,

Las 10 marcas de relojes inspiradas en los aviones y sus pilotos


 |  18 abril, 2018



Los relojes enfocados en la práctica de la aviación son tema de todos los años. Y es que se trata de una disciplina que cambió al mundo de la relojería, pues básicamente fue la causal de mudar el instrumento de precisión del bolsillo a la muñeca, en el caso de los relojes para caballero.


Publicidad
Publicidad

Y si bien aquel Santos de Cartier dista mucho de lo que la evolución solicitó a la relojería para fungir como un instrumento de precisión y compañero de vuelo. Es incuestionable su papel icónico dentro de cualquier artículo que hable de relojes y aviadores.

Las firmas de alta relojería ligadas a la aviación incorporaron y/o reinventaron sus colecciones en homenaje a los dueños del aire… los pilotos. Y por ello hemos definido a las 10 marcas que poseen mayor o mejores historias, e incluso nuevas inspiraciones para desarrollar relojería de altos vuelos.

Cartier – Santos

No hace falta que la Maison proponga un instrumento de grandes dimensiones y numerales romanos para ser considerada. Pues su Santos y la historia que le liga con el primer aviador en superar los estándares dados a principios de siglo para un vuelo tripulado son más carta que algunas otras firmas que se han volcado en desarrollar relojes para los pilotos.

En 1904 Louis Cartier revolucionó el mundo de la relojería para siempre, ya que había creado el primer reloj de pulsera para hombre: el Santos Dumont. Nombrado así en honor al piloto y “Padre de la aviación” Alberto Santos-Dumont -amigo de Louis-, el diseño geométrico y armonioso de la caja, así como los visibles tornillos, hacen del Santos un símbolo de Cartier, un sinónimo de status y una leyenda de la alta relojería mundial.

Zenith – Pilot Montre D´Aéronef Type 20

El reloj de pulsera para caballero es producto de dicha disciplina, y de igual manera existen compañías relojeras que desarrollaron los instrumentos de a bordo de las cabinas de pilotaje. Zenith es una de ellas, ya que este año nos demuestra que la aviación es parte de su herencia y su legado a futuras generaciones, y no sólo una moda pasajera.

Todo comenzó a principios del siglo XX con Louis Blériot y Léon Morane, dos de los pilotos más reconocidos en la historia de la aviación. Blériot cruzó por primera vez –en 1909– el Canal de la Mancha en un aeroplano construido con sus propias manos, mientras que un año después, Morane, con tan sólo 25 años, superó los 100 km/h en vuelo, velocidad inaudita para la época. Pero ¿qué tenían en común dichos personajes además de la pasión por la aviación?: un reloj Zenith.

A partir de 1938, el Type 20 de Zenith forma parte de los instrumentos predilectos de los profesionales del aire, gracias a sus características: fiabilidad, robustez, legibilidad y la más importante, su precisión. Este 2013 la Manufactura con sede en Le Locle, Suiza, presenta una colección de relojes de piloto Type 20, como tributo a su ADN.

Longines Lindbergh Hour Angle Watch 90 Anniversary

Básicamente la relación comenzó con el primer vuelo trasatlántico en solitario y sin escalas lo llevó a cabo Charles Lindbergh, y lo cronometró Longines. Así de simple y complejo es este auténtico momento histórico para la humanidad, y en cuestión relojera, un antes y después de las hazañas conseguidas por la firma de Saint Imier.

Todo sucedió el 20 de mayo de 1927, cuando en punto de las 7:52 h, el “Spirit of St. Louis” despegó del aeropuerto Roosevelt con destino al aeropuerto de Le Bourget, cerca de París. Al mando, un joven piloto estadounidense llamado Charles A. Lindbergh. Luego de 33 horas y media, aterrizó en el aeropuerto de Le Bourget, tras el primer vuelo trasatlántico sin escalas y en solitario. Una hazaña que haría historia. Como Cronometrador Oficial de la Federación Aeronáutica Internacional, Longines también participó en la homologación de esta proeza al cronometrar el vuelo y luego al agregarlo a la lista de los récords aéreos.

Esta hazaña desencadenó la creación del reloj de ángulo horario de Longines, que se ha convertido en un verdadero icono en la historia de la compañía. Diseñado por el propio Charles Lindbergh, en asociación con Longines, permitía determinar la longitud con precisión en vuelos de larga distancia. Pilotos o navegantes podían así orientarse con rapidez, eficacia y gran precisión. Se trata de una pieza que inspiró relojes de aviador en los años siguientes, no solo dentro de la marca, sino también fuera de ella. El año pasado se desarrollaron 90 piezas y, si es que consigue una, guárdela que es una pieza de colección y que se tasará de manera superior en el futuro.

