, ,

Mido celebró su centenario en México


 |  29 octubre, 2018



Mido forma parte de la cultura de la precisión en nuestro país, y tan dentro ha calado en el entusiasmo de nuestras familias que muchos de nosotros ya habíamos tenido contacto con la marca desde nuestra infancia; nuestro padre, abuelo o algún familiar tuvieron Mido, y este deseo está más vivo que nunca tras la celebración en honor a los 100 años de la firma.


Publicidad
Publicidad

Mido VIP

Una lista de 30 selectos invitados tuvo a bien contemplar a esta redacción en las instalaciones del Foro Normandie, en donde de día se hizo de noche y de noche un brunch que contó con tres momentos de precisión.

Anfitriones: Edgar Embriz, Brand Director Mido México; Pamela Yzoba, Marketing & PR Manager, Tanya Herrera, Marketing & PR Coordinator y Jessica Pérez Escudero, Sr. Client Manager, fueron el equipo encargado de engalanar a los invitados y de guiarnos a través de tres momentos especiales y destacados durante este inolvidable brunch.

1.- Entrada: Ocean Star, de espíritu vintage y alma casual

Desarrollado para soportar cualquier tipo de inclemencia, el faro del estrecho de Gibraltar es reconocido por guiar a los navíos que surcan las aguas europeas a fin de avisarles a las embarcaciones que se acercan a las costas de la Península Ibérica.

Llevado a la relojería, esta pieza busca replicar dicha robustez a partir de la seguridad y fiabilidad de esta construcción, mientras que el calibre que vibra en su interior es de probada precisión para no fallar, sin importar las condiciones a las que sea sometido.

Ocean Star data de 1944 y que se ha caracterizado por dotar de total precisión y espíritu dinámico a los amantes del mar y sus actividades acuáticas. Fiel a su diseño robusto y sin complejos, esta pieza se refuerza con un par de referencias que destacan por dar la bienvenida a cromáticas diferentes.

Ambas desarrolladas en caja de 42.5 mm de diámetro, en el primer caso contamos con una de construcción en acero inoxidable y embellecida con PVD oro rosa. La cual destaca por su combinación con una carátula azul marino y correa de textil a juego.

En el segundo ejercicio, una carátula verde militar granallada hace lucir a la caja de acero inoxidable con PVD de manera única, mientras que se abraza al pulso mediante una correa de piel de becerro color café.

Ambos relojes son ideales para lucir un look relajado fuera de las profundidades. Sin embargo las prestaciones de la pieza continúan ofreciendo la máxima tecnología en función de la precisión oceánica: fondo atornillado con garantía de hermeticidad hasta los 200 metros, bisel de aluminio, cristal de zafiro con tratamiento anti-reflejos y calibre 80 con el mismo número de horas de reserva de marcha a una frecuencia de 3 Hz. Finalmente, la indicación de las horas, minutos, segundos, día y fecha, serán completamente legibles y precisas gracias a la certificación otorgada al también conocido como calibre ETA CO7.621.

2.- Sopa: Baroncelli Big Date, una nueva complicación para la marca

Una pieza que brilla por el nivel de elegancia que ofrece a su propietario; un tipo de estética totalmente atemporal y un look tan soberbio como clásico.

Dotado de una caja redonda desarrollada en acero inoxidable y acero con recubrimiento PVD según la versión, cada una de las 7 referencias presentadas como Baroncelli Big Date, cuenta con una apertura amplia en punto de las 6 horas para la visibilidad perfecta del gran fechador. Asimismo, los códigos de elegancia se complementan a partir del bisel doble, un cristal de zafiro y fondo de zafiro con tratamiento antirreflejos y por una carátula granulada destacada por sus agujas de doble cara. El conjunto es hermético hasta los 30 metros o su equivalente en bares de presión.

Como cada una de las líneas presentadas en Mido, esta referencia hace alusión a la magnífica y barroca Galleria Vittorio Emanuele II de Milán, con lo cual expresa en cada una de sus líneas redondez y refinamiento.

3.- Plato fuerte: Commander Icône, el lado oscuro de Mido

Nunca se había visto mejor, y si bien la estética atemporal de la pieza ha permanecido vigente desde el momento mismo de su lanzamiento en 1959, el nuevo recubrimiento PVD utilizado tanto para la caja como para el brazalete, acentúa su carácter de cara a los nuevos tiempos y tendencias de la horología actual. Este efecto lo vemos replicado en otras firmas del Grupo Swatch; no obstante, Commander es un icono al que le va muy bien ponerse el tuxedo.

Desarrollado en caja de 42 mm de acero inoxidable, el tratamiento PVD negro nos invita a conocer el Commander Icône en renovación total. Asimismo, la carátula negra con acabados rayos de sol, nos invita a perdernos en su circunferencia, solo para encontrarnos posteriormente con los vivos color naranja, un legítimo contraste que se inspira en el tono de la firma misma.

La pieza se abraza al pulso mediante un brazalete de acero inoxidable con PVD a juego, el cual se presenta en configuración de malla milanesa y se asegura gracias a un cierre de seguridad desplegable.

La máxima innovación del Grupo está presente con el extraordinario y robusto Calibre 80, que dota del mismo número de horas y precisión a esta referencia. De igual forma, este motor –en Mido– cuenta con una espiral de silicio, con lo cual el antimagnetismo resulta uno de sus “poderes”. La robustez de la maquinaria también tiene un sistema de resistencia a golpes y caídas. Por último, cabe mencionar que posee certificación de Cronómetro por el COSC, vibrando a frecuencia de 3 Hz.

Facebook Comenatarios



ESCRITO POR

…Ya entendería yo, con cada pieza de alta relojería, que la mayor parte de lo que llamamos extraordinario se disfruta sin percatarse del paso del tiempo, pero mirando el reloj.


notas relacionadas