,

Zenith dará la vuelta al mundo en celebración de los 50 años de El Primero


 |  28 enero, 2019

Zenith anuncia una gira mundial en celebración de los 50 años de su reloj más famoso: El Primero.

Iniciando con Milán, la marca ofrecerá 12 exclusivas cenas para diferentes e importantes mercados, las cuales serán protagonizadas por 50 invitados VIP: minoristas, amigos de la marca, clientes finales, coleccionistas y periodistas. Además de contar con los anfitriones y representantes de Zenith. Sí, México está contemplado.

La gira El Primero “Le Grenier Club”

Caracterizada por un ambiente exclusivo, se llevará a cabo en sitios tan importantes como pueden ser galerías de arte y propiedades privadas en las 12 ciudades más grandes del planeta. Desde Milán y hasta Londres, posteriormente Dubai vía Tokio; París, Hong Kong, Nueva York, Shanghái, Singapur, Moscú, México y Ginebra, estos encuentros profundizarán en el hito de El Primero y proyectarán a la marca de cara al futuro de su relojería.

Desde su nacimiento en 1969 como el primer cronógrafo mecánico automático de alta frecuencia, este revolucionario calibre dio origen a una colección completa y ha evolucionado de gran forma en los últimos años. Dado que hace unos meses pasó de cuantificar la décima de segundo a la centésima, y tiene la mira puesta en alcanzar la milésima de segundo en los próximos años.

Toda su historia, aquí

Adicionalmente, Zenith ha convocado a estudiantes de fotografía de la Universidad de Arte y Diseño de Lausana para desarrollar un segundo homenaje simbólico. La exposición constará de 12 imágenes que representan las 12 horas lineales, los 12 meses del año y 12 etapas que atestiguan la riqueza de la manufactura de Le Locle.

Finalmente, en el marco de las presentaciones de Geneva Days, Zenith presentó una caja para coleccionistas que guarda las grandes historias de este ícono contemporáneo de la relojería. Consulte toda su información, aquí.

Facebook Comenatarios

ESCRITO POR

…Ya entendería yo, con cada pieza de alta relojería, que la mayor parte de lo que llamamos extraordinario se disfruta sin percatarse del paso del tiempo, pero mirando el reloj.
notas relacionadas