Omega – Amelia Earhart, Moonwatch y Solar Impulse

Curiosamente la aviación de Omega se centra en instrumentos que buscaban llegar más allá de los cielos, al espacio. Y luego de haber creado el Speedmaster para las competencias de automovilismo, este reloj fue el seleccionado y aprobado por la NASA para las misiones espaciales. Prueba de ello que en 1969 alcanzó la Luna en aquella misión del Apollo XI. Sin embargo, la historia nos lleva más allá gracias a la participación de Omega en el vuelo ecuatorial que nunca se completo pilotado por Amelia Earhart. En su avión lucía un instrumento de Omega denominado 39 CHRO, un cronógrafo que buscaba cuantificar los tiempos. Además, ella lucía el famoso Omega 28.9, un reloj cronógrafo de pulsera, mientras que Fred Noonan, su copiloto, montaba en su muñeca un Omega de marina.

Asimismo, el proyecto Solar Impulse fue –en parte– patrocinado por Omega, que puso su dinero para apoyar un experimento de viaje alrededor de la Tierra sin turbinas o propulsión a gasolina, usando de combustible el Sol.

Bell & Ross – Racing Bird

Tanta pasión surge de los aires que la firma de origen francés se inspira en la aviación y los instrumentos de las cabinas de pilotaje para desarrollar no sólo una línea, sino toda su concepción de producto. Si bien hoy conocemos una gran diversificación de escenarios con origen militar y submarino, además de sus relojes destinados a otro tipo de pilotos, los de la F1. Bell & Ross nace de los aires, y por ello aterriza con colecciones enfocadas a los pilotos durante cada año calendario de presentación. Hoy destacamos uno de los modelos que más nos gustaron de la pasada feria de Baselworld. Su nombre es BR V1-92 y BR V2-94, se trata de un tres manecillas y un cronógrafo.

La firma ha presentado un nuevo diseño conceptual de avión de competencia y producto de ello se desprenden un par de ejemplares exhibidos en Baselworld como tema principal. Se trata, como siempre en Bell & Ross, de un tres manecillas y un cronógrafo, los cuales responden a:

Los nuevos relojes están diseñados para conectarse con el lenguaje de diseño del BR-Bird, que sigue los pasos de la inspiración en las motocicletas y en los automóviles. BR-Bird es el último modelo del estudio de diseño interno de Bell & Ross, que estaría enfocado en las competencias de Carreras Aéreas de Reno. El par de referencias Racing Bird son piezas de edición limitada que básicamente ilustran un reloj de piloto con una carátula blanca, detalles en azul, gris y naranja, y un dial de fecha que se inspira en los aviones.

Rolex – Air-King 

No, la legitimidad de Rolex no apunta principalmente a las alturas. Sí a la de calidad, una incuestionable, no obstante el reloj más importante de la marca va más allá de las disciplinas, pues lo han usado presidentes y mandatarios, pero también empresarios que desean mostrar el éxito obtenido en sus trabajos.

Sin embargo, Explorer se liga al alpinismo y a los hitos geográficos; Daytona a las competencias de motor y Submariner bueno, es obvio. En el caso de Air-King fue diseñado para los pilotos a partir de los años 30. El año antepasado conocimos más de esta historia gracias a su renovación.

Puntualidad, deportividad y seguridad son algunos de los elementos que conforman el nuevo Oyster Perpetual Air-King, el cuál rinde homenaje a los primeros conquistadores de los cielos, quienes solían acompañar sus vuelos más largos con un reloj Oyster. La importancia y la fama que crearon estos relojes fue determinada gracias a la alta tecnología desarrollada por la firma de la corona, la cual ha logrado capturar y seducir a múltiples pilotos de aviación profesional. Air-King, siendo un reloj con herencia aeronáutica, se presenta en un caja de acero 904L –de 40 mm– que, a su vez, monta una carátula en color negro destacando los números: 3, 6 y 9 para la visualización de las horas. La escala de los minutos es –de igual forma– fácil de leer, con la finalidad de proporcionar acceso inmejorable a los tiempos de navegación. La corona que se encuentra sólidamente enroscada a la caja, cuenta con sistema de doble hermeticidad patentado (Twinlock). Postdata, la certificación de Cronómetro Superlativo por la marca ya está presente en esta referencia, por lo que habremos de decir que es totalmente confiable gracias al calibre 3131. Un movimiento mecánico de cuerda automática desarrollado por Rolex. El oscilador está dotado por una espiral Parachrom, totalmente insensible a los campos magnéticos.

