,

Long live the king of cool Steve McQueen


 |  24 marzo, 2020

¿Quién era Steve McQueen? Uno de los mejores actores pilotos de la historia y de los héroes masculinos a seguir. Su porte de caballero, rudeza, éxito con las chicas; porque todo lo que hacía era natural.

Su fuerte personalidad lo llevó a conquistar los corazones de los amantes del cine en la década de los 60 y 70, Steve McQueen es y será The King of Cool…

Steve McQueen

Steve McQueen

La biografía de Steve McQueen 

Un ícono de la relojería… Para allá vamos, no seas impaciente. Pero hay que poner en contexto sobre su vida y obra para comprender su peso específico en Heuer.

Su nombre real es fue Terrence Steven McQueen nació hoy hace 90 años en Beech Grove, Indiana. Su padre William los abandonó a los pocos meses de nacido, su madre Julian lo dejó al cuidado de su bisabuelo Claude Thompson, una figura clave en la formación de Stevie.

Jo Siffert Tag Heuer Monaco

Steve McQueen y Jo Siffert

Rebeldía y pasado militar

McQueen regresó a vivir con su madre a California cuando era un adolescente, y se involucró con algunas pandillas. Lo que lo llevó a robar autopartes un par de ocasiones hasta que lo llevaron a la escuela California Junior Boys Republic.

Su vida dio un giro y viajó a Nueva York para unirse a la Marina, formó parte de las líneas en el SS Alpha, pero desertó al poco tiempo. Se buscó la vida en varios oficios entre burdeles y plataformas petroleras antes de regresar a la armada. Fue conductor de tanques, pero su rebeldía era notoria, hasta que lo dieron de baja en 1950.

Continúa con: TAG Heuer Monaco Heuer 02

Actuación

Surgió de su conexión sentimental con una aspirante a actriz, se inscribió en Neighborhood Playhouse y su primer papel fue en el teatro. Ganó una beca para estudiar en la Uta Hagen-Herbert Berghof y años más tarde le aceptaron en Actors Studio. Brincó a Broadway haciendo un papel de drogadicto, mientras formó parte de Somebody Up There Likes Me de protagonizada por Paul Newman.

Papeles más importantes de Steve McQueen

  • The Blob
  • Wanted: Dead or Alive
  • The Great Escape
  • Bullit
  • The Thomas Crown Affair
  • The Getaway

Bullitt y Le Mans

Uno de sus más grandes éxitos sucedió con este filme en donde protagonizó una de las más célebres persecuciones policiacas en la historia del cine a bordo de un Mustang de 1968 en las calles de San Francisco. Gran éxito en taquilla lo llevó a ser protagonista en Le Mans, la historia de la mítica carrera de resistencia. 

Muerte en México

Steve McQueen falleció de cáncer pulmonar en una clínica de Ciudad Juárez el 7 de noviembre de 1980. Su legado, además de sus películas, es el carácter indomable que lo llevó a convertirse en una de las grandes figuras de la pantalla grande a partir de una historia muy particular.

TAG Heuer Monaco Steve McQueen

Reloj Monaco – reedición calibre 11.

Steve McQueen, sus autos y sus relojes

Amante de las máquinas, la velocidad y los autos, poseía más de 60 coches clásicos. El Porsche 917 que protagonizara la película fue vendido en 14 millones de dólares durante un evento privado en Pebble Beach en 2017.

Embajador de Heuer, previo a la era de TAG, el héroe cinematográfico utilizó varias de las piezas de la marca. Su Monaco utilizado en Le Mans 1971 fue subastado por más de 800 mil dólares. 

Entre Steve McQueen y TAG Heuer se cuenta una hermosa historia digna de Hollywood. McQueen amaba los desafíos y la emoción, valores con los que décadas después el actor continúa fascinando a las nuevas generaciones y encarna los valores de TAG Heuer. Un ícono eterno al que le encantaba seducir y traspasar los límites.

Anuncio Heuer Monaco 1969

Anuncio Heuer Monaco 1969

También utilizó algunos otros relojes en diferentes cintas como un Rolex Speedking en la cinta The Great Escape, y un Submariner 5512 en The Towering Inferno. Utilizó un Hanhart 417S en The War Lover, un Jaeger-LeCoultre Memovox en The Thomas Crown Affair.

La historia de TAG Heuer – 160 aniversario

Facebook Comenatarios

ESCRITO POR

…Ya entendería yo, con cada pieza de alta relojería, que la mayor parte de lo que llamamos extraordinario se disfruta sin percatarse del paso del tiempo, pero mirando el reloj.
notas relacionadas