,

TAG Heuer y Patrick Dempsey, compartieron la adrenalina de desafiar al tiempo en el Campeonato de Fórmula E


 |  16 julio, 2018

Patrick Dempsey, embajador de TAG Heuer, desafió la presión de realizar una prueba de manejo durante el Campeonato de la Fórmula E en Nueva York, haciendo justicia a la mentalidad #DontCrackUnderPressure que bien conocemos como el “core value” de la marca relojera. Y es que sabemos que intentar algo por primera vez, nos saca por completo de nuestra zona de confort. Sobretodo, competir en este tipo de carreras, donde el tiempo es un factor muy importante.

TAG Heuer, como patrocinador, reloj, cronómetro y cronometrador del Grand E-Prix 2018, compartió la adrenalina con el actor en la pista de carreras. Donde vehículos eléctricos que desarrolla cada uno de los 10 equipos se ponen a prueba en una competencia de velocidad, rendimiento y tiempo. Siendo también, la plataforma de innovaciones y desarrollo en un marco que combina tecnología y deporte.

“Me encantó tener la oportunidad de conducir un automóvil de Fórmula E”, dijo Dempsey. “Los carros completamente eléctricos son muy diferentes de los autos con los que he competido en el pasado; sin embargo, ofrecen la misma sensación de emoción y adrenalina. Aunque ya no compito, las carreras siempre ocuparán un lugar especial en mi corazón y estoy muy agradecido con TAG Heuer por brindarme esta increíble experiencia”.

Antes de llegar a la pista, Dempsey navegó a través del tiempo visitando el Museum in Motion, exhibición emergente ubicada en la nueva Flagship Boutique de TAG Heuer en la famosa Quinta Avenida de Nueva York. Esta exposición itinerante cuidadosamente seleccionada, destaca los relojes patrimoniales del museo de la marca en La Chaux-de-Fonds.

La piezas seleccionadas para este museo rinden un homenaje especial a la rica historia de TAG Heuer en las carreras de automovilismo. Los relojes clave incluyen un Carrera original de 1965, diseñado específicamente para conductores y entusiastas de los deportes, el Calibre 12 Carrera de 1970 con una pulsera bead-of-rice de acero, entre muchos otros. Las ediciones especiales incluyen un Montreal de 1972, que fue nombrado como un tributo al circuito de Fórmula 1 de Montreal.

La icónica historia del automovilismo de TAG Heuer y la asociación de la marca con la Fórmula E aseguran que TAG Heuer también será una fuerza motriz en el futuro del automovilismo. El patrocinio de TAG Heuer en la Fórmula E,  enfatiza aún más el espíritu y el compromiso de TAG Heuer con la vanguardia.

Facebook Comenatarios

ESCRITO POR

Comunicóloga especializada en medios impresos y electrónicos. Escribir me apasiona tanto como la alta relojería con su preciso y encantador tic-tac.
notas relacionadas