Breitling – Navitimer

Para pilotos comerciales, su visión fue darle un reloj a los nuevos amantes de los aires, y no enfocarse tanto a los pilotos de caza militares. Por ello es que a partir de 1930 ha fabricado instrumentos reconocidos como los principales aliados de pilotos y apasionados por la aviación. Fue en 1952 cuando el primer modelo Navitimer vio la luz, y desde entonces se ha posicionado como todo un emblema de la firma que ha conservado su esencia con los años, esto –claro está– sin dejar atrás un toque de innovación que lo sigue posicionando como el imprescindible dentro y fuera de cabina. Con esto en mente, la marca se enorgullece en presentar al más reciente miembro de esta célebre colección, se trata del Navitimer 1884, un cronógrafo que promete seguir con los más arraigados valores de aviación ahora en una serie limitada que rinde homenaje al linaje de Breitling con la ya famosa regla de cálculo de aeronáutica propia de 1952 y un calendario con fechador de aguja y doble ventanilla para indicar el día/mes.

IWC – Top Gun

Con un enfoque en la aviación militar, IWC sabe cómo desarrollar piezas de alta pasión por los aires y la velocidad, explorando los límites de la física de materiales a partir de la construcción de sus relojes cronógrafo, tres manecillas o complicaciones. Destacamos su Miramar, pues es el que básicamente no necesita explicaciones para enamorar, todo sucede a primera vista. Por ejemplo, este Pilot´s Watch Mark XVIII Top Gun Miramar ya luce caja de cerámica , e igualmente integra una interior de hierro dulce para combatir al magnetismo. El reloj de cronógrafo Miramar baja su diámetro a 44 mm e incorpora el nuevo movimiento 89361.

Hamilton – Centenario de aviación

Este año las presentaciones de Baselworld nos trajeron una colección espectacular, además de un aniversario. Se trata del centenario del enfoque que tuvo Hamilton en la aviación y sí, por allá del inicio del siglo pasado todos los caminos llevaban al cielo.

Y por ello, la firma de origen estadounidense comenzó a desarrollar instrumentos de aviación. Quizá usted deba saber también que durante mucho tiempo, Hamilton era reconocido como el reloj de lujo para el caballero en los Estados Unidos. En 1918 los relojes Hamilton fueron seleccionados como los cronometradores oficiales de los primeros vuelos del correo de los Estados Unidos. Las rutas eran Washington, Filadelfia y Nueva York. Más tarde, Hamilton cronometró el primer vuelo al Polo Norte. En los años 30 la marca fue nombrada el reloj oficial de las cuatro más grandes aerolíneas de los Estados Unidos, así como el cronometrador de los vuelos de costa a costa entre San Francisco y Nueva York. A partir de esos momentos Hamilton jamás soltó sus responsabilidades en la cronometría aérea, y se convirtió en el Cronometrador Oficial de la Red Bull Air Race en 2017, auspiciando también a un piloto y a un equipo dentro de la categoría.

En este artículo decidimos mostrarte el Hamilton X-Wind Chrono Quartz GMT, que muestra el segundo huso horario posicionándose de las funciones de la carátula, además de contener regla de cálculo y un bisel bidireccional ideal para los pilotos profesionales. Animado por un calibre de cuarzo suizo, es extraordinario para el día a día. Disponible en dos distintas, pero emocionantes, referencias.

Oris – Big Crown ProPilot Worldtimer

Oris es una marca que llena de producto real para personas reales. Es decir, accesibilidad y calidad extrema. Y su visión fue copar los aires, los suelos, los mares y la cultura. Estos son sus cuatro pilares, y ahora hablaremos del cielo.

Dirigido a los viajeros frecuentes, a quienes buscan vuelos más de 50 veces al año y hacen de los aeropuertos su segunda casa… Este reloj posee un sistema de corrección que se ajusta desde el bisel, por lo que, en celebración a los 20 años de esta referencia, el emblemático modelo para el viajero se renueva. El primero de los Oris Worldtimer ajustaba la hora mediante un mecanismo que utilizaba pulsadores para las correcciones necesarias, una complicación que simplificaba la vida de los viajeros sin necesidad de parar el reloj y sacar la corona. Sin embargo, en esta ocasión el cambio de la hora sucede mediante el deslizamiento del bisel: en sentido horario la manecilla de las horas salta por intervalos de una hora, mientras que en sentido inverso hace lo propio.

Con ello hacemos notar que los pilotos son inherentemente quienes más viajan, pero si usted permanece más tiempo en un avión durante el año que el acostumbrado por la generalidad le recomendamos voltear a ver este Oris.

 

Facebook Comenatarios



ESCRITO POR

…Ya entendería yo, con cada pieza de alta relojería, que la mayor parte de lo que llamamos extraordinario se disfruta sin percatarse del paso del tiempo, pero mirando el reloj.


notas relacionadas

Suscríbete a nuestro newsletter

Recibe las noticias de Watches World en tu correo.

Muchas gracias por la suscripción!