,

LAB de Perrelet, un giro de elegancia y estilo


 |  3 mayo, 2016

Perrelet sigue de la manera más pura la tradición relojera suiza sin dejar atrás detalles de contemporaneidad. Esta marca está ligada íntimamente a los orígenes del movimiento de cuerda automática y hasta la fecha sigue estando repleta de sorpresas. En esta ocasión, la firma presenta una innovadora interpretación de sus piezas con LAB, un reloj que evoca elegancia, deportividad y un movimiento mecánico con acabados perfectos.

Este derroche de creatividad e innovación persigue un estilo casual chic que completa a la perfección la oferta actual de la marca. Todas sus fases de fabricación son cuidadosamente supervisadas, desde la concepción hasta la producción de su movimiento y diseño de caja, carátula y acabados. Todos fieles a los valores y esencia de la marca.

perrelet-LAB-rotor-periférico6

Este guardatiempos incorpora una carátula en movimiento, elemento que anteriormente poseía el clásico Doble Rotor, el Turbine y el Amytis de señora, pero ahora concebido en una versión que desborda un diseño atractivo e innovador. Su perfección técnica se resguarda en una caja de acero inoxidable con forma de cojín y líneas suaves redondeadas. Para decorar la carrura se emplea un motiva vertical formado por pequeños triángulos en relieve, mientras que el bisel destaca por su forma octagonal, pulido y satinado que dota a la pieza de gran carácter.

El fondo, con cristal de zafiro y seis tornillos, permite ver el calibre P-411 a la perfección, ya que al tener poseer el rotor periférico al frente no tapa la visión de la parte posterior. La carátula es la parte central de la pieza, decorada con líneas verticales y un borde circular cepillado. Los índices son tratados con Superluminova y van fijos a un anillo de cristal de zafiro, para dar la sensación de estar flotando en el aire.

El elemento más característico de LAB es su masa oscilante, ya que generalmente está a la vista al reverso de los relojes y Perrelet hizo posible que el usuario pueda verla rotar directamente desde la carátula, debajo de los índices. Dicha masa oscilante está fija a la corona, que engrana con un piñón del borde exterior del movimiento. El rotor completa con una placa atornillada y líneas inclinadas que se ven a través del anillo horario transparente.

El LAB cuenta con una indicación central de horas, minutos y segundos, junto con una ventana de fecha situada a las 6 horas y una reserva de marcha de 42 horas. Su correa negra de aligátor y hebilla desplegable de acero inoxidable son los encargados de sujetarlo a la muñeca del usuario.

Facebook Comenatarios

ESCRITO POR

Comunicóloga especializada en medios impresos y electrónicos. Escribir me apasiona tanto como la alta relojería con su preciso y encantador tic-tac.
notas relacionadas