,

El sonido de Jaeger-LeCoultre


 |  8 octubre, 2020



El sonido de Jaeger-LeCoultre comprende desde cajas musicales y optimizaciones para éstas, hasta repetidores de minutos y relojes con alarma totalmente herméticos. No hace falta decir que Grande Maison cuenta con dominio total de este tipo de complicaciones, ya que se trata de la Casa Grande, que posee know how en todas y cada una de las áreas de la Alta Relojería. Prueba de ello los más de 200 calibres manufacturados dedicados al arte del sonido en el tiempo…

Desde que produjo su primer repetidor de minutos en 1870, la Manufactura HA dominado todas las formas de mecanismo de repique, desde calibres de alarma relativamente simples hasta el más complejo de todos: la gran sonería y los timbres Westminster. La búsqueda constante de la Manufactura para mejorar la precisión de la cronometría y la calidad del sonido ha dado como resultado múltiples patentes e innumerables innovaciones y, hasta mediados del siglo XX, suministró movimientos de sonería a varias Maisons de la industria relojera.


Publicidad
Publicidad

El sonido de Jaeger-LeCoultre: relojes musicales

Antes de que Antoine LeCoultre se dedicara a la relojería, él y su padre inventaron un nuevo tipo de “teclado” para cajas de música mecánicas. Cortado de una sola pieza de metal y con forma de peine (peigne), mejoró la calidad del sonido y evitó que el instrumento se desafinara. La colección Heritage de Jaeger-LeCoultre presenta un ejemplo temprano de la década de 1820, equipado con un mecanismo LeCoultre Peigne y colocado en una caja de caparazón de finamente decorada.

Nacimiento de LeCoultre, tres martillos

Luego de 1833, año en el que se funda oficialmente el Atelier de LeCoultre, en 1880 ya habían pasado 10 años del primer reloj repetidor de minutos fabricado por la manufactura, por lo que el reto sugirió contar con un repetidor que incluyera tres martillos (carillon), a fin de incrementar la riqueza musical en el timbre doble, ahora triple, de los cuartos de hora. El calibre 19/20 RMS surgió.

También te puede interesar
SIHH 2017: Jaeger-LeCoultre Hybris Artistica™

Autómatas 

A medida que la Maison amplió su conocimiento en la materia, los relojeros también incorporaron autómatas en los relojes con timbre. Los famosos jacquemarts (figuras humanas con miembros articulados) colocados en la carátula del reloj, eran animados por el movimiento para que coincida con el paso del tiempo, proporcionan una representación visual del timbre. La intrincada carátula de un reloj de bolsillo Jacquemart de principios de la década de 1890 de LeCoultre, presenta un par de Jacquemarts en una escena romántica, decorados con esmalte y técnicas de grabado.

LeCoultre: regulador silencioso

En 1895, Jaeger-LeCoultre inventó y patentó el gobernador silencioso, también conocido como regulador silencioso. Esto eliminó el zumbido de fondo característico de los reguladores tradicionales, produciendo así un timbre más claro. Entre los ejemplos de la colección Heritage se encuentra un reloj de bolsillo de 1914 impulsado por Calibre 19 IMCCV, que une un cronógrafo de un solo pulsador y un repetidor de minutos.

Gran Complicación

Por definición una gran complicación relojera debe contener tres complicaciones extremas de: sonería, astronómicas y de tiempo. Ejemplo el Minute Repeater Triple Complication de 1910 presentado con Calibre 19/20IMCSQ, que incluía un cronógrafo, un calendario perpetuo y un repetidor de minutos. Otro ejemplo fue el maravilloso LeCoultre Calibre 17JSMCCRVQ, reloj de bolsillo estilo Lépine, con lo cual se ganó en estética y se redujo significativamente el grosor de la pieza, destacando en elegancia gracias a un excepcional trabajo de esmaltado y grabado.

Memovox

A mediados del siglo XX Jaeger-LeCoultre aprovechó su dominio de los mecanismos de repique para desarrollar relojes con alarma. En esta forma de calibre de repique, los golpes rápidos del martillo crean un sonido continuo de un solo tono, más cercano a un zumbido que al repique de campana de un repetidor de minutos. El Memovox (en Latín: voz de la memoria) ha sido la referencia en los relojes de alarma durante 70 años.

