Monopusher Chronograph Limited Edition-2
,

Montblanc 1858 Monopusher Chronograph


 |  25 abril, 2020

El siempre deseado 1858 Monopusher Chronograph llega en un par de referencias y construcciones para la caja: acero y bronce.

Se trata de un cronógrafo monopulsante que, como en todo 1858 luce una estética excepcionalmente vintage. Ahora el crono automático monopusher está disponible en acero y en una edición limitada de bronce. De diseño deportivo y más cálido que en ocasiones anteriores, el lado sport nos lleva a la primera mitad del siglo XX.

Monopusher Chronograph Limited Edition-3
1858 Monopusher Chronograph

Montblanc 1858 Monopusher Chronograph

Desarrollado en caja de 42 mm x 14.7, el reloj es muy confortable y de unas dimensiones bastante accesibles para una pieza de sus cualidades. Presenta hermeticidad de 100 metros y además de un calibre mecánico automático MB 25.12 basado en un Sellita SW500, con lo cual logra el cometido de llevar la línea 1858 a un precio muy accesible.

Monopusher Chronograph Limited Edition-

El diseño de la pieza presenta una carátula negra con dial bicompax y luminova beige a juego con la escala telemétrica en la periferia. Las correas pueden ser de NATO, de piel de becerro color cognac e incluso brazalete de acero inoxidable con acabados pulido y cepillado.

Monopusher Chronograph Limited Edition-4
Montblanc Monopusher Chronograph

1858 Monopusher Chronograph, ficha técnica

  • Caja: acero inoxidable de 42 mm u bronce para la LE
  • Movimiento: mecánico automático de cronógrafo
  • Calibre: MB 25.12
  • Frecuencia: 4 Hz, 28 mil 800 a/h
  • Reserva de marcha: 48 horas
  • Funciones: horas, minutos, segundos, cronógrafo monopulsante
  • Carátula: negra con índices beige, escala telemétrica y totalizadores bicompax
  • Correa: NATO, piel de becerro o brazalete de acero inoxidable
  • Edición Limitada: 1858 caja de bronce.

Continúa con: 1858 Geosphere Titanium

Síguenos en Instagram

Facebook Comenatarios

ESCRITO POR

…Ya entendería yo, con cada pieza de alta relojería, que la mayor parte de lo que llamamos extraordinario se disfruta sin percatarse del paso del tiempo, pero mirando el reloj.
notas relacionadas