,

IWC, Kurt Klaus y el calendario perpetuo


 |  15 marzo, 2021

IWC es protagonista de una revolución: Kurt Klaus y el calendario perpetuo rompieron las bases de la complicación y desarrollaron un sistema que, hasta la fecha, continúa siendo un referente.

Publicidad
Publicidad

¿Qué es un reloj de calendario perpetuo?

Un reloj de calendario perpetuo proporciona la fecha, el día, el mes y, por lo general, las fases lunares, teniendo en cuenta automáticamente la cantidad de días del mes y el ciclo de los años bisiestos; es una obra maestra de la arquitectura y la miniaturización. Con sus meses que duran 31, 30 o 28 días, y 29 en febrero cada cuatro años, nuestro calendario gregoriano plantea un gran desafío para los relojeros, que deben reproducir estas variaciones en un movimiento mecánico. Continuará mostrando la fecha correcta ajustándose a la cantidad variable de días del mes y teniendo en cuenta el ciclo de años bisiestos. Para lograr esta hazaña, el movimiento se basa en una memoria mecánica de 1,461 días o cuatro años. La mayoría de los mecanismos de calendario perpetuo utiliza un mecanismo de engranaje diferencial de la rueda de la hora, que puede comprender varios cientos de ruedas, engranajes, palancas y otras partes.

Complicación a la práctica

Si usted tiene un reloj con fechador simple, sabe que llegado el día 30 o 31 deberá corregir, a fin de hacer coincidir con el mes en cuestión y sus 28, 29, 30 o 31 días. Lo mismo sucede con un day-date: deberá ajustar día de la semana y fecha. Con un calendario anual, el ajuste se reduce significativamente a una acción por año, con objeto de corregir en febrero según sea año bisiesto o no. Mientras que existen relojes de calendario bisiesto que requieren un ajuste cada cuatro años.

Correcciones al calendario gregoriano

A pesar de su nombre, el calendario perpetuo tendrá que corregirse un día antes del 1 de marzo de 2100. No por culpa del mecanismo, sino por una peculiaridad del calendario gregoriano. Solo unos cuantos relojes han sido creados para superar al perpetuo como el amo de los calendarios, y son denominados calendario perpetuo secular raro, que tienen en cuenta esta particularidad, es decir: a diferencia del calendario perpetuo, también se ajustan automáticamente a los no bisiestos, los siguientes son 2100 y 2200.

IWC, Kurt Klaus y la revolución del calendario perpetuo

La década de los 70 fue una época en la que la industria relojera suiza atravesaba por su mayor crisis: la del cuarzo. Este tipo de relojes eran más precisos, más fáciles de fabricar y mucho menos costosos; se producían en grandes cantidades en Japón y alcanzaron el éxito a nivel mundial. Si la relojería tradicional quería superar este momento de coyuntura, debía contraatacar con ingenio y respeto por la mecánica relojera centenaria.

También te puede interesar
IWC y Mercedes-Benz inauguran HAUS, un nuevo concepto de boutique

A finales de los años 70, Klauss recibió la instrucción de la dirección ejecutiva, conformada por Günter Blümlein y Hannes Pantli, de realizar complicaciones en relojes de pulsera, por lo que decidió fabricar un calendario perpetuo diferente, original y que estuviera un paso adelante de todo lo conocido en el mercado. En aquel entonces, los calendarios tendían a integrarse en un movimiento en particular, pero Klaus quería diseñar un módulo separado que pudiera incorporar a diferentes movimientos base, respetando el espíritu Florentine Ariosto Jones, fundador de la Maison.

Una idea y dos pilares: ajustable desde la corona y producción en serie

Esta combinación no es, para nada, sencilla, y mucho menos lo era para la tecnología de la época, ya que las pruebas se realizaban de manera diferente, es decir, no existían modelajes de computadora para acelerar el proceso; lo único con lo que contaba Klaus era con su ingenio, lápiz, papel y matemáticas. Y todo ello debía adaptarse a las máquinas existentes utilizadas para la fabricación de los calibres.

Técnicamente, ¿cómo lo hizo?

Durante su época como Jefe de Relojería en IWC, Kurt Klaus tradujo el calendario gregoriano, con todas sus irregularidades, en un programa mecánico para un reloj de pulsera que seguirá funcionando a la perfección hasta 2499, de hecho sin correcciones. Ingeniosamente simple, y con tan solo 81 componentes, la resolución de esta complicación encumbró a la marca gracias al éxito tanto comercial como de la industria en general. Había nacido el calendario perfecto.

La idea era utilizar el mecanismo de fecha integrado en el movimiento base. Un solo impulso de conmutación durante la noche activaría una cadena de engranajes y adelantaría las visualizaciones de la fecha, el día de la semana y la fase de Luna. Tras un mes, este indicador también avanzaría, seguido por el indicador de década –cada 10 años– y el indicador de siglo después de 100. Todo a un ritmo uniforme y perfectamente sincronizado.

Tanto en la teoría como en la práctica, la empresa resultó ser más complicada. Mientras disfrutaba de largas caminatas, Klaus esbozó las funciones básicas en su mente. En la mesa de dibujo, la forma y la disposición de las piezas se sometieron a una revisión continua. Klaus construyó todo el mecanismo en triángulos, asignó coordenadas a cada posición y realizó innumerables cálculos.

