The Editor’s Seal: Audemars Piguet ROO Tourbillon Chronograph

El cronógrafo y el torbellino conviven al interior de una proeza de la mecánica y AUDEMARS PIGUET de la estética contemporánea en la horología. Sin embargo, no solo se trata de incorporarlas a una caja de determinada línea, sino de entregar un reloj que brinde una definición de quien lo porta. Y si pensamos en la gente que busca un reloj poderoso y con carácter, AP tiene la respuesta de qué colección crecer para conquistar el espíritu revolucionario de este tipo de personas: Royal Oak Offshore.

Presentado por vez primera en 1993, su emblemática caja continúa desarrollando los códigos estéticos de una pieza decididamente masculina y potente. Tan solo 118 modelos se han presentado desde hace 11 años, lo que explica el porqué del éxito de la marca, que desde el punto de vista de quien esto escribe, se debe al cuidado y visión que Audemars Piguet imprime previo al lanzamiento de una colección.

Asimismo, los nuevos materiales realzan la presentación de esta pieza de Edición Limitada a 50 ejemplares, mismos que están animados por el calibre de cuerda automática de manufactura: 2897 con tourbillon y rueda de pilares para la activación del crono, desarrollado específicamente para la complicación presentada hace cuatro años.

AUDEMARS PIGUET

La caja de 42 mm está fabricada en carbono forjado, pero además presenta un fondo de cristal de zafiro para la admiración completa del movimiento, que consta de 335 piezas y de un diámetro total de 35 mm. Por su parte, el rotor está fabricado en platino 950 satinado y cepillado para continuar con los acabados de alta relojería, mientras que su frecuencia nos impactará a un ritmo de 21,600 alternancias por hora durante no menos de 65 horas garantizadas.

La carga se ejecuta gracias a que la masa oscilante periférica se monta sobre un rodamiento de bolas que mejora la velocidad de armado y por ende, su rendimiento, mientras que el mecanismo de tourbillon obedece a la legitimidad con la que cuenta AP en la manufactura de dicho aparejo, cuya suma de componentes llega a 85 piezas para un peso total de ¡¡¡.45 gramos!!! El maestro relojero dedica al menos tres días para el ensamble del torbellino, así de laboriosa es la perfección.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Con la nueva complicación de cronógrafo/torbellino concedida por Audemars Piguet, apuntamos a una dirección en la que la alta relojería se atreve a reescribir las reglas, no sin antes dominarlas… #DareToBeOffshore.

Acerca de 

…Ya entendería yo, con cada pieza de alta relojería, que la mayor parte de lo que llamamos extraordinario se disfruta sin percatarse del paso del tiempo, pero mirando el reloj.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: