X

Omega celebra 70 años de Seamaster Diver en 2018, y nos muestra el lado oscuro de la Luna con su Apollo 8


Es el año en el que la marca presenta menos novedades que en los últimos años, corrección, presenta un producto más enfocado a pesar de tener menos referencias en el portafolio. Los distribuidores están contentos y la marca ve con buenos ojos este tipo de piezas que, sin duda les fortalecerán para conseguir un gran año de penetración con sus coleccionistas.

Seamaster Professional Diver 300M / 70 años de su nacimiento 

Desde 1993, el Seamaster Professional Diver 300M ha disfrutado de un seguimiento legendario. Adorado por su diseño y tecnología oceánica, el reloj original marcó el regreso triunfal de Omega al mundo de los relojes de buceo y también encendió la asociación de larga data de la marca con James Bond. Ahora, 25 años después, ha llegado una nueva colección audaz. La firma está presentando un facelift completo de este famoso reloj en 2018, con 14 modelos únicos, incluidos 6 en acero inoxidable y 8 en una mezcla de acero inoxidable y oro.

Ahora con un tamaño de 42 mm más grande, a cada nuevo Diver 300M se le ha otorgado un cronómetro maestro Calibre 8800, que lleva instantáneamente la colección a un nivel superior de precisión, rendimiento y resistencia magnética. Cada detalle del diseño exterior también ha sido repensado, incluido el bisel de buceo icónico, que ahora está hecho de cerámica con la escala de buceo en Ceragold o esmalte blanco (para una blancura y durabilidad más duraderas).

Los diales también están hechos de cerámica pulida y están disponibles en color negro, azul o PVD cromado. En particular, Omega ha reintroducido el patrón ondulado (ahora grabado con láser) que era una característica popular del diseño original.
Todos los índices se han generado y rellenado con Super-LumiNova y, para realizar un seguimiento de los días, la ventana de fecha se ha movido a las 6 en punto. Incluso las manos del esqueleto (chapadas en rodio, oro de 18 quilates o azulado) se han reformado sutilmente, lo que seguramente los fanáticos del modelo notarán.

Uno de los detalles más importantes del Diver 300M siempre ha sido su válvula de escape de helio. Para los nuevos modelos, la válvula ha recibido una forma cónica y ha sido patentada por OMEGA con una tecnología ingeniosa que le permite funcionar bajo el agua. Al girar el reloj, se ve un borde ondulado en el fondo de la caja, así como cristal de zafiro, a través del cual se puede ver el movimiento aprobado por METAS.
Finalmente, cada modelo se presenta en una pulsera de metal icónica tradicional o una correa de caucho negra o azul integrada. Las pulseras de metal presentan un nuevo diseño ergonómico y se han integrado estrechamente a la carcasa. También incluyen un extensible patentado de Omega con una extensión de buzo útil.

También te puede interesar   Oris, el jazz y la precisión de la música

Cuando el Seamaster Diver 300M fue lanzado hace 25 años, OMEGA introdujo un metal muy exclusivo conocido como tántalo (tantalio). El color funcionó a la perfección dentro del nuevo y revolucionario diseño de relojes, que también incluía características profesionales como una válvula de escape de helio y un cierre de buzo extensible.
Este año, OMEGA está rindiendo homenaje a la liberación de 1993 al introducir un modelo especial con tántalo, limitado a 2.500 piezas. Una vez más, el uso de este metal le da al reloj un toque único y ofrece una adición coleccionable a la nueva selección de Diver 300M.
Con un tamaño de 42 mm, este modelo de edición limitada sigue los mismos principios de facelift que la nueva colección Seamaster Diver 300M. Por ejemplo, la válvula de escape cónica de helio, el fondo de caja con borde de onda y la pulsera integrada.

En esta versión, el tántalo se ha utilizado para la base del bisel, así como en los eslabones intermedios del brazalete. Los tonos de gris metal de los metales ofrecen un sutil contraste con el titanio de grado 2, que Omega ha utilizado para la caja cepillada y el brazalete.

Al girar el reloj se muestra un fondo transparente que muestra una imagen del caballito de mar Omega, que es un símbolo icónico asociado con la línea Seamaster. A través del cristal de zafiro, también se puede ver el movimiento del cronómetro maestro 8806, certificado por el Instituto Federal de Metrología de Suiza (METAS).

Seamaster 1948 Ediciones Limitadas

Los conflictos armados, aunque son devastadores, a menudo llevan a la innovación y los nuevos relojes Seamaster Edición Limitada de Omega están firmemente relacionados con la historia de la Segunda Guerra Mundial. Entre 1940 y 1945, OMEGA suministró más de 110 000 relojes al British Ministry of Defence (MoD, el Ministerio de Defensa Británico) para su utilización en la Royal Air Force (RAF, la Fuerza Aérea Británica) y sus otros cuerpos de ejército. Estos relojes fueron muy valorados por los aviadores y marinos británicos, debido a su resistencia al agua y a su fiabilidad en combate. El fin de la guerra y el subsiguiente optimismo toparon a OMEGA en la cumbre de su creatividad y la firma respondió a la demanda de un reloj con la misma tecnología robusta y fiable, pero estéticamente más apropiado para la vida civil.

Lanzada en 1948, la línea Seamaster fue la primera familia de relojes de OMEGA. Estos relojes de magnífico diseño, que alcanzaron todavía mayor estanquidad que sus homólogos militares, gracias a la novedosa tecnología de juntas O-ring utilizada por Omega, llegarían a ser universalmente apreciados y respetados. En 2018, el 70 Aniversario del Seamaster, Omega rinde homenaje a aquellos relojes excepcionales con el lanzamiento de dos modelos de Edición Limitada inspirados en los clásicos de 1948.

