The Editor´s Seal 2017: Bell & Ross BR X1 Tourbillon R.S.17

Históricamente, la emoción del deporte motor se ha trasladado a la muñeca de manera recurrente, y es que con las primeras competencias de velocidad motorizada, también hubo necesidad de desarrollar instrumentos enfocados en la cronometría de estas pruebas.

Sin embargo, a medida que la tecnología avanza, los récords de vuelta se renuevan y el diseño de los vehículos cambia. De igual modo, la horología ha adoptado nuevas personalidades para adaptarse a un estilo congruente con el mundo del motorsport.

Bell & Ross está construyendo esta legitimidad, que si bien es joven, posee un sinfín de elementos que la colocan a la cabeza de los socios relojeros de las escuderías más respetadas del planeta. El año pasado se asoció con Renault Sport F1 Team, uno de los equipos con mayor proyección de cara a una batalla por el Campeonato en los años próximos, tanto de constructores como de pilotos.

Para ello, Bell & Ross debía dar un paso adicional al que dio el año pasado, y vaya que lo cumplió, inspirándose en atributos como nuevos materiales: Carbone forge® adicionado con caucho, carátula desnuda y esqueletada, además de utilizar un brazalete con inserto de fibra de carbón. La personalidad del auto y del equipo está presente en cada detalle pero…

…Del volante a la muñeca

Utilizando como fuente principal de inspiración la estética del volante del R.S.17 del Renault Sport F1 Team, los diseñadores de la Casa relojera consiguieron ejecutar un trabajo excepcional que replica los códigos de colores primarios y el juego de luces que se observa en este mando de gran tecnología, que es básicamente el control total del vehículo: radio, combustible, diferencial, revoluciones, neumáticos, embrague, control de velocidad para el ingreso a pits, freno de motor y más, son controlados a partir de esta herramienta de alta tecnología.

Mecánica

Si bien la marca presentó tres referencias inspiradas en esta cooperación, nuestra revista especial privilegia lo más selecto de la relojería, y por ello nos centramos en la pieza más exclusiva. Este cronógrafo monopulsador con tourbillon volante y rueda de pilares es posible gracias al calibre BR-CAL.283, que está conformado por 282 componentes y vibra a 3 Hz para una reserva de marcha de cuatro días. En cuanto a funciones, el afortunado portador de esta veloz pieza conseguirá la lectura de las horas, minutos, cronógrafo, indicador de reserva de marcha y admirará el vuelo del tourbillon volante en punto de las 6 horas.

Acerca de 

…Ya entendería yo, con cada pieza de alta relojería, que la mayor parte de lo que llamamos extraordinario se disfruta sin percatarse del paso del tiempo, pero mirando el reloj.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: