MIDO Ocean Star, del mar a la tierra y de regreso…

Mido celebra 100 años de historia este 2018 y, como tal, había que entregar una colección destacada en cada una de sus líneas de producto. Si bien ya platicamos de la trilogía en Baroncelli, de su increíble Multifort con indicador de fecha por aguja y de su emblemático Commander Big Date. Este 2018 también se renueva la línea deportiva acuática.

Me refiero a Ocean Star, una que data de 1944 y que se ha caracterizado por dotar de total precisión y espíritu dinámico a los amantes del mar y sus actividades acuáticas. Fiel a su diseño robusto y sin complejos, esta pieza se refuerza con un par de referencias que destacan por dar la bienvenida a cromáticas diferentes.

También te puede interesar   Jaeger-LeCoultre celebra siete años de colaboración con el Festival Internacional de Cine de Shanghái

Ambas desarrolladas en caja de 42.5 mm de diámetro, en el primer caso contamos con una de construcción en acero inoxidable y embellecida con PVD oro rosa. La cual destaca por su combinación con una carátula azul marino y correa de textil a juego.

En el segundo ejercicio, una carátula verde militar granallada hace lucir a la caja de acero inoxidable con PVD de manera única, mientras que se abraza al pulso mediante una correa de piel de becerro color café.

Ambos relojes son ideales para lucir un look relajado fuera de las profundidades. Sin embargo las prestaciones de la pieza continúan ofreciendo la máxima tecnología en función de la precisión oceánica: fondo atornillado con garantía de hermeticidad hasta los 200 metros, bisel de aluminio, cristal de zafiro con tratamiento anti-reflejos y calibre 80 con el mismo número de horas de reserva de marcha a una frecuencia de 3 Hz.

También te puede interesar   TUDOR Heritage Black Bay Chrono le gana la carrera al tiempo

Finalmente, la indicación de las horas, minutos, segundos, día y fecha, serán completamente legibles y precisas gracias a la certificación otorgada al también conocido como calibre ETA CO7.621.

Acerca de 

…Ya entendería yo, con cada pieza de alta relojería, que la mayor parte de lo que llamamos extraordinario se disfruta sin percatarse del paso del tiempo, pero mirando el reloj.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: