,

Tudor Black Bay Fifty-Eight Bronze Boutique Edition


 |  23 junio, 2021

Tudor da la sorpresa con un nuevo Black Bay Fifty-Eight en bronce y, debido a la popularidad que este metal ha tenido en prácticamente toda la industria, lo ofrecerá como Boutique Only. Esta pieza destaca por la inclusión, por primera vez, de un brazalete de bronce, que incorpora el sistema de ajuste rápido de la marca (T-fit).

Publicidad
Publicidad

El nuevo modelo Black Bay Fifty-Eight se caracteriza por elementos como su caja de bronce de 39 mm, un guiño estético a los bronces de los antiguos barcos y otros equipos de submarinismo, pero también por poseer las emblemáticas proporciones de los primeros relojes Tudor de submarinismo de la segunda mitad de la década de 1950, sobre todo de la célebre referencia 7924 o “Big Crown”, el primer reloj Tudor hermético a 200 metros, presentado en 1958. Conoce su historia, aquí.

También te puede interesar
Mille Miglia y Chopard, belleza mecánica de alto rendimiento

A detalle: Black Bay Fifty-Eight Bronze

La elección del bronce —en este caso, una aleación de aluminio y cobre de alto rendimiento, utilizada especialmente en ingeniería naval para piezas sumergidas altamente resistentes a la corrosión— garantiza la evolución de una sutil pátina única en cada caja de reloj, que dependerá de los hábitos del portador.

La estética de este modelo se completa con la combinación de una carátula abombada en “marrón-bronce”, con un sombreado concéntrico desde el exterior hacia el centro, y un bisel con los mismos toques de oro que se aprecian en las agujas y en los marcadores de la hora.

Black Bay Fifty-Eight Bronze es el primer reloj en el que la marca produce un brazalete completamente de bronce. Sus eslabones satinados adoptan el estilo de los brazaletes Tudor de las décadas de 1950 y 1960, y van a juego con la caja. Ambos desarrollarán su pátina al mismo ritmo. Un nuevo cierre de bronce, también satinado, con una cubierta rediseñada y un sistema de ajuste rápido en Tudor “T-fit” para adaptar el largo, remata la estética en bronce. Este práctico sistema de fácil manejo, que no requiere herramientas, ofrece cinco posiciones y permite a los portadores del Black Bay Fifty-Eight Bronze un ajuste instantáneo dentro de un intervalo de ajuste a lo largo de todo el brazalete de 8 mm.

También te puede interesar
Tudor Black Bay Chrono celebra 50 años de cronógrafos

Adicionalmente, para la comodidad y uso diario, la marca pensó en incluir una correa adicional sin costo alguno. Se trata de un strap de tejido jacquard en color marrón bronce, a juego con la carátula.

Mecánica

En su interior, el Black Bay Fifty-Eight Bronze porta el célebre MT5400 (Manufacture Tudor), un calibre que ofrece 70 horas de autonomía a 4 Hz, carga automática bidireccional, espiral de silicio y certificación COSC, pero con un rate de precisión superior a -2 +4 segundos de desviación diaria.

Tudor Black Bay Fifty-Eight Bronze Boutique Edition, ficha técnica

  • Caja: 39 x 11.9 mm de bronce; fondo de acero con PVD color bronce, cristal de zafiro abombado; corona de bronce a rosca y bisel giratorio unidireccional con disco de aluminio graduado a 60 minutos
  • Movimiento: mecánico automático
  • Calibre: MT5400 manufactura, con espiral de silicio y certificación COSC
  • Frecuencia: 4 Hz, 28 mil 800 a/hora
  • Reserva de marcha: 70 horas
  • Funciones: horas, minutos, segundos y fechador
  • Carátula:marrón bronce con agujas Snowflake recubiertas con Super-LumiNova®, a juego con los índices
  • Correa: brazalete de bronce con sistema de cierre T-fit patentado y adicional de textil jaquard
  • Hermeticidad: 200 metros
  • Edición Limitada: no, exclusivo de boutique.

Continúa con: Tudor Black Bay Ceramic.

Síguenos en Instagram. 

Facebook Comenatarios


También te puede interesar
Tudor Heritage Black Bay 41, un reloj él, para ella, para ambos

ESCRITO POR

…Ya entendería yo, con cada pieza de alta relojería, que la mayor parte de lo que llamamos extraordinario se disfruta sin percatarse del paso del tiempo, pero mirando el reloj.



notas relacionadas