X

ABYSSE: la nueva creación de Berger Joyeros


La turquesa y el coral son dos de las gemas más preciadas en la alta joyería. Berger Joyeros ha logrado mezclarlas brillantemente con el oro y los diamantes en su nueva colección ABYSSE.

Las piezas logradas en esta excepcional unión nos remontan a los lugares lejanos y exóticos de su procedencia.  El misterio, la elegancia y la nobleza de estas dos gemas opacas han sido majestuosamente exaltadas por el arte joyero de la casa Berger convirtiéndolas en el complemento perfecto de cualquier atuendo.

La turquesa es un mineral frágil y su color –desde azul cielo hasta azul verdoso– le ha valido ser muy apreciada por diversas culturas como la egipcia, la inca y la azteca, entre otras.

También te puede interesar   El brillo de JIS Miami, se extiende a todo el continente

La turquesa se lapida comúnmente en forma plana, cabuchón o en beads (cuentas) y justamente Berger Joyeros rescata estos últimos dos cortes para crear estas magníficas piezas.

Por su parte, el coral es una gema de origen orgánico, ya que son ramas creadas por diminutos animales marinos llamados pólipos las que lo conforman. Hábiles artesanos cortan con sierras circulares las ramas para después transformarlas en cuentas a máquina o darles formas y tamaños específicos a mano. Al coral le conoce también como “oro rojo” ya que tres cuartas partes de la materia prima se pierden en la elaboración de las joyas, motivo por el cual el gramo de coral tiene un valor mayor al del oro.

También te puede interesar   Bvlgari brilla en los Golden Globes

Aunque el color más común es el rojo, el coral se encuentra en una amplia gama de tonos desde el rosa hasta el blanco. Berger Joyeros ha trabajado meticulosamente el coral para crear espléndidas alhajas con reminiscencia hacia el pasado. En esta colección se aprecia el antiguo labrado “olivette” en los pendientes.

 

Facebook Comenatarios

Suscríbete a nuestro Newsletter


Instagram