X

Tudor inunda Baselworld con su Black Bay


Tudor es una de las marcas que mayor legitimidad ofrece en cuestión de relojería enfocada a la práctica del buceo. En este sentido, el nuevo Black Bay P01 se presenta producto del desarrollo de un prototipo de los años 60, que buscaba llenar de fiabilidad a los buceadores de la época.

 

Esta pieza fue producto de la conexión que existía entre la marca y la Marina estadounidense, buscando sustituir al Oyster Prince Submariner referencia 7928.

Si bien se realizó una fase de desarrollo que arrojó varios prototipos, el proyecto con el código Commando era el más avanzado para la época, pero nunca se hizo realidad. Fue el reloj 7016 el que finalmente reemplazó al 7928, pero en 2019 la marca retomó la estética e inspiración de esta pieza a partir de echar un clavado en los archivos de la marca.

50 años más tarde presenta una pieza animada por el calibre de manufactura MT5612 con certificación por el COSC, dotado de espiral de silicio y autonomía de 70 horas de reserva de marcha, todo en caja de acero satinado con corona a las 4 h y eslabón final abatible con sistema de bloqueo de bisel giratorio.

También te puede interesar   Oro y acero para el caballero: BR 03-90 Steel & Gold

Este reloj Black Bay P01 refleja el carácter del experimental proyecto como una combinación de reloj de submarinismo y navegación. En aquel entonces el sistema de eslabón abatible fue patentado, el cual incluía un sistema de fijación y desmontaje del bisel, lo cual no ha sido del toro reproducido en la pieza de nuestro tiempo, pero se inspira en él. Por lo cual ofrece un sistema de parada del bisel giratorio con un eslabón final móvil en punto de las 12 horas.

Esta pieza presenta hermeticidad hasta los 200 metros y exhibe las horas, minutos, segundos y fechador. Se abraza al pulso mediante una correa con base de caucho y revestimiento de cuero marrón.

Black Bay Chrono S&G

Esta pieza está animada por el calibre de manufactura de remonte automático MT5813 con certificación COSC, que dará la fiabilidad y precisión por, al menos 70 horas, a 4 Hz. El mecanismo de cronógrafo automático cuenta con rueda de pilares y embrague vertical, mientras que en la parte estética ha sido inspirado en los primeros modelos de cronógrafo de la marca de los años 50.

El modelo Black Bay Chrono S&G incorpora una carátula inspirada en los relojes de submarinismo de dicha época, pero le dota de las agujas Snowflake de finales de los 60. Su estética es más moderna y tradicional, con caja de acero inoxidable y extensión de 41 mm de diámetro con acabados pulido y satinado, así como la inclusión de un bisel fijo de oro amarillo con disco de aluminio anodizado negro mate y escala taquimétrica con marcas de oro amarillo. La corona, a juego, y los pulsadores de oro destacan el conjunto, que puede ser abrazado al pulso mediante un brazalete de acero y oro amarillo, correa de cuero marrón o tejido negra con cierre de hebilla. Ofrece hermeticidad de 200 metros.

También te puede interesar   Récital 21 el guardatiempo exclusivo de Bovet

 

Black Bay Bronze

Este modelo, que fue ganador del Petite Aiguille en el GPHG de 2016 representó la tradición naval y un hito para la marca, ya que su diseño se colocó en una de las piezas favoritas de los clientes.

Este 2019 la firma presenta un nuevo modelo con carátula gris pizarra y carátula sombreada. La caja de bronce de 43 mm es satinada y su color cambia según los hábitos del portador, como sucede con los relojes de bronce. En el interior vibra el calibre manufactura certificado COSC MT5601 con espiral de silicio y reserva de 70 horas de autonomía. Las agujas Snowflake son ya un distintivo de los relojes de submarinismo de Tudor, por lo que lucen espectaculares en este conjunto.

También te puede interesar   Omega Seamaster Professional Diver 300M, el reloj de James Bond

Finalmente, la pieza se ofrece con una correa de tejido Jacquard a juego, inspirada en una desarrollada en material elástico reciclado de un paracaídas de rescate francés. Pero si lo prefiere podrá pedir un strap de cuero envejecido a juego destacando su espíritu rústico.

 

Black Bay 32/36/41 S&G

La firma ha lanzado un nuevo brazalete de cinco eslabones en oro amarillo y acero, ofreciéndolo en diferentes referencias y tamaños para la caja.

Se puede optar por diámetro de 32, 36 y 41 mm, además de por diferentes opciones de color para la carátula: negro mate o champagne satinado, las agujas Snowflake comprementan la ecuación. En el interior de todos, y cada uno de los modelos, vibra el calibre ETA 2824 con 38 horas de autonomía a 4 Hz y funciones de: horas, minutos y segundos.

Facebook Comenatarios

Suscríbete a nuestro Newsletter


Instagram