Jaeger-LeCoultre The Sound Maker slider
,

Jaeger-LeCoultre = The Sound Maker


 |  5 junio, 2020



Jaeger-LeCoultre = The Sound Maker es, en esencia, un repaso a la historia de la marca y su conexión directa con el entorno del Valle de Joux, Le Sentier. Dirección de la manufactura en donde se desarrollan más de 180 oficios relojeros bajo el mismo techo, clima, sonido.


Publicidad
Publicidad

Jaeger-LeCoultre Memovox Timer 2020-arena

Jaeger-LeCoutre = The Sound Maker 

Tiene como visión recordar a una de las verdaderas manufacturas relojeras y su capacidad de crear complicaciones de sonería. Y la historia proviene, como en todo sonido, del silencio, del ambiente particular que se vive en la Grande Maison en donde se escuchan los pájaros, el viento, los arroyos y hasta el caer de la nieve.

Los gélidos inviernos supusieron largas horas permaneciendo en el interior, lo que permitió a los primeros relojeros del valle tener el tiempo necesario para desarrollar y construir complejos relojes con sonería.

Breve historia de la sonería

Por más de 600 años el sonido ha formado parte de la relojería, siendo una de las complicaciones más antiguas. La función formó parte de los relojes de torre, de hecho, la palabra clock proviene del francés antiguo cloche, que indica campana, y proviene del latín clocca.

¿Por qué se inventó la repetición?

Los rumores cuentan que se innovó con el sonido para conocer el tiempo cuando era de noche. Sin embargo la miniaturización de la sonería fue puramente artística, porque los artesanos buscaban nuevas formas de llevar los límites de la mecánica cada vez más lejos. Símbolo de estatus, la repetición de minutos hace una diferenciación entre una obra de arte y una ópera prima.

Antoine LeCoultre, pionero

Fundador de la marca, Antoine LeCoultre fue un hábil relojero e inventor. Creó máquinas capaces de cortar componentes con total precisión, por lo que desde 1870 Jaeger-LeCoultre produce relojes de sonería. 

A la fecha, la Grande Maison cuenta con más de 200 calibres con sonería, de los cuales 100 son para repetición de minutos. El resto son relojes de alarma, gran sonería o pequeña sonería con timbres catedral Westminster y demás.

No basta el saber hacer, hay que innovar

Dominar la complicación es el primer paso, el segundo es la innovación. Y por ello la marca ha incluido y patentado mecanismos de triple martillo (1880) o timbres cristal (2005), gongs de perfil cuadrado (2007), martillos trebuchet articulados (2009) y además de un sistema silencioso que elimina el zumbido de los sistemas de sonería tradicionales (2014). En 1900 Jaeger-LeCoultre fabricó su primer ultra-thin con repetición.

Sonerías deportivas

Consideradas así para relojes un tanto más casuales, la alarma del Memovox es el mejor ejemplo. Y fue presentado en 1950, por lo que 70 años más tarde ofrece funciones más prácticas y mejoras a la técnica y a la suficiencia energética. Estas complicaciones han incluido la indicación Worldtime, la de parquímetro y la del primer reloj de buceo con alarma.

Más allá de la sonería…

El dominio de las complicaciones permite a Jaeger-LeCoultre dar pasos firmes a la combinación de las mismas. Por ejemplo: se suma el calendario perpetuo con un tourbillon multi-axial y un mecanismo de sonería Westminster. Todo ello posible gracias a la unión del calibre 184, con técnicas del calibre 950 y el 945. Conócelo a fondo: Master Grande Tradition Gyrotourbillon Westminster Perpétuel.

Finalmente, por 150 años Jaeger-LeCoultre ha reforzado su savoir-faire con otras complicaciones clásicas. La nueva generación de Memovox lo recuerda en gran forma y también destacamos su Master Grande Tradition Grande Complication.

 

Facebook Comenatarios



ESCRITO POR

…Ya entendería yo, con cada pieza de alta relojería, que la mayor parte de lo que llamamos extraordinario se disfruta sin percatarse del paso del tiempo, pero mirando el reloj.


notas relacionadas