Respeto por la tradición relojera


 |  19 agosto, 2013



Muchas ocasiones hemos sido testigos de evoluciones drásticas y dramáticas con respecto a los diferentes productos o servicios, tratando de adecuarse al mercado en función de las demandas de los clientes y las tendencias que dicta el mercado. Pero este fenómeno ocurre poco en la alta relojería; cada componente mecánico revela un momento de creación sublime por parte de quien haya sugerido dicha propuesta y, en muchas de estas ocasiones, nos referimos al relojero fundador.

El resultado final: 1815 Up/Down - un monumento a la relojería artística con sello Sajón.

El resultado final: 1815 Up/Down – un monumento a la relojería artística con sello Sajón.


Publicidad
Publicidad

Ferdinand Adolf Lange nace en 1815 y en 1845 funda la manufactura, motivo por el cual la casa que hoy dirige Wilhelm Schmid, se inspira en este número para generar una familia que se ha convertido en sinónimo de la más bella relojería: 1815, que este año recibe al Up/Down como integrante y exhibe –a partir de éste– el minucioso cuidado estético con el que su fundador determinó el rumbo de su legado histórico. Sus acabados soleil, tornillos azulados, puentes, muelles y un sinnúmero de detalles, te concederán un viaje a través de la mente del relojero de Dresden.

Watches World te invita a consultar más de la pieza en la siguiente galería:

Facebook Comenatarios



ESCRITO POR

…Ya entendería yo, con cada pieza de alta relojería, que la mayor parte de lo que llamamos extraordinario se disfruta sin percatarse del paso del tiempo, pero mirando el reloj.


notas relacionadas

Suscríbete a nuestro newsletter

Recibe las noticias de Watches World en tu correo.

Muchas gracias por la suscripción!