El resultado: 1985 Feria de Basilea

Se trató del IWC Da Vinci Perpetual Calendar, que todavía se considera un hito en el arte de la relojería. La forma en que funciona el mecanismo, con solo 81 piezas, es increíblemente eficiente. Todas las noches, el movimiento base hace que se mueva la leva de avance del fechador. En respuesta, un clic hace avanzar a la rueda de la fecha, con sus 31 dientes, en un día. Al mismo tiempo, otra palanca hace que la rueda del día de la semana –en forma de estrella– y la pantalla de la fase lunar se muevan hacia adelante. Un solo diente en la rueda de la fecha es más largo que todos los demás: al final de cada mes, automáticamente avanza la leva del mes, como se conoce, en una sola posición.

También te puede interesar
IWC aumenta su escuadrón de vuelo

A la vez, esta leva es la pieza central del dispositivo de calendario mecánico. Alrededor de su borde hay una serie de secciones en relieve y con sangría, que proporcionan información sobre las diferentes duraciones de los meses. Esto funciona de manera similar a las tarjetas perforadas de la tecnología informática inicial. Para garantizar que los años bisiestos también formen parte de la ecuación, la leva representa un ciclo completo de cuatro años que consta de 48 meses. Por lo tanto, un solo receso, el del 29 de febrero, es más profundo que todos los demás.

En los meses más cortos entra en juego otro mecanismo: un clic adicional en la palanca de avance de la fecha descansa* acciona? sobre un dispositivo conectado directamente a la rueda de la fecha. Al final de los meses con menos de 31 días, desciende desde la periferia hasta descansar en una hendidura. Durante la secuencia de conmutación, que tiene lugar en mitad de la noche, avanza todos los días anteriores al inexistente 31 del mes antes de que entre en juego un trinquete y avance la rueda de la fecha en un solo diente.

Este mecanismo adicional está controlado indirectamente por la leva del mes. En meses con menos de 31 días, un brazo conectado a la palanca de avance de la fecha cae en un receso. Cuanto más profundo sea el hueco, mayor será el radio a través del cual se mueve la palanca de avance de la fecha. Un radio largo hace que el trinquete adicional se retraiga un poco más y caiga de la periferia al final del mes. Las diferentes profundidades de la leva del mes determinan los distintos radios y si el trinquete adicional entra en acción y cuándo.

Kurt Klaus había dado con una solución revolucionaria en varios aspectos. La novedad más importante fue la perfecta sincronización de todas las indicaciones, desde la fecha y el día de la semana hasta el mes y la fase de la Luna. Si el reloj no se usa durante unos días y se detiene, todas las indicaciones pueden simplemente avanzar y reiniciarse, un día a la vez. El ingenioso mecanismo también ofrece la indicación del año de cuatro dígitos, que no se encuentra a menudo en los relojes de pulsera. Otra novedad fue la visualización de la fase lunar extremadamente precisa.

También te puede interesar
En aguas internacionales: IWC

¿Quién es Kurt Klaus? 

Kurt Klaus nació en el este de Suiza, cerca de Schaffhausen, el 26 de octubre de 1934. Estudió relojería en la parte occidental, pero regresó a Schaffhausen para trabajar para el relojero Albert Pellaton, comenzando allí en enero de 1957. Klaus desarrolló prototipos de movimiento para Pellaton y trabajó estrechamente con él durante los años que le quedan en IWC.

En la década de 1980, Klaus determinó que la mejor manera de que los relojes mecánicos recuperaran protagonismo era mediante el desarrollo técnico. Se dedicó a desarrollar un módulo de calendario perpetuo innovador que diferenciaría a IWC. Lanzado en la Feria de Basilea en 1985, el reloj IWC Da Vinci Perpetual Calendar se ve hoy como un punto de inflexión para la industria y para IWC en particular. El módulo de calendario perpetuo de Klaus, incorporado en IWC Cal. 79261, presentaba un diseño innovador en el que todos los aspectos se operaban utilizando la corona en lugar de pulsadores especializados en la caja.

A continuación, Klaus diseñó un reloj de gran complicación utilizando su calendario perpetuo. Lanzado en 1990, el IWC Grande Complication 3770 se produciría en cantidades limitadas durante décadas. Un relanzamiento de 2003, como IWC Portugieser Grande Complication, permanece en producción y todavía presenta Klaus 1990 Cal. 79091. Klaus también participó en el desarrollo de la gran complicación de 1993 Il Destriero Scafusia, extremadamente complicada. Otro desarrollo importante bajo Klaus fue la adición de Richard Habring de una mano rattrapante al Da Vinci en Cal de 1995 (79251).

El siguiente gran trabajo de Klaus fue el reinicio del diseño y la construcción del movimiento de manufactura. Lideró el desarrollo de Cal. 5000, que trajo de vuelta el sistema de cuerda Pellaton junto con un diseño de doble barrilete que le entregó al IWC Portugieser 2000 una reserva de marcha de 7 días.

Klaus permanece en IWC hasta la actualidad. En las décadas de 1980 y 1990 trabajó con Giulio Papi y Richard Habring en la empresa. A pesar de jubilarse a los 65 años, continúa trabajando con la empresa, asesorando en su escuela de relojería, sirviendo como embajador de la marca y permaneciendo involucrado en algunos proyectos de ingeniería. En 2011, la historia de Klaus se conmemoró en una Edición Especial del cronógrafo IWC Da Vinci Perpetual Calendar que él ayudó a desarrollar.

Continúa con: IWC Pilot´s Tribute to 3705.

Síguenos en Instagram.

Facebook Comenatarios



ESCRITO POR

…Ya entendería yo, con cada pieza de alta relojería, que la mayor parte de lo que llamamos extraordinario se disfruta sin percatarse del paso del tiempo, pero mirando el reloj.



notas relacionadas