También te puede interesar   Blancpain y la complejidad de un “simple” day-date…

Aunque ambos modelos se mantienen fieles al diseño original de la posguerra, el Seamaster 1948 Small Seconds y el Seamaster 1948 Central Second incorporan calibres que son en gran medida producto del siglo XXI. Dotados respectivamente de los movimientos Master Chronometer 8804 y 8806, estos relojes han ganado la batalla contra las pruebas del más alto nivel del sector de relojería.

La caja en acero noble, el bisel pulido, la carátula convexa plateada opalina y la corona pulida y grabada con el símbolo Ω de época son comunes a los dos relojes; pero un examen más minucioso de las agujas en oro blanco de 18 qt pulido con diamante revela sutiles diferencias entre ambos. En el Seamaster 1948 Small Seconds, la aguja horaria y el minutero convexo son de estilo feuille, mientras que, en el Central Second, las agujas horarias son de estilo dauphine y están rellenas de Super-LumiNova blanco. En el modelo Central Second, tanto el minutero como el segundero son convexos.

El Seamaster 1948 Small Seconds incluye un pequeño segundero situado a las 6 y se presenta con una pulsera de piel marrón y hebilla de acero noble pulido y cepillado. La pulsera del modelo Central Second es de piel gris azulada. Igual que en las pulseras originales, ambas hebillas incluyen un logotipo Omega de época.

El fondo de caja de cada reloj tiene un «Naid Lock» OMEGA, orientado y patentado, y lleva grabados Seamaster Limited Edition, el número de la Edición Limitada y “Naid Lock”. Como un homenaje más a los muchos aviadores y marinos que pusieron su confianza en los relojes de OMEGA, el propio cristal plano de zafiro lleva grabados con láser y lacados a mano un logotipo del 70 Aniversario, una embarcación Chris-Craft y un avión Gloster Meteor, el primer reactor utilizado por la Royal Air Force. Los aventureros de hoy pueden también confiar en la integridad del Seamaster: los nuevos modelos son herméticos hasta una presión y profundidad de 6 bar/60 m/200 pies.

Los dos relojes están maravillosamente presentados en su propio estuche especial, realizado en cuero suave marrón. En cada estuche, el reloj se mantiene recto, pero fácilmente extraíble, gracias a una base magnética. Se incluyen también una pulsera Nato de repuesto en el color gris Admiralty original, una pulsera de piel y una herramienta para cambiar de pulsera. Cada modelo está limitado a 1948 ejemplares.

Speedmaster Dark Side of the Moon Apollo 8

El lado oscuro de la Luna es  será símbolo de misticismo y admiración por parte del hombre. Y este año Omega se liga a él gracias al aniversario de la misión aeroespacial Apollo VIII. 50 años después de la misión Apolo 8, la primera que orbitó alrededor de la Luna, Omega lanza este reloj que, diferencia de los anteriores modelos Dark Side, se trata de una versión decorada especialmente del famoso movimiento Moonwatch de Omega.

También te puede interesar   Piaget presentó su colección de oro en el SIHH 2019

Para exhibir el mecanismo interior, la esfera de este reloj ha sido magistralmente esqueletada. Dentro, se ha utilizado la ablación por láser para decorar con precisión los puentes y la platina principal del movimiento ennegrecido, lo que produce una visión realista de la superficie lunar. Y, como la Luna, muestra dos caras. La cara de la carátula tiene un tono más claro, para representar nuestra visión de la superficie lunar desde la Tierra, mientras el fondo del reloj ahonda en la cara oscura que solo los astronautas logran ver.

En esta nueva creación, Omega ha adoptado otra vez su famosa innovación “Dark Side of the Moon” y producido todo el reloj en cerámica de óxido de circonio negra. Para contrastar con este tono oscuro, la firma ha optado por un código de color amarillo. Omega utilizó por primera vez la codificación de color en su colección Speedmaster en 1968, para un modelo Speedmaster Racing. Hoy, ya que el amarillo suele asociarse con la velocidad, pareció la elección ideal para este nuevo reloj.

Las agujas del cronógrafo están barnizadas en amarillo y la escala de taquímetro y la corona están rellenadas con Super-LumiNova. El tema del negro y el amarillo se extiende a la pulsera de piel, que contiene una lámina de caucho amarillo en su parte central interna. Una vez confeccionada la pulsera, se utiliza una herramienta especial para crear microperforaciones y mostrar así el caucho amarillo interior.

«WE’LL SEE YOU ON THE OTHER SIDE» 

Esta es la frase grabada en el fondo de caja y dicha por Jim Lovell, el piloto del Módulo de Mando a bordo de la misión Apolo 8, al iniciarse la órbita pionera de la tripulación alrededor de la cara oculta de la Luna: un hemisferio misterioso nunca visto antes por ojos humanos. Segundos antes de que la nave espacial saliera del área de contacto por radio, Lovell dirigió al control en tierra estas últimas palabras tranquilizadoras.

Poca gente podrá nunca llegar a presenciar desde tan cerca la misteriosa y distante superficie lunar, pero ponerse el OMEGA Speedmaster Dark Side of the Moon Apollo 8 es entrar en auténtica conexión con la historia de los viajes espaciales. Su versión ennegrecida y decorada del calibre 1861 -llamado 1969 como homenaje al primer alunizaje tripulado- es un recordatorio directo del movimiento Moonwatch original y del inigualable legado espacial de la marca.

Postdata: Omega, homenaje al metraje olímpico y De Ville Trésor

Facebook Comenatarios

Instagram