También te puede interesar
Panthère de Cartier llega a México

 

En 1950, la Maison introdujo el Calibre 489 en el primer reloj Memovox. El diseño era clásicamente discreto: en la carátula, un puntero triangular en un disco central móvil indicaba la hora de la alarma, y ​​las dos coronas, una para dar cuerda y ajustar la hora y la otra para activar la alarma, se colocaron cerca de la caja. lados. Habiendo creado su primer movimiento de reloj de pulsera automático en 1946, la Manufactura lanzó el primer movimiento de alarma automática, Calibre 815, una década más tarde. El peso oscilante se fija en el centro del movimiento, sus oscilaciones están limitadas por dos parachoques, equipados con pequeños resortes amortiguadores.

 

En 1958, Jaeger-LeCoultre presentó el Memovox Calibre 814 en dos nuevas variaciones. Pensando en los hombres de negocios internacionales, el Memovox International incorporó una pantalla de hora mundial de 24 horas en el disco interno de la carátula. El estacionamiento de Memovox fue diseñado para ayudar a los automovilistas a evitar multas por exceder el tiempo prepago en sus parquímetros haciendo sonar un zumbido cuando expira el tiempo asignado.

Memovox al mar

En 1959, en respuesta al rápido crecimiento del buceo deportivo y la correspondiente demanda de relojes especialmente diseñados, Jaeger-LeCoultre presentó el primer reloj de buceo del mundo con alarma, el Memovox Deep Sea (Cal. 815). Para mejorar la seguridad bajo el agua, el sonido de la alarma proporciona una señal acústica y la vibración del reloj un recordatorio táctil del tiempo de buceo transcurrido.

Introducido en 1963 y actualizado en 1968 con la adición de un fechador (Cal. 825), el Memovox Polaris mejoró aún más la funcionalidad de buceo del reloj con alarma. Un bisel interior giratorio proporciona una indicación visual del tiempo de inmersión transcurrido, y una caja de supercompresor con un fondo de caja de tres capas amplifica el sonido de la alarma cuando se sumerge, al tiempo que garantiza la resistencia al agua hasta 200 metros.

También te puede interesar
Jaeger-LeCoultre en la premier de “El Gran Pequeño”

En 1970, el Memovox Speedbeat presentó el Calibre 916, el primero de una nueva generación de movimientos automáticos de elevada frecuencia de Jaeger-LeCoultre. El aumento de la frecuencia del volante a 28.800 alternancias por hora, hizo que el movimiento fuera más estable y, por lo tanto, más preciso. Un nuevo sistema de cuerda automática introdujo un peso oscilante que giraba 360 grados alrededor de su eje para dar cuerda al muelle real.

Innovación de martillo y gong

Equipado con el Calibre 918, el Master Réveil se introdujo en 1994. En este nuevo mecanismo de alarma, el martillo golpeó un gong en lugar de golpear directamente en la caja, como lo había hecho anteriormente. El resultado fue el sonido distintivo de la “campana de la escuela” que sigue siendo la firma de Memovox hasta el día de hoy. El Master Réveil también fue el primer Memovox en someterse a la exigente prueba de las 1.000 horas, que es reconocida como uno de los protocolos de control de calidad internos más estrictos de la industria relojera.

Jaeger-LeCoultre The Sound Maker slider

El sonido de Jaeger-LeCoultre

Este gran legado en relojes con timbre le ha proporcionado a Jaeger-LeCoultre una gran experiencia en la que sigue basándose en la actualidad. La constante evolución de la Manufactura de su repertorio de relojes sonoros personifica el profundo respeto por la tradición y la búsqueda constante de innovación que han impulsado a La Grande Maison a lo largo de sus 187 años de historia.

Continúa con: Jaeger-LeCoultre The Sound Maker.

Síguenos en Instagram. 

Facebook Comenatarios



ESCRITO POR

…Ya entendería yo, con cada pieza de alta relojería, que la mayor parte de lo que llamamos extraordinario se disfruta sin percatarse del paso del tiempo, pero mirando el reloj.



notas relacionadas

Suscríbete a nuestro newsletter

Recibe las noticias de Watches World en tu correo.

Muchas gracias por la suscripción!