¿Qué es un reloj automático? Con el ejemplo de IWC Shaffhausen Portugieser

IWC Shaffhausen, en su representación local, emprende un camino de comunicación a fin de clarificar la información de las complicaciones relojeras más representativas de su Casa. Y con ello ayudar al cliente potencial a enamorarse de la horología helvética y de su intrincada mecánica.

IWC Shaffhausen Portugieser, ejemplo del reloj automático

No es que se trate de una complicación, pues definamos complicación como toda información que se añade a la exhibición de las horas, minutos y segundos.

Dicho lo anterior, a partir de un fechador simple podemos hablar de una complicación relojera como lo serían: el cronógrafo, calendario anual, calendario perpetuo, etcétera. Sin embargo, existen algunas aceptadas que forman parte misma de la mecánica del reloj, como el tourbillon, e incluso la repetición de minutos, en su celoso concepto, por ejemplo.

En este apartado, el reloj automático se consideró, en su momento, un gran avance técnico debido a la complicación de ingeniería que sugiere remontuar la cuerda (muelle real) que habrá de dar energía al tren de engranajes al momento en libera su resistencia, permitiendo así la exhibición del tiempo civil o real, según sea el caso.

También te puede interesar   Tissot firma con la "UCI World Cycling Partner"

El reloj automático nace con Abraham-Louis Perrelet en 1770, posteriormente, la masa oscilante fue mejorada por Abraham-Louis Breguet, entre 1775 y 1780. Sí, desde entonces fue desarrollado este dispositivo que, en comparsa con la gravedad, gira sobre su propio eje y enrosca el muelle real al interior del barrilete tradicional. Dicho dispositivo sugería mayor número de componentes, ergo espacio y complicación para el ensamblaje. Actualmente los relojes de remonte automático son más comunes que los de carga manual, no obstante la complicación que presenta hoy IWC es la de su gran reserva de marcha: 7 días en su modelo Portugieser.

Del nombre Portugués a Portugieser pasaron varias décadas, la denominación de la pieza fue producto de que en sus inicios fue solicitado por comerciantes portugueses que deseaban la precisión de un reloj de bolsillo pero ajustado a la muñeca. Para 1993 la marca celebraba la recuperación de su Portugués ya bajo este nuevo apelativo.

También te puede interesar   "México es Top 10 del mundo para TAG Heuer": J.C. Biver

Ya convertido en uno de los must have de IWC, este modelo, con 7 días de reserva de marcha, se posiciona como uno de los mejores relojes automáticos de su clase, de acuerdo a su relación costo beneficio. Y por ello la firma lo ha desarrollado con diferentes propuestas de cara al gusto particular de un cliente que desea conocer: horas, minutos, segundos, fechador y reserva de marcha (ésta sí una complicación en toda extensión de la palabra).

El total de la colección ofrece una caja de acero inoxidable u oro de 18 quilates con extensión de 42.3 mm de diámetro. Además de que la cromática opcional comprende carátulas plateadas, pizarra, azul y negro. El total de las referencias poseen un calibre mecánico automático 52010, manufacturado por IWC.

También te puede interesar   Grabado en el tiempo: 1815 Tourbillon Handwerkskunst

Marco Alegría

…Ya entendería yo, con cada pieza de alta relojería, que la mayor parte de lo que llamamos extraordinario se disfruta sin percatarse del paso del tiempo, pero mirando el reloj.

"Las opiniones de este artículo son responsabilidad de quien lo escribe. El director editorial responsable de este sitio es Guillermo Lira Plaza".

Leave a Reply