vez que aprovecha las innovaciones técnicas, fruto de la dilatada experiencia de Blancpain en el ámbito del submarinismo.

Cuando fue lanzado en 1953, el Fifty Fathoms fue el único reloj de buceo a la altura de las exigencias de los buceadores especializados. Los «hombres rana» de los mayores cuerpos de marina del mundo lo incorporaron rápidamente como elemento fundamental de sus equipos. Los franceses fueron los primeros en aprovisionarse de los modelos Fifty Fathoms para sus misiones subacuáticas, seguidos por otras élites militares como la Bundesmarine alemana en los años 60.

Esta última adquirió sus Fifty Fathoms por medio de Barakuda, una empresa especializada en la producción y comercialización de material técnico de buceo. Pero aparte de los relojes destinados a la armada, la empresa introdujo en el mercado germánico un modelo para civiles con un estilo particular que destacaba, entre otras cosas, por el uso de índices rectangulares bicolores, las agujas fluorescentes pintadas de blanco, así como por la visualización constante de un calendario a las 3 h.

Algunos de los relojes de esta serie se montaban sobre una correa de caucho estilo Tropic la cual, además de ser muy popular entre los buceadores, era famosa por su durabilidad y por lo cómoda que era al llevarla. El nuevo Fifty Fathoms Barakuda reinterpreta fielmente los códigos estéticos de aquel reloj de finales de los 60. Su esfera negra está jalonada por grandes índices rojos y blancos recubiertos de Super-LumiNova® «radio viejo».

Las agujas, asimismo luminiscentes, tienen forma de lápiz y están lacadas en blanco. La fecha, elemento esencial del reloj de la época, recupera su posición predilecta en una ventanilla destacada. A estos atributos vintage, Blancpain añade su emblemático bisel unidireccional con inserción de zafiro abombado y resistente a los arañazos, una innovación que la marca desarrolló en 2003. La caja de esta novedad, de acero satinado y hermética a 300 metros, tiene un diámetro de 40 mm, unas dimensiones reservadas solamente para los relojes Fifty Fathoms de edición limitada.

También te puede interesar   Royal Oak Frosted Gold de AP, 40 años de feminidad y atemporalidad

Alberga el movimiento automático 1151, cuyo uso deportivo en este caso no está reñido con los acabados de alta gama. El remontaje de sus dos barriletes se efectúa por medio de un rotor abierto, haciendo así referencia a algunos relojes históricos de la colección. Hoy atípica, esta geometría servía antaño para relajar la masa oscilante con el fin de proteger al movimiento.

Specialities 

Air Command

Dejamos el plato fuerte para el final, y en claro que el Presidente de la marca nos ha asegurado que la firma rindió un homenaje a este reloj histórico, pero que no tiene pensado explorar este escenario.

Este cronógrafo nos lleva de regreso a finales de los 60 con el modelo Fifty Fathoms Barakuda de edición limitada Blancpain, que rediseña uno de sus relojes de buceo de finales de los 60. Limitada a 500 ejemplares, la edición 2019 conserva los rasgos de la versión de la época, a la vez que aprovecha las innovaciones técnicas, fruto de la dilatada experiencia de Blancpain en el ámbito del submarinismo.

Cuando fue lanzado en 1953, el Fifty Fathoms fue el único reloj de buceo a la altura de las exigencias de los buceadores especializados. Los «hombres rana» de los mayores cuerpos de marina del mundo lo incorporaron rápidamente como elemento fundamental de sus equipos.

Los franceses fueron los primeros en aprovisionarse de los modelos Fifty Fathoms para sus misiones subacuáticas, seguidos por otras élites militares como la Bundesmarine alemana en los años 60. Esta última adquirió sus Fifty Fathoms por medio de Barakuda, una empresa especializada en la producción y comercialización de material técnico de buceo. Pero aparte de los relojes destinados a la armada, la empresa introdujo en el mercado germánico un modelo para civiles con un estilo particular que destacaba, entre otras cosas, por el uso de índices rectangulares bicolores, las agujas fluorescentes pintadas de blanco, así como por la visualización constante de un calendario a las 3 h. Algunos de los relojes de esta serie se montaban sobre una correa de caucho estilo Tropic la cual, además de ser muy popular entre los buceadores, era famosa por su durabilidad y por lo cómoda que era al llevarla.

El nuevo Fifty Fathoms Barakuda reinterpreta fielmente los códigos estéticos de aquel reloj de finales de los 60. Su carátula negra está jalonada por grandes índices rojos y blancos recubiertos de Super-LumiNova® «radio viejo». Las agujas, asimismo luminiscentes, tienen forma de lápiz y están lacadas en blanco. La fecha, elemento esencial del reloj de la época, recupera su posición predilecta en una ventanilla destacada. A estos atributos vintage, Blancpain añade su emblemático bisel unidireccional con inserción de zafiro abombado y resistente a los arañazos, una innovación que la marca desarrolló en 2003.

La caja de esta novedad, de acero satinado y hermética a 300 metros, tiene un diámetro de 40 mm, unas dimensiones reservadas solamente para los relojes Fifty Fathoms de edición limitada. Alberga el movimiento automático 1151, cuyo uso deportivo en este caso no está reñido con los acabados de alta gama. El remontaje de sus dos barriletes se efectúa por medio de un rotor abierto, haciendo así referencia a algunos relojes históricos de la colección. Hoy atípica, esta geometría servía antaño para relajar la masa oscilante con el fin de proteger al calibre.

Marco Alegría

…Ya entendería yo, con cada pieza de alta relojería, que la mayor parte de lo que llamamos extraordinario se disfruta sin percatarse del paso del tiempo, pero mirando el reloj.

"Las opiniones de este artículo son responsabilidad de quien lo escribe. El director editorial responsable de este sitio es Guillermo Lira Plaza".

Leave a Reply