,

Del bolsillo del abuelo a las manos del nieto…


 |  16 enero, 2013



WW-INVIERNO 2012. Del bolsillo del abuelo a las manos del nieto, hay unos cuantos tic-tac de diferencia. Sin duda, quien sea abuelo o papá, sabe a lo que me refiero cuando aconsejo tratar a los relojes propios como maquinarias que deben conservarse al 100%, a fin de que puedan pasar a las siguientes generaciones, tal como indicaba el slogan de una Manufactura al anunciar sus relojes. Y si usted ha tenido el honor de recibir una colección o tan sólo una pieza de alguien que ya dejó este mundo, sabe escuchar en ese tic-tac las palabras y el resonar de los consejos de quien se lo dejó.


Publicidad
Publicidad

Y es que heredar no significa legar a otros un beneficio económico al morir, eso cualquiera lo hace, heredar es dejar una cultura, dejar huella, dejar una forma de ver la vida, y eso es lo que -en mi caso- me hace recordar el tic-tac de las piezas del abuelo. Cada vez que lo oigo me imagino ese escape, esa espiral, esos engranes trabajando al unísono tal y como los sujetaban mi abuelo y mi bisabuelo entre sus manos al momento de ver la hora. Y así también vivo otra vez esos momentos que me dejan conocer el tiempo como hoy lo puedo comprender.

Piezas relojeras, materiales, innovación, tendencias, certificaciones suizas, etcétera, toda una cultura heredada gracias a ese tic-tac que un día se le ocurrió a mi abuelo comprar y que hoy es una fuerza que me impulsa a generar estas letras.  Estaré siempre agradecido de que me heredara el aprecio por la letra impresa, la geografía de los mapas y el sentido del tiempo a través de sus relojes.

El triunfo más grande de un relojero al crear una pieza a la cual le puede dedicar seis meses de su vida para ensamblarla, es en realidad el valor del tic-tac, mismo que trasciende generaciones. Quien haya tenido la oportunidad de ensamblar un reloj, como su servidor, y ver los primeros latidos de la espiral, ha vivido un momento excepcional. Quien se interesa por la cultura relojera seguramente es una persona que le da otro sentido a las cosas que valen la pena: el tiempo y los seres que nos precedieron.  Gracias abuelo, aquí está tu cultura impresa y relojera. Correspondiendo…

– Manuel Mejía

Facebook Comenatarios



ESCRITO POR

Comunicóloga especializada en medios impresos y electrónicos. Escribir me apasiona tanto como la alta relojería con su preciso y encantador tic-tac.


notas relacionadas

Suscríbete a nuestro newsletter

Recibe las noticias de Watches World en tu correo.

Muchas gracias por la suscripción!