X

Diga no a la piratería en la relojería


Di no a la piratería en la relojería, «los relojes falsos son para gente falsa», slogan creado por la Fédération de l’industrie horlogère suisse FH en colaboración con la Fondation de la Haute Horlogerie, nació con la intención de apuntalar el gran valor histórico de la relojería.

La piratería en la relojería

Como en muchas de las industrias dedicadas al lujo, la falsificación genera un negocio muy atractivo para quien se dedica al mismo, pero es un robo a la propiedad intelectual.

Se estima que –en todo el mundo– se venden más del doble de relojes fake que piezas garantizadas como originales Swiss Made.

De acuerdo a cifras de los buscadores, el 15-30% del serch en internet respecto a relojes involucra a personas que buscan réplicas. Según la industria relojera suiza, el mercado de las réplicas de relojes les cuesta miles de millones de dólares cada año. Por lo que se hacen esfuerzos para confiscar relojes falsos y destruirlos.

Cómo detectar un reloj pirata 

Un reloj falsificado es una copia no autorizada de un reloj auténtico. Según las estimaciones del Servicio de Aduanas de Suiza, cada año se ponen en circulación entre 30 y 40 millones de relojes falsificados. Por ejemplo, el número y el valor de las incautaciones de aduanas aumentó de CHF 400 mil y 18 incautaciones en 1995 a CHF 10 millones 300 mil 572 incautaciones en 2005.  Según una estimación de la Federación de Relojes Suizos en la última década, las ventas de relojes suizos falsificadas generaron más 1 mil millones en ventas por año.

Los más nocivos

Las réplicas de alta calidad a veces son modificadas por coleccionistas y relojeros amateurs. Quienes emplean piezas y movimientos originales, práctica conocida como frankenwatches.

Algunas marcas como Omega, Jaeger-LeCoultre, Rolex, Patek Philippe, Cartier, Roger Dubuis. Han recurrido a la inclusión de sellos de calidad y precisión. Como lo son el Poinçon de Genève, para las marcas ginebrinas. O algunos certificados de garantía propios, los cuales han destacado por extender su periodo en hasta 8 años. Patek Philippe y Rolex tienen sus propios certificados, lo mismo que Omega con METAS, que actúa además tomando en cuenta la precisión por parte de un organismo externo.

No es un tema de estatus, sino de cultura. Porque usted no acudiría con un médico que haya comprado su título, ¿o sí?

Los culpables

Atacar a la fuente puede no ser la respuesta, ya que al haber un mercado que lo demande, siempre existirá una fuente que le aproveche. Pese a ir en contra de las normas del comercio formal.

El fenómeno de fondo

Los estudios de psicología del consumidor han advertido de un cambio de comportamiento respecto al consumo del lujo. En años anteriores quienes adquirían un reloj fino, o un bolso de diseñador, por ejemplo. Lo hacían motivados por un goce o satisfacción personal comúnmente asociado al festejo de un buen negocio e incluso como representación de un momento de éxito.

El comportamiento en la compra del lujo ha cambiado dramáticamente en los últimos años. Siendo ahora tendencia adquirir un bien de lujo a fin de elevar la percepción de estatus dentro de la sociedad. Un cáncer letal para algunos de los actores en la industria.

Patek Philippe Seal

La solución

Informarse respecto a los valores con los que se fabrica una pieza de precisión y manufactura artesanal, le harán ver lo que hay detrás de un reloj que puede parecer el mismo a una copia, por cercana al reloj original que parezca.

La cultura es el mayor símbolo de estatus que debería ser considerado en el ser humano. Diga no a la piratería en la relojería, así como en cualquier otra industria o práctica.

Un reloj de calidad es más que un negocio:

Garantías, valor secundario como artículo pre-owned y el valor que respalda a los miles de artesanos que se dedican a fortalecer la industria relojera.

Visita: FHH

Facebook Comenatarios

Instagram

Suscríbete a nuestro newsletter

Recibe las noticias de Wacthes World en tu correo.

Muchas gracias por la suscripción!