Viaje a tiempo y con estilo

WW-PRIMAVERA2012. Como en cada edición, es un verdadero placer compartir con los conocedores y admiradores del tiempo, como usted, mi amigo lector de Watches World. Y para comenzar el año, qué le parece si lo hacemos en grande, hablando de uno de los grandes, me refiero a las destacadas colecciones de Breguet, cuyos modelos Classique defienden con orgullo los valores tradicionales y el arte relojero de la Casa.

Los Classique, que subliman una herencia de más de doscientos años, tienen unas características reconocibles y originales, hasta el punto de haber influido en la propia historia de la alta relojería. El nuevo reloj Breguet Classique Hora Mundi 5717, presentado en la más reciente edición del Baselworld, responde por completo al espíritu de esta prestigiosa colección. Se elabora en materiales preciosos: oro rojo de 18 quilates o platino 950. La carátula está disponible en tres versiones, cada una de las cuales representa una parte del mundo: el continente americano, los continentes europeo y africano y, finalmente, Asia y Oceanía, es decir, seis referencias en total. El diseño, el desarrollo y la puesta a punto de este reloj de complicación, han supuesto tres años de trabajo para los equipos de Breguet. En efecto, es la primera vez que se dispone de un huso con salto instantáneo en un reloj mecánico. Con esta función, el viajero puede ver la hora en dos husos horarios preseleccionados, pasando de uno a otro de manera instantánea simplemente con presionar un pulsador. Todo esto, por supuesto, sin entorpecer la marcha del reloj, cuya precisión durante la puesta en hora está asegurada por un sistema de stop segundero. El cambio de huso horario actúa no sólo sobre la hora sino también sobre la fecha, sincronizada por un sistema de calendario “seguidor”, y sobre la indicación  día/noche.

Asimismo, esta hermosa pieza posee arte en su diseño: basta ver la carátula en laca translúcida que convierte al Breguet Classique Hora Mundi 5717 en el reloj predilecto del viajero amante de la bella relojería, como lo fuera el fundador de la propia casa Breguet.

Pero regresando a su fascinación mecánica, le comparto que su disco aparece en una ventanilla situada sobre la carátula a las 12 h, que es lo suficientemente ancha como para que se muestren tres fechas sucesivas. Por ejemplo: en el día 25 de un mes, el número 25 cruzará la ventanilla, de izquierda a derecha, en 24 horas. Luego desaparecerán poco a poco el 23 y el 24, mientras surgen el 26 y el 27. Sin embargo, y para evitar cualquier confusión en la lectura de la fecha, los relojeros de la Casa Breguet lo han perfeccionado incorporando al sistema de calendario traînant una minúscula aguja retrógrada, oculta bajo la carátula y terminada en un círculo diminuto. Este círculo va a enmarcar la fecha del día, desde que aparece en la parte izquierda de la ventanilla hasta que desaparece al final del día por la derecha de la ventanilla. A media noche, la aguja con el círculo diminuto volverá a la izquierda de la ventanilla y enmarcará la fecha del día que va a comenzar. Este sistema -totalmente único- está ideado para facilitar la lectura de la fecha en la configuración de un calendario traînant.

Sin embargo, la complicación más emblemática de este reloj es su sistema de huso horario instantáneo con memoria y fecha, indicación día/noche y ciudad sincronizadas: una primicia mundial para un reloj mecánico. Con esta función es posible preseleccionar dos ciudades entre 24 husos horarios, para las cuales se indicará la hora local, pudiéndose cambiar de una ciudad a otra mediante un salto instantáneo que se acciona al presionar la corona-pulsador, situada a las 8 horas. Supongamos que en París son las 16.00 h del día 25 de un determinado mes: mediante una rotación de la corona, se muestra la palabra París en la ventanilla de las 6 h y luego, siempre gracias a la corona, en las 3 horas. Después se ajustan las agujas a las 4 h y la fecha en el 25, asegurándose de que el indicador de día/noche señale el sol. Si se desea mostrar rápidamente la hora local de Sidney, se girará primero la corona-pulsador hasta que aparezca el nombre de la ciudad australiana en la ventanilla de las 6 h: la puesta en hora del huso de Sidney se hará automáticamente. Teniendo en cuenta la diferencia horaria de 9 horas, la aguja de las horas avanzará 9 horas, la fecha pasará simultáneamente al día 26 y el indicador de día/noche girará hasta mostrar la luna. Cuando en París son las 16.00h h, en Sidney es la una de la mañana del día siguiente. Una vez efectuada esta operación de prerreglaje, el sistema de doble huso instantáneo permitirá, con sólo presionar sobre la corona-pulsador, ir y venir de la hora de París a la de Sidney, puesto que todos los indicadores (hora, fecha y día/noche) se ajustan de forma simultánea y coordinada. Esta complicación es muy útil para los que viajan a menudo o para los que trabajan con personas que viven en países lejanos, ya que pueden contactarlos con la seguridad de que no los van a despertar a mitad de la noche. ¡¡¡ Fascinante !!!

Finalmente, le comparto que esta obra de arte posee un movimiento mecánico de carga automática cuya base es el calibre 777 con escape de silicio, provisto en este caso de un módulo adicional. Durante su diseño, se registraron cuatro patentes: la primera se refiere a una pieza de relojería que incorpora un mecanismo con dos husos horarios; la segunda, a la indicación de un huso horario a petición que se origina a través del sistema principal de agujas; la tercera, a la rueda de memoria mecánica programable y reprogramable para una pieza de relojería y la cuarta, al dispositivo indicador de una dimensión temporal por medio de una aguja traînante. Todo esto integrado a un reloj de 44 mm de diámetro y 13,55 mm de grosor que responde a la más pura tradición de Breguet en caja de oro rojo de 18 quilates o de platino 950 impermeables hasta 30 m y que con seguridad un gran amante y conocedor del tiempo y el arte, como usted, no dejará pasar…

 

 

Luis Peyrelongue

 

Acerca de 

…Ya entendería yo, con cada pieza de alta relojería, que la mayor parte de lo que llamamos extraordinario se disfruta sin percatarse del paso del tiempo, pero mirando el reloj.

One Comment

  1. Marco Alegria 20 diciembre, 2012

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: