,

La historia de Rolex Explorer II en su 50 aniversario


 |  11 enero, 2021

Rolex Explorer II cumple 50 años y por ello es tiempo de contar su historia. Se trata del reloj de referencia para la exploración, basado en el histórico Explorer de primera generación pero que, a diferencia de éste, ofrece un segundo huso horario y cuenta con la emblemática ventana para la fecha con la lente Cyclops.

Gracias a su visualización de 24 horas constituida por una aguja adicional y un bisel fijo grabado, el Explorer II permite diferenciar claramente las horas del día y de la noche.

Publicidad
Publicidad

Tras haber acompañado a la expedición que conquistó el Everest en 1953, los relojes Rolex han equipado a los exploradores de todos los confines de desiertos, polos y las mismas entrañas de la Tierra. En estos entornos hostiles e inexplorados, distinguir el día de la noche a veces resulta imposible…

La historia de Rolex Oyster Perpetual Explorer II (Ref. 1655)

La referencia de 1655 nació en 1971 y fue propuesta para específicamente para espeleólogos y exploradores en cavernas. En su momento portaba un cristal acrílico y se extendía 39 mm de diámetro, estaba provisto del calibre 1575 con 26 joyas que latía a una frecuencia de 2.75 Hz y brindaba 48 horas de reserva de marcha. Este motor contó con sistema de parada de segundero para ajuste de cambio de hora.

Actualmente es un modelo muy solicitado por los coleccionistas, quienes le apodaron Freccione, derivado de la palabra italiana para flecha, freccia, que se refiere a su famosa aguja GMT con punta de flecha. Otro apodo popular del Explorer II ref. 1655, es Steve McQueen Rolex. Pero no hay referencia histórica de que The King of Cool lo haya utilizado, su reloj predilecto fue el Submariner.

Ref. 16550

Tras este periodo sin cambios, la segunda generación fue presentada en 1984 y contó con ciertos ajustes a la carátula, bisel y segundero. También se incrementó el tamaño de caja a 40 mm, se incluyó el cristal de zafiro y las agujas Mercedes. En cuestión mecánica debutó el calibre 3085, un movimiento desarrollado por Rolex que permitió el ajuste de la hora local independientemente. Además incrementó la frecuencia de su oscilador hasta los 4 Hz y contó con certificación de Cronómetro por el COSC. Esta fotografía muestra un reloj de 1987 con carátula color crema, muy difícil de encontrar (cortesía Sotheby´s)

También te puede interesar
Red watches: 10 relojes que te harán hervir la sangre

Ref. 16670

En 1989, Rolex presentó otra versión con algunas mejoras. En cuestión mecánica se dio paso al calibre 3185 dotado de un sistema de cambio de fecha mejorado, espiral Nivarox con curvatura Breguet y una rueda de balance Glucydur. Contó también con un sistema de amortiguación Kif Elastor e incrementó la reserva de marcha hasta ofrecer 50 horas de autonomía a 4 Hz. También contó con Luminova a principios de los 90 y a Super-LumiNova en los 2000, reemplazando el Tritio empleado hasta entonces. Esta generación llegó a su fin en 2006.

Explorer II Ref. 216570 (40 aniversario)

Presentado en 2011 para la celebración de los 40 años de Explorer, ha evolucionado adoptando las características técnicas y mejoras en performance de los Rolex de última generación. Su gran carátula ofrece índices recubiertos de Chromalight, que brinda luminiscencia de larga duración para una excelente legibilidad en todas las circunstancias, un must cuando se visitan las cumbres más recónditas del planeta. Este reloj fue desarrollado para soportar  “lo extremo” dando continuidad a la relación que une a Rolex con el mundo de la exploración.

Segundo huso horario

Durante la expedición, el Explorer II puede mostrar la hora de dos husos horarios. El tiempo local se indica mediante la aguja tradicional de las horas, mientras que la hora del segundo huso horario se lee en el bisel graduado gracias a la aguja 24 horas. La hora local puede ajustarse fácilmente mediante saltos de la aguja de las horas gracias a un ingenioso mecanismo controlado por la corona. El ajuste de la aguja de las horas se realiza independientemente de las demás agujas, y no afecta a la marcha del reloj ni a la hora de referencia.

Legibilidad

Los índices y las agujas Chromalight de su carátula depurada en contraste están recubiertos de un material luminiscente patentado, que permanece hasta el doble de tiempo que los materiales clásicos y ofrece una luminosidad azul, frente a la verde de un Super-LumiNova, por ejemplo.

También te puede interesar
Las 24 Horas de Rolex en Le Mans…

Superlative Chronometer

Explorer II posee un certificado de Cronómetro Superlativo, denominación exclusiva que certifica que el reloj ha superado con éxito una serie de tests llevados a cabo por Rolex en sus laboratorios internos y con arreglo a sus propios criterios, más exigentes que las normas relojeras. Adicional a ello ofrece una garantía internacional de 5 años. Conoce todos los detalles de Superlative-Chronometer, aquí. 

A detalle: Rolex Explorer II 

Como todo Oyster Perpetual, la caja Oyster garantiza una hermeticidad suprema que, en este caso, es estanca hasta 100 metros, ejemplo de robustez y fiabilidad. Su característica carrura está tallada en un bloque macizo de acero Oystersteel, un acero más resistente a la corrosión. Su fondo bordeado por un fino sistema de acanalado está herméticamente enroscado con ayuda de una herramienta especial que permite que únicamente los relojeros de Rolex accedan al movimiento. La corona Twinlock está provista de un sistema de doble hermeticidad y se enrosca sólidamente a la caja. El cristal posee la lente Cyclops en la posición de las 3 h para una mejor lectura de la fecha, todo fabricado en zafiro con dureza 9 en grado mohs, por lo que es prácticamente imposible de rayar.

El motor: 3187

Explorer II está equipado con el calibre 3187, un movimiento mecánico de cuerda automática completamente desarrollado y manufacturado por Rolex. Su arquitectura, su fabricación y sus innovaciones le confieren un excelente rendimiento en términos de precisión y fiabilidad. El oscilador está dotado de un volante de gran tamaño e inercia variable, ajustado de forma altamente precisa con ayuda de tuercas Microstella en oro. Se mantiene firme gracias a un puente transversal, cuya altura es ajustable, que lo fija en una posición muy estable a fin de aumentar la resistencia a los golpes. El oscilador está, además, montado sobre amortiguadores de golpes Paraflex de alto rendimiento, desarrollados y patentados por Rolex, que ofrecen una resistencia a los golpes un 50 % mayor a un sistema Incabloc tradicional.

El calibre 3187 consta de una espiral Parachrom azul, patentada y fabricada por Rolex en una aleación paramagnética exclusiva. Además de ser completamente insensible a los campos magnéticos, esta espiral ofrece una gran estabilidad frente a las variaciones de temperatura y es hasta diez veces más precisa que una espiral convencional en caso de golpes. Está provista de una curva final Rolex que garantiza la regularidad de la marcha en todas las posiciones.

También te puede interesar
El Año Chino del Perro en la relojería

Carga

El calibre 3187 dispone de un mecanismo de cuerda automática con rotor Perpetual, que garantiza una carga de cuerda continua del muelle de barrilete, proporcionando así una energía constante gracias a los movimientos de la muñeca.

Brazalete

El Explorer II está dotado de un brazalete Oyster con eslabones de tres elementos de acero Oystersteel. Este brazalete está provisto de un cierre de seguridad Oysterlock, diseñado y patentado por Rolex, que evita cualquier apertura involuntaria y cuenta con extensión rápida Easylink, un sistema patentado por Rolex en 1996 que permite ajustar fácilmente su longitud en 5 mm aproximadamente.

Rolex y la exploración

Las expediciones a los puntos más altos y más profundos del planeta han conducido, además, al desarrollo de la denominada gama profesional de relojes Rolex, verdaderas herramientas al servicio de quienes se embarcan en los retos más espectaculares del mundo. Las hazañas llevadas a cabo por exploradores que alcanzan sus extraordinarios logros con un reloj Rolex en la muñeca, contribuyeron al desarrollo de una serie de modelos Oyster Perpetual como los Explorer y Explorer II, el Cosmograph Daytona, el Submariner y el Sea-Dweller.

¿Qué podemos esperar de Explorer II en su 50 aniversario?

Definitivamente habrá noticias por parte de la marca de la corona y quizá debamos inspirar a Watches & Wonders que se llevará a cabo en abril. Sin embargo nada está escrito y no nos sorprendería que “nos hicieran esperar” un poco más o nos sorprendieran antes con algún lanzamiento. Es tradición en Rolex celebrar aniversarios con piezas especiales, ya sea fabricadas en otros metales como el platino o el Everose, e incluso lanzar alguna innovación técnica.

Síguenos en Instagram.

Continúa con: la historia de Cosmograph Daytona.

Facebook Comenatarios



ESCRITO POR

…Ya entendería yo, con cada pieza de alta relojería, que la mayor parte de lo que llamamos extraordinario se disfruta sin percatarse del paso del tiempo, pero mirando el reloj.



notas relacionadas