Omega regresa a la Luna con la película First Man de Universal Pictures

Omega ha protagonizado historias tan increíbles y peligrosas como trascendentales para la historia del hombre. En aquel lejano 1969 la Luna no había sido conquistada y la carrera aeroespacial fungía como la victoria de la conocida Guerra Fría.

Estados Unidos emprendía un viaje con recursos ilimitados para poder alunizar, no obstante todo era nuevo; las especificaciones de la nave habían sido diseñadas con base en expectativas propias de la entonces NASA y así también los instrumentos de a bordo. ¿Qué efecto tendrían tan lejos de la Tierra?

Misión peligrosa, Apolo 11 – First Man 

Del director Damien Chazelle se desprende esta cinta protagonizada por Ryan Gosling en el papel de Neil Armstrong. Cortometraje que se estrena el día 12 de octubre en los Estados Unidos y que narra la historia del primer hombre en la Luna, astronauta en jefe de aquella misión.

Desde el punto de vista visceral e íntimo de Armstrong, y basado en el libro de James R. Hansen, la película explora los triunfos y el precio que el personaje central tuvo que pagar, sacrificando amigos y familia por la demanda de una nación en una de las misiones más peligrosas de la historia.

Omega Speedmaster Moonwatch

Dentro de su programa espacial de rápida aceleración en 1964, la NASA buscó un reloj que pudiera calificar para todas las misiones tripuladas. Muchas marcas enviaron sus relojes para las pruebas de castigo, pero solo sobrevivió el Speedmaster de Omega. Como resultado, se declaró “Vuelo calificado para todas las misiones de espacio tripulado” el 1 de marzo de 1965.

También te puede interesar   "Lady Tudor", Lady Gaga se convierte en Embajadora de la marca, Born to Dare

A partir de entonces Omega fue el único proveedor de relojes para el Programa de Vuelo Espacial de la NASA. Su uso en el espacio se ha extendido a través de las misiones finales de Mercury y los programas Gemini, Apollo, Skylab y Apollo-Soyuz. El Speedmaster todavía está en uso para vuelos espaciales hoy y ayuda a mantener un registro del tiempo en la Estación Espacial Internacional.

Por supuesto, como parte de esta historia, el Speedmaster de Omega forma parte de la cinta al convertirse en el primer reloj usado en la luna en 1969 durante la misión Apollo 11. Para la producción de First Man, la firma de relojería suministró modelos Speedmaster de los sesenta y algunos otros relojes de la época.

Relojes que aparecen en la película:

Omega Speedmaster ST 105.003

Este reloj lo porta Ryan Gosling durante el entrenamiento de la misión Apolo en su personaje como miembro de la NASA. En la vida real, también habría sido el modelo que el astronauta Ed White del Proyecto Géminis usó durante la primera caminata espacial estadounidense el 3 de junio de 1965.

Omega Speedmaster ST 105.012

Este famoso Moonwatch es usado por los actores que retratan a los astronautas del Apollo 11 durante su misión histórica y el aterrizaje lunar.

También te puede interesar   Breguet celebra al caballero con su "Classic Tour", desde Londres

Omega CK 2605

Un reloj de pulsera de 1954, que ha sido usado por Ryan Gosling como el Neil Armstrong de la época en la pantalla durante la vida diaria del héroe.

Cronómetro Omega

Un cronómetro de la década de 1960 utilizado por los ingenieros de la NASA en la pantalla durante las fases de entrenamiento. A través del rol de la marca como Cronometrador Oficial de los Juegos Olímpicos, Omega tiene una historia reconocida y reconocida en el deporte y los dispositivos de cronometraje de precisión.

Más sobre Omega y su famoso Moonwatch

En un inicio, todos los modelos de Speedmaster de finales de los 50 y principios de los 60 utilizaron el 321 mencionado, que dio paso al 861 presentado en 1968/1969. Sin embargo, en 1964 se lanza un desafío por parte de la NASA, que consistía en enviar relojes totalmente confiables para resistir diferentes pruebas que pudieran similar condiciones adversas Lunares, con el motivo de la carrera aeroespacial detonada por la Guerra Fría. Tan sólo 4 marcas respondieron al llamado y finalmente el reloj seleccionado fue un Speedmaster, que viajó con los astronautas del Apollo 11 y alunizó junto con Buzz Aldrin, segundo hombre en pisar la superficie Lunar, y quien al momento portaba un Speedmaster del año 1965.

También te puede interesar   Cartier Women´s Initiative Awards, la marca busca mujeres excepcionales como tú

Debía resistir temperaturas de (71 °C) por 48 horas y cambiar a (93 °C) por 30 minutos, luego soportar (−18 °C), grados máximos y mínimos de humedad, choques de hasta 40 g en diferentes direcciones, aceleración lineal de 1 a 7.25 g con espacio de 333 segundos de diferencia y presiones de 1.6 atmósferas durante una hora, entre otras. El calibre debía ser de cronógrafo manual, pues a pesar de que en 1969 ya existían cronógrafos automáticos, la alteración en la gravedad podría alterar el remontuar de la pieza. Hasta la fecha, los Moonwatch gozan de un calibre 1861 de carga manual, y cumplen con las especificaciones del único reloj Lunar.

Previo a ello, un Omega circundó la atmósfera gracias al empleo de pilotos de la fuerza aérea destinados a misiones espaciales.

Acerca de 

…Ya entendería yo, con cada pieza de alta relojería, que la mayor parte de lo que llamamos extraordinario se disfruta sin percatarse del paso del tiempo, pero mirando el reloj.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: