Gorilla Watches ya está en Concept Racer boutique

Gorilla Watches llega a Concept Racer (Colima 267, Roma Norte CDMX), nuevo punto de venta en México. La marca, que se inspira en los muscle car americanos, se lanza bajo la premisa de esculpir la velocidad, fue fundada por los otrora genios dentro de Audemars Piguet: Octavio García y Lukas Gopp, quienes echaron a andar una de las marcas más originales de la industria.

¿Qué es Gorilla Watches y por qué importa?

Lejos del acercamiento tradicional que encabezó durante sus años con la respetada AP, Octavio decidió enfocarse en un nicho de mercado más juvenil y con deseos de mirar al futuro como aliado.

Su conocimiento de la industria lo llevó a ubicar su marca en Neuchâtel, y a establecer un convenio comercial con Miyota para la proveeduría de calibres mecánicos automáticos. Sin ser una marca Swis Made, ofrece una gran calidad de acabados en sus relojes y su producción continuará ascendiendo con el paso de los años y la reinversión de los recursos.

También te puede interesar   Richard Mille felicita a su hombre récord Rafa Nadal

 

Sus relojes llevan por nombre Fastback, GT, RS y Drift. Es decir, la inspiración estética y el empleo de materiales deriva de los muscle cars y de los bólidos americanos. Ya que Octavio nace en Chicago hijo de padres mexicanos, y en sus años de infancia se aficionó por los autos y la industria automotriz. En los primeros casos inicia con cajas de 44 x 48 mm y los dota de los calibres nipones conocidos por su fiabilidad, un gran acierto ya que dichos movimientos sugieren poca logística de mantenimiento.

 

La marca ya se comercializa en México, tiene pensado aperturar diferentes puntos de venta, pero ya está en varios sitios de importancia y renombre como Peyrelongue Chronos, Palacio de Hierro y al interior de la República.

Su precio es de alrededor de 35 mil pesos, y escala hasta los 75 mil pesos de acuerdo al modelo seleccionado.

Para más, visite: Concept Racer. 

Marco Alegría

…Ya entendería yo, con cada pieza de alta relojería, que la mayor parte de lo que llamamos extraordinario se disfruta sin percatarse del paso del tiempo, pero mirando el reloj.

Leave a Reply