Cartier revoluciona el universo de los relojes de viaje


 |  13 febrero, 2013



Sutil y complejo a la vez, el reloj Ballon Bleu de Cartier tourbillon segundo huso horario doble saltante es una maravilla del equilibrio.

La simetría del conjunto y los nobles volúmenes de este reloj son resaltados mediante un juego de rupturas armoniosas juiciosamente elegidas

La simetría del conjunto y los nobles volúmenes de este reloj son resaltados mediante un juego de rupturas armoniosas juiciosamente elegidas.

Esta pieza, certificada con el Sello de Ginebra, hace de su transparencia un juego que revela a los conocedores algunos detalles de su fascinante técnica. Además, fue ideado como un regulador con su manecilla de los minutos en el centro y sus dos contadores de horas saltantes, dedicados respectivamente a la hora local y a la del lugar de partida.

La simetría del conjunto y los nobles volúmenes de este reloj son resaltados mediante un juego de rupturas armoniosas juiciosamente elegidas. Su finalidad: concentrar la mirada en algunos puntos previamente determinados, como los discos de horas saltantes, ofreciendo la posibilidad de acceder intuitivamente a las dos indicaciones horarias propuestas y para las cuales este reloj ha sido creado.

Obviamente, una vez seleccionados los números de los dos husos, indicados por las manecillas azules ajustables individualmente, la mirada podría asombrarse ante el poderoso diámetro de este reloj. Como por arte de magia, su fino diseño, inspirado en un reloj de bolsillo, hace olvidar sus 46 mm, y a la vez magnifica las curvas de su canto, adaptables a todas las muñecas. Propuesto en brazalete de aligátor en edición limitada de 50 ejemplares, en oro rosa o en oro blanco, el reloj Ballon Bleu de Cartier tourbillon segundo huso horario doble saltante debería responder a las expectativas de los estetas apasionados por los relojes insólitos, los viajes y la belle mécanique.

A través de la carátula esqueletizada, se revela una parte del sutil mecanismo retrógrado que permite la visualización de las dos horas saltantes perfectamente sincronizadas, pero individualmente ajustables. La primera, se ajusta con la corona de remontuar, inscrita en el flanco de la caja y legible en la punta de la manecilla azulada en el gran contador con números romanos, da la hora del lugar de origen. La segunda, asociada a la hora del lugar del mundo donde se encuentra el usuario del reloj, se ajusta mediante el pulsador integrado en el canto a las 10.

Sin lugar a dudas, el Ballon Bleu de Cartier tourbillon segundo huso horario doble saltante, es un reloj que encierra mucha magia.


Publicidad
Publicidad

 

Fotografías: Laziz Hamani © Cartier 2012

Facebook Comenatarios



ESCRITO POR

Comunicóloga especializada en medios impresos y electrónicos. Escribir me apasiona tanto como la alta relojería con su preciso y encantador tic-tac.


notas relacionadas

Suscríbete a nuestro newsletter

Recibe las noticias de Watches World en tu correo.

Muchas gracias por la suscripción!