Oris Holstein Limited Edition 250-feat
,

Oris Hölstein Edition, la edad de bronce


 |  15 junio, 2020

Oris Hölstein Edition 2020 refuerza la legitimidad de la marca en el uso de este metal asociado a la práctica del buceo. La Edición Especial se basa en el Divers Sixty-Five y sólo habrá 250 ejemplares de esta maravilla fabricado en bronce sólido. Es el primer modelo de varios que se entregarán en homenaje a Hölstein, su casa.

Oris Holstein Limited Edition 250-fondo

Oris Hölstein Edition 2020 

Desarrollado completamente en cuerpo de bronce, con brazalete a juego; bisel, pulsadores y anillo, este metal –una de las aleaciones más antiguas que ha generado el hombre, y adquiere una pátina excepcional y única a medida que suma experiencias en el mar o en el trajín día a día.

¿Qué es el bronce?

Todo metal derivado de la suma de cobre, como base, y estaño. Se pueden agregar otras fórmulas para modificar su color o cuidar el envejecimiento.

Oris Holstein Limited Edition 250-slider

En celebración a la relación inseparable que la marca tiene con el poblado suizo y su sede, Hölstein, se ha fabricado un diseño calificado como funky por la propia marca. El cual retoma los códigos de los años 60, cuando la firma generó su primer reloj de buceo, que inspira a la línea Divers Sixty-Five.

Oris Holstein Limited Edition 250-perfil

Para la carátula se utilizó una chapa de oro rosa que va a juego con los índices. Lo cual destaca por completo el look monocromático de la pieza. Asimismo, el fondo luce un grabado excepcional, se trata del famoso Oso Oris, que se ha convertido en símbolo del espíritu de la marca con un sentido “cálido y honesto”.

Oris Holstein Limited Edition 250-mood

Oris Hölstein Edition 2020 es la celebración de las raíces y valores de Oris que continuamos hoy y mañana. Pero también quisimos entregar a los fans de Oris y los entusiastas de relojes algo para animarlos. Algo para hacerlos sonreír. Rolf Studer, Co-CEO de Oris.

Oris Holstein Limited Edition 250-

Oris Hölstein Edition, ficha técnica

  • Caja: 43 mm de bronce (bisel, pulsadores, anillo de bronce), cristal de zafiro abovedado y fondo sólido de acero inoxidable grabado con el Oso Oris
  • Movimiento: mecánico automático
  • Calibre: Oris 771 (SW-500)
  • Frecuencia: 4 Hz, 28 mil 800 a/h
  • Reserva de marcha: 48 horas
  • Funciones: horas, minutos, segundos, cronógrafo bi-compax y fechador
  • Brazalete: bronce con broche desplegable
  • Hermeticidad: 100 metros
  • Edición Limitada: 250 piezas, disponible en boutiques, Oris e-Shop y boutiques con acceso a Oris e-Shop.

 

Oris Holstein Limited Edition 250-sombras

Oris y Hölstein

El 1 de junio de 1904 Paul Cattin y Georges Christian firmaron un contrato con el poblado de Hölstein, comuna suiza del cantón de Basilea-Campiña, situado en el distrito de Waldenburgo. Ambos relojeros iniciaron su marca nombrándola en honor al pequeño río que corre como parte del enorme río Rin.

Los fundadores fueron en contra de lo habitual y en lugar de asentarse en la suiza francesa, decidieron erigir su manufactura en este poblado industrial para ayudar a solventar sus problemas económicos brindando empleo.

La visión se los fundadores rompió paradigmas en la industria, logrando convertirse en el empleador más grande de la región para 1910. Además, en la década de los 60, Oris fue una de las 10 compañías más grandes de la relojería, empleando a mil personas aproximadamente y con una producción de más de un millón de relojes anuales.

¿Qué pasó?

El impacto de las crisis financieras y mundiales trajo a un competidor totalmente nuevo: la relojería de cuarzo, que habría de establecer un nuevo orden separando la horología tradicional y el arte mecánico por los relojes más accesibles y fabricados en serie.

Oris pudo solventar una década tortuosa en general, y para 1980 ya había asegurado su futuro mediante el respeto a la mecánica industrial y a la artesanía relojera.

Continúa con: Oris x Momatoro

Síguenos en Instagram.

 

Facebook Comenatarios

ESCRITO POR

…Ya entendería yo, con cada pieza de alta relojería, que la mayor parte de lo que llamamos extraordinario se disfruta sin percatarse del paso del tiempo, pero mirando el reloj.
notas relacionadas