Raidillon, la relojería y el automóvil


 |  13 enero, 2014



Hemos comentado que la relojería de Raidillon obedece a un sentido práctico de dos disciplinas hermanas, separadas por al menos una centena de años, pero que convergen en: mecánica, tecnologías, diseño de materiales y savoir-faire exclusivo de quienes la desarrollan.


Publicidad
Publicidad

El sello suizo de relojería es tan importante que Raidillon, a pesar de tener origen belga, lo respeta e incorpora a sus diseños y cajas tipo vintage salpicados de deportividad clásica. Cada movimiento presume el Swiss Made y late con una frecuencia confiable a través de la muñeca. El día de hoy toca el turno de hablar respecto a una referencia animada por el calibre de cronógrafo automático Valjoux 7750 a 28,800 a/h, fabricado en caja de –42 mm– acero inoxidable con fondo atornillado y correa de piel de becerro cosida a mano en Bélgica.

Cada una de estas piezas resulta sumamente llamativa para los coleccionistas, quienes podrán disfrutar de una edición limitada a 55 ejemplares, número que hace alusión al dígito máximo de participantes durante una competencia automovilística del legendario autódromo Spa-Francorchamps, sede del Gran Premio de Bélgica.

Facebook Comenatarios



ESCRITO POR

…Ya entendería yo, con cada pieza de alta relojería, que la mayor parte de lo que llamamos extraordinario se disfruta sin percatarse del paso del tiempo, pero mirando el reloj.


notas relacionadas

Suscríbete a nuestro newsletter

Recibe las noticias de Watches World en tu correo.

Muchas gracias por la suscripción!