Dior


 |  10 enero, 2013



WW-VERANO 2012.  La colección Grand Bal exhibe el movimiento de la masa oscilante -a través de la carátula- a medida que reproduce el remolino de un vestido de fiesta. La casa de Haute Couture francesa embellece la serie VIII con ornamentales piedras preciosas  de colores, rindiendo así un homenaje a la alta costura y su magnificencia.

Facebook Comenatarios

Publicidad
Publicidad




ESCRITO POR

…Ya entendería yo, con cada pieza de alta relojería, que la mayor parte de lo que llamamos extraordinario se disfruta sin percatarse del paso del tiempo, pero mirando el reloj.


notas relacionadas

Suscríbete a nuestro newsletter

Recibe las noticias de Watches World en tu correo.

Muchas gracias por la suscripción!