,

Panerai rinde homenaje a su origen con un reloj de Péndulo Galileo Galilei


 |  29 abril, 2019



Panerai y su origen florentino nos invitan a viajar a la región italiana de la Toscana donde en 1860 inició a comercializar relojes. Sin embargo, a principios de la década la marca decidió retomar esta historia para desarrollar relojería en serio y probar que es una de las manufacturas más diestras de la industria.


Publicidad
Publicidad

Si bien la marca ha rendido homenaje a partir de sus relojes Lo Scienziato (el científico), que nacen a fin de rendir homenaje a la figura renacentista de Galileo Galilei, en esta ocasión se va más allá y se replica una pieza desarrollada a partir de sus primeras descripciones del péndulo como ayuda a los instrumentos de tiempo.

Galileo Galilei

Considerado el padre de la ciencia moderna, gracias a sus incontables aportes a la física, la astronomía, las matemáticas y la ingeniería. Sus inventos y contribuciones también resolvieron algunos problemas de la medición del tiempo, por ejemplo, el cálculo de la longitud en el mar utilizando las lunas de Júpiter como reloj celestial, y también contribuyó a describir el fenómeno del isocronismo.

El péndulo 

Como símbolo de la ciencia, con dicho elemento se pudo comprobar la traslación de la Tierra, fue descubierto por Galileo Galilei, quien estableció que el periodo de oscilación es independiente de la amplitud (distancia máxima que se separa el péndulo de su posición de equilibrio).

El péndulo utilizado en los relojes fue usado para medir con precisión el fenómeno del tiempo en comparsa con la gravedad.

Reloj de Péndulo de Galileo Galilei 2019

La marca decidió recrear un instrumento diseñado por Galileo a fin de demostrar que la ley del isocronismo de las pequeñas oscilaciones del péndulo, son aplicables a la medición del tiempo, un descubrimiento que data del siglo XVII, y que representó una revolución en la precisión de los relojes de la época.

La edición especial y numerada a 30 piezas se basan en un modelo construido por el relojero florentino Eustachio Porcellotti en 1887, quien realizó la pieza a partir del dibujo original de Galileo, quien no incluyó sistema de cuerda ni carátula.

Porcellotti los incluyó con un barrilete y muelle principal, así como una carátula con números romanos y completó el instrumento con indicación de horas y minutos.

Esta nueva creación reinterpreta al original casi al pie de la letra. Sus dimensiones son de 35.6 cm de altura por 18.5 cm de ancho y 11.1 cm de profundidad. Mientras que la estructura está hecha por placas de latón chapado con níquel-palacio, unidas por travesaños en las partes superior e inferior fijados de la forma tradicional con tirafondos cónicos.

El travesaño superior sujeta el escape y la suspensión del péndulo, mientras que el inferior conecta las piezas inferiores de las placas de la estructura, que conforman cuatro pies curvados. Entre la base y la carátula se encuentra el barrilete con el muelle, cuyo tambor contiene una cuerda de 4,10 metros de longitud que mueve el reloj durante ocho días.

Al reloj se le da cuerda girando el árbol con una llave; un trinquete con su resorte montado sobre el centro del barrilete del muelle evita que se desenrolle. Más arriba se encuentra la esfera con números romanos, como la del modelo de 1887, con las agujas en color negro. Las ruedas con sus dientes acabados a mano, el bisel que rodea el dial, el barrilete del muelle y otros detalles están chapados en oro.

La rueda de escape diseñada por Galileo y el péndulo como regulación, constituyen los más grandes aportes del científico toscano a la horología. Por lo cual fueron respetados y se consiste en una rueda de escape con 12 pasadores montados en una cara y 12 dientes tallados en el perímetro, además de tres palancas, una situada a la izquierda y dos a la derecha. La de la izquierda, la palanca más larga terminada en un gancho es la palanca de tope; las dos de la derecha, dispuestas como una tijera, son las de liberación e impulso. Mientras la rueda está en la fase de parada, el péndulo no mantiene con ella ningún contacto y, por esta razón, el dispositivo se llama de escape libre.

El propio péndulo consiste en una varilla que termina en un peso lenticular ovoide chapado en oro con un tornillo en la parte inferior para ajustar el período de oscilación. En el travesaño inferior hay un hueco para guardar la llave que da cuerda al reloj.

Finalmente, el conjunto está montado en una base de caoba con una placa de bisagra en la parte frontal en donde está grabado el nombre del modelo.

Facebook Comenatarios



ESCRITO POR

…Ya entendería yo, con cada pieza de alta relojería, que la mayor parte de lo que llamamos extraordinario se disfruta sin percatarse del paso del tiempo, pero mirando el reloj.


notas relacionadas

Suscríbete a nuestro newsletter

Recibe las noticias de Watches World en tu correo.

Muchas gracias por la suscripción!